Huffpost Voces
Julienne Gage Headshot

Joe García, congresista demócrata y cubanoamericano de Florida (ENTREVISTA)

Publicado: Actualizado:
JOE GARCIA
Congresista electo Joe García, festejando su Victoria sobre el republican David Rivera, con su madre Carmen (izq.), su hija Gabriela (centro), en West Kendall, Florida, el día de las elecciones, 6 de noviembre (AP Photo/The Miami Herald, Carl Juste). | AP

Durante su carera política de tres décadas, el cubanoamericano y demócrata Joe García ha fungido dentro un amplio rango de papeles públicos. Ha servido como director ejecutivo del grupo de interés de la Fundación Nacional Cubano Americana (The Cuban American National Foundation; CANF), director del Centro de Estrategias Hispanas para el New Democratic Network, y en 2009, el Presidente Barack Obama lo nombró director de la Oficina de Impacto de la Minoría y la Diversidad del Departamento de Energía. En 2012, hizo su tercer intento electoral para el congreso estadounidense y ganó un puesto de representante dentro de éste. El novel congresista no es ni liberal ni conservador, y aunque la política cubanaamericana siga siendo un tema importante para sus votantes en el Distrito Congresional de la Florida número 26, la composición de su electorado se ha transformado considerablemente, con una población floridiana cada vez más diversa e integrada. Le entrevistamos para indagar sobre las circunstancias en las cuales llegó su actual puesto.

Ha hecho campaña política para el puesto de congresista tres veces. ¿Qué fue diferente esta vez?

Es otro distrito. Es un distrito que yo conozco bien y donde diría que he pasado gran parte de mi vida. Estamos hablando de los mismos asuntos que hemos hablado por mucho tiempo. Estos asuntos tienen que ver con cuestiones del día a día: la economía, la salud, y el empleo. Son temas que nos afectan a todos, y supongo que mis electores sinitieron que yo entendí su lucha porque he pasado por lo mismo. Espero poder aliviar la carga que representan estos temas dentro de nuestra comunidad.

Pero algunos floridianos dicen que otros asuntos le aseguraron la victoria. Hace poco rehicieron las líneas del distrito 26, que ahora incluye más cantidad de demócratas. Al mismo tiempo, su rival el ex Congresista David Rivera estuvo sujeto a un riguroso escrutinio de la prensa, – por no mencionar investigaciones por parte del IRS y FBI- por su supuesta participación en una serie de escándalos políticos y financieros. ¿Cómo cree usted que esto afectó los resultados de esta campaña?

Ese escándalo, el nuevo distrito, una mejor campaña, más experiencia, todo eso jugó su papel. No hay duda de que nuestro mensaje fue recibido, Rivera no estaba sincronizado con los votantes, y además estuvo lidiando con muchos escándalos. A su vez, tuvimos un distrito mucho menos partidista y más moderado como receptor de nuestro mensaje.

Ojalá que esto se traduzca en políticas locales más centradas en nuestros problemas cotidianos, y que la economía funcione a favor de la población, que las escuelas funcionen, y que todos tengan trabajo.

La economía ha sido un asunto de gran interés en los Estados Unidos. ¿Qué le hizo especialmente importante ahora en el sur de Florida?

Uno de los más grandes empleadores en la Florida es la industria de construcción. El sur de Florida tiene una gran comunidad inmigrante, y la primera generación de americanos suelen invertir un gran porcentaje de su dinero en hipotecas. Cuando las hipotecas reciben un impacto negativo, también se afecta la industria de la construcción. Esto afectó una gran porción de la riqueza de personas que a la vez perdieron trabajo, paralizándose así la economía.

Los hispanos en particular suelen tener su capital – sobre todo en los últimos 40 años--, en sus casas, área que ha experimentado la mayor desvalorización dentro de la crisis. Así que tienes la población de mayor crecimiento durante este período experimentando la mayor crisis de disminución de valor.

Yo vi paralizarse comunidades enteras de casas en construcción. En el 2006, algunas compañías habían dado empleo a cientos de miles de gente, quienes construyeron casas y apartamentos, lo cual ayudó a hacer florecer la comunidad. Después de esto, por primera vez en los últimos 100 años durante esta recesión comenzó un crecimiento negativo en el Condado Dade. La gente literalmente huyó del sur de la Florida y podías comprobar esto al ver las tiendas vacías y los negocios en quiebra.

Durante la última década, el sur de Florida ha acumulado una población increíblemente diversa. Ya no es sólo un enclave cubano. ¿Qué papel jugaron aquellas personas que se hicieron ciudadanos y votantes en su elección?

Mi distrito es probablemente el más diverso en el sur. Hay no sólo un alto porcentaje de cubanos sino también de colombianos, puertoriqueños, dominicanos, salvadoreños, venezolanos, guatemaltecos, argentinos, haitianos… Estas personas se están interesando más por los asuntos locales y también tienen un enfoque más amplio.

¿Qué influencia politica tiene esta población en temas como la inmigración, relaciones exteriores, etcétera?

Tengo que ocuparme de una serie de asuntos mucho más amplios y una cosa que me llama la atención es que no sólo se interesan por los temas del día a día, sino que se interesan por una política exterior que tenga sentido, que sea respetuosa, que se base en los intereses americanos a largo plazo, que ellos creen puedan favorecer a sus países [de origen].

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Pienso que la mayoría entiende la influencia positiva de los inmigrantes. Tenemos un sistema en quiebra. Tenemos que arreglarlo. Cuando los ponemos en el camino a la ciudadanía para que ellos puedan ser participantes integrales en la sociedad, los salarios de la clase media crecen, las inversiones crecen, la productividad sube. Todos aquellos son elementos importantes que nos ponen en la dirección correcta. Pienso que son buenos para nuestro país y buenos para el sur de la Florida.

¿Pero la política de Estados Unidos hacia Cuba sigue siendo un tema importante en Florida. Usted dice que mantiene la misma posición moderada que siempre ha tenido. ¿Puede explicar?

Mi política hacia Cuba es de promover una política que fomente el desarrollo de las relaciones con la sociedad civil. Queremos expandir la sociedad civil y queremos dejar que la gente vea a sufamilia; que la gente tenga contacto. Es la política que el Presidente ha seguido, y yo me siento afortunado de haber sido uno de las personas que comentó sobre esta política y que ayudó a explicarla a la comunidad del sur de Florida.

La sociedad civil en Cuba no es sólo el disidente sino la peluquera y cada persona de por medio. Se trata de crear un espacio no sólo para que alguien pueda tener un diálogo político sino también para que pueda vender comida o sembrar lo que quiera, o importar lo que quiera. Hasta el grado en que nuestra política pueda continuar en esta línea, y hasta el grado en que los cubanos puedan seguir promoviéndola, entonces se espera que nuestra política se desarrolle en la misma dirección.

¿Y el embargo?

El embargo se queda y quedará hasta que encontremos una política alternativa que tenga sentido a largo plazo para los intereses de Estados Unidos. En cuanto a si es eficaz o no, pues creo que 50 años hablan por sí mismos. Pero cuando se le presenta a la gente una alternativa que tiene sentido, pienso quelo aceptarán. La alternativa, por ejemplo, de expandir los viajes tiene sentido para los cubano-americanos. Por eso cientos de miles viajarían a Cuba antes del fin del 2012, porque es una política que tiene sentido y creo que es una política que va a seguir este rumbo.

Suavizar las restricciones de viaje es uno de los muchos debates controversiales en los cuales usted ha participado a lo largo de los años. ¿Cómo acabó tan moderado en una comunidad tan históricamente conservadora como la del sur de Florida?

¿Qué ocurrió que las cosas fueron por un rumbo tan terriblemente equivocado? [Risas]. Mira, yo siempre pensé que la política es el arte del proceso, y que tenemos que encontrar una manera práctica para lograr que las cosas pasen. Esa es la historia de la república americana: encontrar soluciones prácticas a los problemas. Creo que durante mi carrera entera, ya sea cuando estaba en la Comisión de Servicio Público de Florida, en los distintos comités en que serví, ya sea el Departamento de Energía con Obama, ya sea cuando dirigí el primer programa privado para refugiados, el grupo principal de cubano-americanos, o trabajando para una organización sin ánimo de lucro que proveía ayuda humanitaria a Centroamérica, por lo general los problemas ideológicos no eran lo principal.

Uno de sus momentos más grandes en su carrera política fue el de asumir el papel de director ejecutivo de la Fundación Nacional Cubano Americana (Cuban American Naitonal Foundation; CANF) en 2000 después de la batalla por la custodia del balsero Elián González. Su trabajo fue de suavizar la tensión. Debe haber sido difícil.

El liderazgo no es algo que practicas cuando es fácil. Es algo que practicas cuando es difícil .

No me llamaron porque las cosas iban bien. ¿Verdad? Me llamaron para arreglar algo, y creo que hice lo mejor que pude para arreglarlo y para crear una relación racional o una respuesta pragmática desde lo que yo aprendí del fundador de Fundacion Nacional Cubano Americana, Jorge Más. Puede que Jorge Más haya estado inscrito como republicano pero yo siempre encontré en él un pensador político muy pragmático y ellos me pusieron ahí por una serie de situaciones de las cuales habían perdido el control. Ellos querían colocar la Fundación donde estaba antes [ser una fuerza moderada que tuvo una influencia en aquella política]. Hoy sigue haciendo lo mismo.

¿Qué te ayudó durante tiempos políticos difíciles?

Tuve el beneficio de tener una familia, colegas de trabajo, y gente que admiraba quienes me mostraron que tienes que luchar por algo. Sin duda fue difícil. Por definición, ser demócrata cubano no ha sido fácil en esta última década, pero si sabes lo que crees y estás dispuesto a ser recto, entonces, todo está bien.

¿Qué nuevos retos enfrentará en el Congreso, por ejemplo siendo el único demócrata cubanoamericano de Florida?

Asegurar que estimulemos la economía de nuevo. Asegurar que tenemos una voz fuerte, y trabajar con mis colegas. No creo que vaya a ser más difícil. Es difícil para todos. Yo he conocido a la congresista Ileana Ros-Lehtinen (R-FL, Districto 27) durante toda mi vida adulta y siempre la he tenido en la más alta estima a nivel personal. También me he considerado un buen amigo del padre del congresista Mario Diaz-Balart (R-FL, Districto 25), y hablabamos de forma regular. He trabajado con Mario en el pasado a pesar de que hemos sido adversarios.

¿Qué es lo que más le anima dentro de este nuevo papel?

Espero poder tener un impacto positivo. Siempre he aceptado puestos de alto impacto, y espero que yo pueda tener un impacto en la gente del sur de Florida. Espero poder mejorar sus vidas o por lo menos hacerme su portavoz. Además de tener a mi hija, contribuir a este cambio es el honor más alto que he logrado en mi vida. Me siento honrado y agradecido de poder servir.

Julienne Gage es una periodista basada en Washington, DC. Trabajó como escritora y productora de noticias en Miami entre 2002 y 2009.

También en HuffPost Voces

Close
Cubanos, políticos y más
de
Compartir
Twittear
PUBLICIDAD
Compartir esto
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección