NUEVA YORK.- No todo ha sido color de rosa para el Estado ni la Ciudad de Nueva York en el 2012. El estudio presentado por Hunger Action Network por el fin de año reveló que el hambre entre los neoyorquinos pobres continúa en aumento y que ahora, particularmente los ancianos, son los que más acuden a los comedores de beneficencia en comparación con hace 25 años.
HuffPost Voces obtuvo copia del informe según el cual, la tendencia demuestra que los programas de emergencia de alimentos en el estado de Nueva York se están tornando cada vez más en fuentes suplementarias para las familias que necesitan ayuda a largo plazo.

Las personas mayores representan alrededor del 20 por ciento de los que asisten a los comedores, en comparación con el 4 por ciento en 1987. El estudio también mostró que cerca de un tercio de las personas que buscan comida ahora son niños, en comparación con el 52 por ciento en 1987, año en que Hunger Action Network of New York Estate (HANNYS) empezó a llevar las estadísticas.

De otra parte, estadísticas de la American Association of Retired Persons (AARP) indican que diariamente, más de un millón de neoyorquinos se ven forzados a elegir entre comprar alimentos o los medicamentos que necesitan.

La AARP cree que “nadie, sin importar su edad, debería tener que elegir entre comprar el medicamento que le recetaron y llevar una comida nutritiva a su mesa”.

Según la entidad, en todo el país, casi uno de cada tres hispanos pasan hambre cada día; no obstante, apenas algo más de la mitad de los hispanos (el 56,4%) reciben beneficios de programas de asistencia alimentaria.

En la ciudad de Nueva York, de acuerdo a la AARP, los hispanos son tres veces más propensos a pasar penurias alimentarias que los no hispanos, y el sur de Bronx presenta la tasa más alta de inseguridad del país desde el punto de vista alimenticio.
Mark Dunlea director de HANNYS recordó que los programas de alimentación de emergencia se iniciaron en la década de 1980, en ese entonces, la administración Reagan y el Congreso recortaron muchos subsidios del gobierno.

“Los programas federales para vivienda y otros de asistencia social nunca fueron restaurados por lo que ahora normalmente, los pobres pagan del 60 y el 70 por ciento de sus ingresos en vivienda y es muy poco lo que les queda para comida y otras necesidades”, afirmó Dunlea.

HANNYS es una entidad sin fines de lucro creada en 1982 integrada por voluntarios proveedores de alimentos, grupos religiosos y personas de bajos ingresos, cuyo objetivo es acabar con el hambre y sus causas fundamentales, en el estado de Nueva York.
Hoy en día la organización administran unos 3.000 comedores de beneficencia a través del estado y estiman que proveen alimentos a unos tres millones de neoyorquinos cada año, un aumento del 50 por ciento en los últimos cuatro años.

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

El informe de HANNYS también señala que menos de la mitad de los visitantes de las despensas y comedores reciben cupones de alimentos, aunque la mayoría son elegibles para recibir ese subsidio.

En general, mientras el número de personas que buscan alimentarse en los comedores de beneficencia va en aumento, al menos dos tercios de las despensas y comedores han experimentado una notable caída en las donaciones de alimentos, por lo que, cada vez es más recurrente que no puedan satisfacer la demanda de personas con hambre.

El informe reveló que al menos 4 de cada 10 comedores en algún momento del año, no pudieron satisfacer el hambre de muchas personas debido a la escasez de alimentos.


Defensores del programa de alimentos SNAP sugirieron que las autoridades deben disponer que el trámite para solicitar esta asistencia tiene que ser más accesible. Actualmente por toda la documentación requerida, el proceso es demasiado engorroso.

Adicionalmente exigen al gobernador de Nueva York Andrew Cuomo aumentar los fondos para los programas de alimentación de emergencia en su presupuesto del Estado, actualmente para este rubro sólo se asignan 29 millones de dólares.

En tono pesimista el Banco de Alimentos de la Ciudad de Nueva York (FBNYC por sus siglas en inglés) también se lamentó del crecimiento del hambre y la imposibilidad de cubrir la demanda debido a los recortes a los programas federales de asistencia.

Margarette Purvis presidente de FBNYC en un comunicado a HuffPost Voces destacó, “que la asombrosa cifra de 11 millones comidas se perdieron debido a los recortes federales y que las líneas en los comedores de Nueva York son ahora más largas”.
Purvis agregó que el tamaño de la red alimentaria de urgencia se ha reducido en la ciudad y que el huracán Sandy dejó a miles de neoyorquinos en situación de mayor vulnerabilidad.

La ejecutiva de FBNYC dijo que durante el 2012, unos 3 millones de neoyorquinos luchaban por poner diariamente comida en sus mesas y ahora se ​​preguntan, ¿Será mejor el 2013?

Al final del año, la FBNYC, una entidad de voluntariado y sin fines de lucro estaba empeñada en recaudar fondos y pedir la donación de alimentos para hacer frente al hambre que se cierne sobre Nueva York.

El FBNYC distribuyó durante el 2012 más de 65 millones de libras que equivalen a unas 54 millones de raciones alimenticias.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos en su informe correspondiente al tercer semestre del 2012 también estableció que el número de personas que sufren hambre en el Estado de Nueva York aumentó en un 56 por ciento en los últimos siete años.
Mientras la recesión continúa golpeando a los pobres, lo que se evidencia en las largas colas que hacen las personas que buscan comida, el programa de cupones de alimentos (SNAP) consta en la lista de programas de asistencia social que el Congreso podría eliminar.

Las organizaciones que luchan contra el hambre en todo el país han levantado su voz de protesta exigiendo que el programa SNAP más bien deba ser incrementado por las autoridades.


Lista de los lugares donde se puede solicitar cupones de alimentos en el área metropolitana de Nueva York

jornaleroshambre
Foto de Jamile Ramírez. La foto registra a hispanos haciendo cola frente a una camioneta de Salvation Army para recibir alimentos en Sunnyside, Queen, Nueva York.

VIDEO RELACIONADO: