Los científicos les llaman amigos ambivalentes. En el argot de calle los llaman "amienemigos". Tú los conoces y no te atreves a enfrentarlos o a admitir que lo son y que no te convienen. Es la amiga que te consuela cuando peleas con tu novio, para luego ir a coquetearle y salir con él. Es la que hace planes contigo para salir o viajar y a última hora te deja plantada. O la que escucha tus secretos para después publicarlos distorsionados a su manera. Es la supuesta amiga que compite contigo social o intelectualmente, mientras aparentemente te apoya en los momentos difíciles, pero no celebra tus triunfos, sino te critica y siempre encuentra algo negativo en lo que hiciste. Dice ser tu amiga, pero hace lo que puede por bajarte la auto-estima. Es tan dañina que tú no lo puedes creer y todavía la llamas tu amiga. La justificas y aceptas incondicionalmente, a pesar de todo.

Hay personas que quieren tener muchos amigos, de cualquier calidad. Tener amigos es necesario para la salud mental, pero un estudio realizado por los psicólogos Demir y Weitekamp, de Wayne State University, confirmó que tener pocos buenos amigos es más importante que tener muchos amigos de dudosa calidad. En una investigación sobre índices de felicidad en cuanto a las relaciones sociales, se encontró que el 58% de la felicidad se atribuyó a la calidad de la amistad y el 55% a la personalidad. El número de amigos no fue un factor determinante en la felicidad, sino la calidad de la amistad.

Los "amienemigos" son muy problemáticos. No son confiables ni validan a sus amigos. Las relaciones ambivalentes o tóxicas hacen más que reducir tu auto estima y deprimirte. Afectan la salud física. Los psicólogos Holt-Lustad y Bert Uchino de la Universidad de Utah llevaron a cabo un estudio donde hallaron que las interacciones sociales de más de 5 minutos con amigos o familiares tóxicos aumentan la presión arterial, reducen la resistencia al estrés y te hacen más propenso a sufrir de depresión. Esa expectativa que crea el amigo tóxico de levantar tu ánimo para dejarlo caer de manera ruin, te causa tensión y decepción, afectando tu salud. ¿Por qué, si te hacen tan infeliz, continúas esas relaciones? Quizás llevan mucho tiempo en tu vida y no encuentras cómo terminarlas, o piensas que lo bueno de ellas justifica tolerar lo negativo o hasta ahora no te diste cuenta del daño que te hacen.

Para complicar la situación, se ha encontrado que cerca de la mitad del círculo social de una persona incluye relaciones ambivalentes, muchas de ellas dentro de la misma familia. Cuando las personas tóxicas son familiares como la esposa, los hijos o los padres, no puedes deshacerte de ellas. Además, en momentos difíciles proveen apoyo que tampoco puedes darte el lujo de rechazar. Pero todo esto no significa que estás perdido.

Conclusión: no le concedas a nadie el poder de hacerte sentir mal, controlar tus emociones, reducir tu auto-estima, tenerte en la expectativa de cuándo te va a dar su aprobación y cuándo te va a humillar. Las relaciones tóxicas no son buenas para tu salud emocional ni física. Un amigo ambivalente no es un amigo real. Sal de esa relación. Si no quieres ser brusco en tu rompimiento porque ha habido momentos buenos, empieza a evitar la presencia de la persona. Si es un familiar no inmediato, evádelo y si lo ves, cuéntale lo menos posible de tu vida. Si se trata de tu pareja, inicia conversaciones hacia un proceso de cambio de sus actitudes y conducta. La gente tóxica tiene problemas propios sin resolver, pero ni son tuyos ni tienes que sufrir las consecuencias. Protégete de ellos y escoge amigos y relaciones que te apoyen, te nutran y no amenacen tu salud.

Relacionado en HuffPost Voces:


ADEMÁS:
Loading Slideshow...
  • Amistad, amor, sexualidad, intimidad o profunda compatibilidad: usamos la expresión "almas gemelas" para nombrar a personas que tienen una gran afinidad intensa y natural. El encuentro con tu alma gemela no siempre se encuadra dentro del marco del amor: tu alma gemela puede también ser un amigo, un maestro, alguien que tiene una gran influencia sobre tu vida de una manera espiritual, emocional, física, intelectual, cualquier plano que te haga vibrar en la misma sintonía.

  • Podemos encontrar durante nuestra existencia muchas almas gemelas, desempeñando éstos distintos roles en nuestra vida: la pareja, el mejor amigo, la persona que nos contiene y comprende como ninguna. Nuestras almas gemelas nos conocen a fondo y comparten con nosotros muchas experiencias que nos acercan en el plano sentimental o emocional.

  • A lo largo de nuestra existencia, muchas veces nos preguntamos si encontraremos a nuestra alma gemela, si nuestra pareja es la indicada, inclusive si la relación se rompió, ¿qué es lo que pasó entonces? A veces puede ocurrir que un alma reconozca a su gemela, pero la otra no, si es así, el encuentro puede no prosperar de la manera armónica que deseamos.

  • El Dr. Brian Weiss dice: <blockquote>"encontrar a tu alma gemela es un regalo del destino y, por ello, el universo se encarga de que no pase desapercibido, de que la conexión se produzca; después será la decisión de ambos, el libre albedrío, lo que decida aceptar ese regalo o no".</blockquote> Las señales del Universo están allí para ser reconocidas, somos nosotros quienes debemos tomar en cuenta esas señales. Hay quienes afirman que hasta puede programarse, pues toda la información está inconscientemente en nuestro interior.

  • Si quieres prepararte para comenzar la búsqueda de tu alma gemela, ten en cuenta estos tips: - <strong>Deja atrás las frustraciones</strong> o el enojo por aquello que no fue, concéntrate en tu presente y tu futuro, sin el pesado equipaje de las "malas" relaciones del pasado. No esperes que un nuevo amor sane tus heridas, trata en cambio de acomodar tus emociones para recibir a tu alma gemela en las mejores condiciones.

  • - <strong>¿Tienes un modelo de pareja que admiras?</strong> Pueden ser tus padres, amigos; si percibes una armonía y felicidad que te gustaría encontrar para ti mismo, observa sus códigos, su manera de relacionarse. A veces descubrimos muchas cosas del amor cuando observamos a otras parejas: las cosas que nos gustan y también las que queremos evitar. - <strong>No te conformes con lo primero que aparece</strong> en tu camino. Mantente fiel a ti mismo y a tus valores. Recuerda el dicho "mejor solo que mal acompañado". - <strong>Quiérete a ti mismo</strong>, es una condición fundamental para que te amen del mismo modo. - <strong>Abre las puertas de tu corazón</strong>: anímate a conocerte más y a compartir nuevas experiencias y enseñanzas en tu vida.

  • La búsqueda del amor puede ser muy estimulante y movilizadora, pero recuerda que la manera en que afrontamos nuestra vida juega un papel muy importante: no esperes a encontrar tu alma gemela para vivirla con alegría e intensidad.