DALLAS (AP) — El nose tackle de los Cowboys, Josh Brent, presentaba un nivel de alcoholemia de 0,189, más del doble del límite legal, poco después del accidente vial en el que murió su compañero y amigo Jerry Brown, de acuerdo con documentos divulgados el jueves por la policía.

Brent, de 24 años, fue analizado después de la colisión ocurrida la madrugada del 8 de diciembre. El límite de alcohol en la sangre para que una persona pueda conducir un vehículo en Texas es de 0,08%.

Un reporte señaló que Brent estaba intoxicado, excedió el límite de velocidad y se salió de un carril, por lo que golpeó el borde de una carretera en Irving, un suburbio de Dallas. El auto volcó.

El reporte de la colisión agrega que Brent llevaba una licencia vencida de automovilista. Además, se le había suspendido ese permiso expedido en Illinois, donde se declaró culpable de conducir ebrio hace tres años.

Un médico certificó la muerte de Brown en un hospital en Dallas. Brent fue detenido y acusado el miércoles de un cargo de homicidio imprudencial cometido al estar intoxicado. Si se le halla culpable, podría ser sentenciado a incluso 20 años de prisión, aunque podría recibir el beneficio de la libertad condicional.

Brent permanece libre bajo una fianza de 100.000 dólares, y deberá usar un dispositivo que reporte sus niveles de alcohol en la sangre. Su abogado George Milner no respondió el jueves a un mensaje telefónico que se le dejó para pedirle sus declaraciones.

Brown, de 25 años, era miembro del equipo de prácticas de los Cowboys, y jugó con Brent en la Universidad de Illinois. Ambos eran buenos amigos, de acuerdo con algunos testimonios. Brent ha sido colocado en la lista de jugadores que no pueden ver acción en lo que resta de la campaña, por motivos ajenos a lesiones.

No se ha fijado la fecha en que deberá comparecer ante la corte.

Loading Slideshow...
  • Peyton Manning

    Hace un año, Manning estaba en medio de cuatro operaciones en el cuello para solucionar una lesión en un nervio que había causado que su brazo derecho se atrofiara y lo dejara en la banca la campaña entera. Poco después, se despidió con lágrimas en los ojos de Indianápolis, una ciudad a la que recolocó en el mapa de la NFL, e hizo mancuerna con John Elway en Denver.

  • Adrian Peterson

    La rodilla izquierda de Peterson aún estaba hinchada luego de que quedara destrozada la Nochebuena, una lesión similar a la que padeció Charles a principios de la temporada pasada. Sin embargo, ambos han desafiado a la medicina y la creencia convencional al volver aún mejores corredores de lo que fueron antes de lesionarse.

  • Jovan Belcher

    El linebacker de los Chiefs de Kansas City, Jovan Belcher, mató a su novia a tiros y luego condujo hasta el estadio Arrowhead, donde se suicidó el sábado frente al entrenador y el gerente general del equipo, informó la policía.

  • Chuck Pagano

    La pelea de Pagano empezó hace tres meses, cuando se dio a conocer que tenía cáncer, lo que forzó que durante su primer año como entrenador de los Colts tuviera que pedir tiempo personal para someterse a tratamientos de quimioterapia. Volvió a trabajar esta semana, cogiendo las riendas del asistente Bruce Arians, quien dirigió al equipo a una postemporada sorpresiva en su ausencia.

  • En otro regreso, el linebacker de Carolina Thomas Davis, que ha batallado luego de romperse tres veces el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha— 2009, 2010 y 2011— para convertirse en el mayor contribuyente en la defensiva de los Panthers este año. Ningún jugador en la historia de la NFL ha vuelto luego de romperse el mismo ligamento anterior cruzado tres veces distintas.

  • La huelga de árbitros trastornó a la Liga las primeras semanas