NUEVA JERSEY.- El gobernador republicano de Nueva Jersey Chris Christie que tras su gestión durante la emergencia del huracán Sandy vio subir sus bonos a tal punto que anunció buscará la reelección, no ha logrado hasta ahora la aceptación de los hispanos y tampoco hizo mucho para conseguirlo durante el 2012.

Christie anunció recientemente la nominación de dos nuevos jueces a la Corte Suprema del estado y ninguno de ellos es hispano. La decisión generó críticas de líderes cívicos y organizaciones que se sienten decepcionados por cuanto no estarán representados en esa máxima instancia de justicia.

Los nominados de Christie para cubrir las dos vacantes del total de siete miembros de la Corte Suprema son David Bauman, de 56 años, que nació en Japón y Robert Hanna, de 54 años. Los nuevos jueces deben asumir la próxima primavera.

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Durante el anuncio de los nombramientos judiciales el gobernador dijo que su prioridad es balancear el equilibrio para evitar las confrontaciones partidistas en temas cruciales como el financiamiento a la educación pública y el matrimonio gay.

Los abogados hispanos organizados en The Hispanic Bar Association of New Jersey salieron al paso de la decisión del gobernador. En una comunicación enviada al HuffPost Voces la asociación sostuvo que, "considera imperativo que los líderes de nuestro estado nombren a las personas que proporcionalmente reflejan los residentes de Nueva Jersey con el fin de infundir confianza pública en nuestro gobierno y el sistema de justicia".

De acuerdo a cifras del el Censo del 2010, los hispanos constituyen el grupo minoritario más grande de Nueva Jersey y representan el segmento de mayor crecimiento de la población del estado en la última década.

"A medida que los hispanos se consolidan como la minoría más grande en el estado de Nueva Jersey y la mayor población minoritaria en crecimiento en los Estados Unidos, al tiempo que sin duda hacen contribuciones significativas, es lógico que estén representados", subraya el comunicado de la Hispanic Bar Association.

Christie asumió en el 2010 y desde entonces ha promovido recortes en las áreas de salud y asistencia social, programas que favorecen particularmente a las familias de bajos ingresos con los hispanos a la cabeza.

Dentro de su gabinete el gobernador tiene muy pocos hispanos en posiciones importantes, no obstante ratificó a Jennifer Vélez como comisionada de Recursos Humanos.

Nueva Jersey tiene el porcentaje más alto de gente de color que cualquier otro estado, con los hispanos, afro-americanos y asiático-americanos- constituyendo el 40,7 por ciento de su población.

Latino Action Network fue otra de las entidades que también anunció su oposición a las nominaciones a la Corte Suprema del gobernador Chris Christie y pidió al Senado estatal rechazar las candidaturas.

"La Corte Suprema debe representar a todos. Un tercio de los residentes de Nueva Jersey son latinos o afroamericanos", declaró en una declaración escrita Frank Argote-Freyre, presidente de Latino Action Network.

Según Argote-Freire, las nominaciones del gobernador Christie reducirá la diversidad de la nueva Corte Suprema del estado en la próxima década o más - durante la cual New Jersey se convertirá en un estado donde la minoría hispana será la mayoría".

La última vez que un juez hispano fue nominado fue en 1994 durante la administración del gobernador Jim McGreevey. En ese entonces fue elegido juez Roberto Rivera-Soto, un abogado de ascendencia puertorriqueña quien se mantuvo hasta el 2011 cuando expiró su periodo.

"Con este movimiento, Nueva Jersey iría hacia atrás, no hacia adelante en la diversidad judicial. Exhortamos al Senado a rechazar estas propuestas y en su lugar trabajar con el gobernador Christie para asegurar que un hispano integre la Corte", puntualizó Argote-Freyre".

Los jueces de la Corte Suprema de Nueva Jersey son elegidos por siete años y después pueden ser reelegidos hasta la edad de jubilación obligatoria de 70 años.

Rivera-Soto, de tendencia conservadora, actuó en decisiones importantes y se vio enfrentado varias veces con el gobernador Christie y cuando llegó la fecha en que debía ser ratificado, prefirió presentar su dimisión a sabiendas que sus posibilidades de nominación eran escasas.

La Latino Action Network fue parte de una alianza de grupos latinos y afro-americanos que pidió al gobernador Christie y el liderazgo del Senado de respetar los principios básicos de diversidad en la Corte Suprema.

Argote-Freyre agregó que se debe considerar el mensaje de la elección presidencial reciente donde la minoría hispana fue determinante para los resultados y mostraron la trascendencia de la diversidad en Estados Unidos.

"Ahora no es el momento de dar marcha atrás al reloj en Nueva Jersey ni en ninguna parte", sentenció finalmente Argote-Freyre.

VIDEO RELACIONADO: