¿Quién dijo que las relaciones de pareja a largo plazo son fáciles? Ya que los cuentos de hadas te lo hicieron creer desde pequeña, cuando te pesan los días o los años, piensas que es el final. No necesariamente. Admite con honestidad que las relaciones que intentan ser "para siempre" requieren cuidado e innovación en sus interacciones. No, no hay relación que sobreviva espontáneamente y mientras ambos quieran conocerse mejor y utilizar nuevos recursos, la relación vive, crece y perdura.

El Dr. Martin Seligman, el padre de la psicología positiva, y sus asociados, creen que en vez de enseñar a las parejas a discutir y ventilar problemas, se deben entrenar para que se celebren mutuamente. Han creado un sinnúmero de ejercicios para que las parejas se conozcan mejor y nutran su relación diaria. No lo veas como una tarea, sino como una forma de compartir. Aparte de "celebrar", se trata de fortalecer el sentido de "nosotros". Estas actividades también pueden revelarte cuánto interés tienen ustedes en su relación.

Durante dos semanas (pueden ser más según la disponibilidad de tiempo y el interés, pero debe ser consecutivo para que no pierda el encanto), escojan dos actividades diarias de la siguiente lista. Asegúrense de estar de acuerdo en las actividades que escojan.

  1. Realicen juntos una actividad creativa de arte, música, artesanía, un invento, fotografía, o algo similar.
  2. Aprendan algo totalmente nuevo para ambos, que a los dos les parezca significativo y entretenido.
  3. Visiten un sitio nuevo o conversen nuevas ideas o filosofías.
  4. Traten de dominar una destreza o área de conocimiento nueva para ambos.
  5. Examinen algún punto de vista desde diferentes perspectivas para que expandan sus opiniones.
  6. Cuéntense las cosas que más les gustan al uno del otro.
  7. Trabajen en una meta importante para ustedes, a pesar de los bloqueos emocionales o la oposición de otras personas. Tracen el plan de acción. Experimenten energía y pasión hacia la meta conjunta o la visión de ambos, y exprésenlas entre ustedes.
  8. Demuéstrense amor y aceptación el uno por el otro.
  9. Cobren consciencia de las emociones, intenciones y motivos de cada uno de ustedes.
  10. Trátense el uno al otro como quieren ser tratados. Si tienen dudas, pregunten.
  11. Actúen con auto control y no impulsivamente, a menos que el impulso sea positivo.
  12. Perdónense el uno al otro.
  13. Lleguen a decisiones conjuntas y callen antes de decir algo de lo que puedan arrepentirse. Controlen las respuestas emocionales y lo que se dicen el uno al otro.
  14. Expresen aprecio y gratitud el uno al otro.
  15. Asuman una disciplina espiritual y practíquenla juntos.
  16. Busquen temas humorísticos y ríanse juntos. Cuéntense chistes el uno al otro.
  17. Tengan expectativas de que les ocurran cosas buenas y hagan aquello que produzca esas cosas.
  18. Desarrollen su intuición y déjense llevar por ella.

A cada paso, celebra lo nuevo que descubras de tu pareja y de tu relación, y las ideas que llegarán a las mentes de ambos para mantener interesante la relación a pesar de los cambios y del tiempo.

ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • Cuando alguno de los dos trabaja jornadas muy largas

    Es entendible que en ocasiones tengan que trabajar horas extras o asistir a reuniones importantes que traspasan los horarios regulares de oficina, pero de alguna manera deben tratar de evitar que esto se vuelva una regla. Si siempre salen tarde del trabajo, llegarán a casa cuando la otra persona ya haya cenado por su cuenta e incluso tal vez haya decidido irse a dormir. Si esta dinámica se convierte en su día a día, llegará un momento en el que quien siempre está solo en casa, se canse y aburra de esperarles sin sentido. Dos cosas podrán suceder: un reclamo en tono de pelea surgirá, o bien, se dará un alejamiento con toda la indiferencia del mundo.

  • Cuando trabajan hasta en fines de semana

    Cuando el trabajo se vuelve más demandante cada vez y de poco en poco les va siendo inminente ocupar hasta sus días de descanso para resolver pendientes laborales, la oportunidad de disfrutar los ratos de ocio juntos desaparece. Aquel que sí puede descansar los fines de semana, será el único que asista a las reuniones familiares o con amigos. Sólo uno de ustedes irá al club, a pasear al perro o al cine, y pronto, se volverá prácticamente en una persona soltera. Sentirse abandonado de esa manera sólo hará que el amor se diluya.

  • Cuando el trabajo genera malhumor y estrés

    Cuando alguien tiene problemas en la oficina o demasiada carga de trabajo, todo el tiempo estará hablando o quejándose de ello. Cuando el trabajo se vuelve el único tema de conversación entre ustedes, o alguno pasa todo el tiempo atendiendo llamadas o correos electrónicos de la oficina, la situación se vuelve incómoda y aburrida. Aunque pasen tiempo juntos, la relación no se enriquecerá en absoluto, y por el contrario, se volverá una carga para el que sirva de confidente.

  • Cuando no hay energía para el romance

    Cuando por fin se liberan y dejan de pensar en el trabajo, la energía que les queda es mínima. Ven tele y se quedan dormidos, platican y parecen zombies... y en la cama, nunca hay vitalidad para una sesión de sexo. ¿Crees que esto no acabará con la paciencia de tu pareja? Están juntos para compartirlo TODO, y si bien es cierto que ambos deben ser comprensivos y entender que el trabajo es importante, no pueden dejar de lado los cariñitos y los instintos más básicos.

  • Cuando la presión del trabajo afecta su salud

    Todo el estrés que genera el trabajo, tiene repercusiones físicas: el sistema endocrino se ve afectado, aumentan el estrés y la ansiedad, se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (infartos, anginas de pecho, hipertensión), insomnios, trastornos urinarios... ¿Qué tal te suena esto? Si enfermas, tu pareja tendrá todo el derecho de decirte: "te lo dije". Una cosa es estar juntos en la salud y en la enfermedad, pero otra es tener que atender los achaques que la obsesión por el trabajo pueda provocar en alguno de ustedes sólo por la necedad de no querer liberarse un poco de él.

  • Lo que debe hacer el que sufre el abandono:

    Se debe decir lo que se siente, hacer evidente lo que afecta. "Estoy triste", "necesito que algo cambie", "necesito pasar tiempo de calidad contigo". Si no te haces escuchar, tu pareja podría ni enterarse de que hay un problema entre ustedes. No se vale que te calles lo que te molesta y un día, de buenas a primeras, simplemente te alejes y termines la relación.

  • Lo que debe hacer el trabajador compulsivo:

    Aunque no lo creas, la solución está en ti. Por muy demandante que sea tu trabajo, tú, tus compañeros y jefes, entienden que también tienes vida personal. La salud de tu relación de pareja puede ser el motor para el resto de tu vida, así que no la sacrifiques en nombre del trabajo. Debes encontrar tiempo para pasar tiempo de calidad con tu pareja. Escucha y sé sensible o a lo que la otra persona siente y no des por hecho que estará a tu lado siempre sin importar que la ignores.

VIDEO RELACIONADO: