MADRID (AP) — Habitantes de Madrid y empleados del sistema de salud municipal, indignados ante las reducciones presupuestarias y los planes de privatizar parcialmente algunos hospitales y servicios, se manifestaron el domingo en algunas de las plazas más conocidas de la capital.

Unas 5,000 personas acudieron a céntrica Puerta del Sol, de acuerdo con cifras de la policía. Los organizadores calcularon que asistieron unas 75,000 personas, muchas de ellas con batas blancas y uniformes azules.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Fátima Branas, vocera de los organizadores, dijo que los planes de privatización son miopes al no considerar los posibles ahorros sin tener que desprenderse de los servicios.

Agregó que "lo que significan realmente sus planes es un cambio total en nuestro modelo de cuidados médicos y desmantelar el sistema usado".

El gobierno sostiene que las reducciones son necesarias para garantizar los servicios médicos durante la recesión.