MIAMI (AP) — La posibilidad de viajar a Cuba con mayor facilidad se dio durante el primer mandato del presidente Barack Obama.

Los cubano-estadounidenses pueden visitar ahora a sus familiares en la isla cuando lo deseen y el resto de los estadounidenses pueden viajar legalmente a Cuba como parte de una iniciativa académica o religiosa.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Quizá por ello Obama recibió un sólido apoyo de los cubano-estadounidenses de la Florida en los últimos comicios, pese a que las medidas mencionadas molestaron a un sector de esa población más conservador. Los sondeos de opinión a boca de urna indicaron que el 49% de los cubano-estadounidenses votaron por Obama, casi la misma proporción que hace cuatro años.

Al mismo tiempo, el electorado de la Florida envió a la Cámara de Representantes a un cubano-estadounidense demócrata de Miami que respaldó la expansión de viajes de Obama y el envío de paquetes a Cuba al mismo tiempo que se inclinó por mantener el embargo comercial de hace 50 años. Joe García derrotó al republicano David Rivera, implicado en un escándalo financiero electoral y que respaldó la posición tradicional de aislamiento para con Cuba.

Esa victoria ilustra el cambio de actitud de los cubano-estadounidense procedentes de la isla: sus miembros parecen menos resistentes a los políticos que promueven los viajes a Cuba y más centrados en la economía que en la política con la isla. Esos cambios de actitud podrían tener consecuencias en la política estadounidense con Cuba en los próximos cuatro años, así como en la manera en que los candidatos presidenciales y políticos se dirigen a los cubano-estadounidenses en la Florida —un estado electoral importante_, en el futuro.

Empero, sigue habiendo multitud de obstáculos, principalmente la detención del estadounidense Alan Gross por el gobierno comunista cubano, lo que podría retrasar la disminución de las restricciones con Cuba. Gross fue detenido en el 2009 cuando trabajaba en un programa de fomento democrático en la isla; cumple una condena de 15 años por llevar equipo de telecomunicaciones.