NUEVA BATAN, Filipinas (AP) — Las operaciones de búsqueda y rescate por un tifón que dejó casi 600 muertos en el sur de Filipinas han sido dificultadas en parte porque numerosos habitantes de la devastada comunidad agrícola de Nueva Batán están tan impresionados que no pueden ayudar en las maniobras de recuperación, afirmó el sábado un funcionario.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Con casi 600 personas más todavía desaparecidas por el tifón Bopha que pegó el martes, la policía y los voluntarios de otras partes constituyen el grueso de los grupos que buscan cadáveres o señales de vida entre toneladas de árboles caídos y enormes piedras que fueron arrastrados por las laderas que rodean a la población, dijo el vocero municipal Marlon Esperanza.

"Estamos pasando apuros para encontrar guías", expresó a The Associated Press. "Familias enteras fueron muertas y los sobrevivientes están todavía conmocionados. Parecen aturdidos. No pueden moverse".