Llega la Navidad. Las luces comienzan a encenderse y los escaparates se iluminan de colores y lucen su mejor rostro.

Llega la Navidad y las manifestaciones del espíritu se reúnen como todos los años, con la solidaridad, con las expresiones artísticas y los sentimientos más profundos del ser humano.

Los pensamientos positivos tienen la propiedad de crear una energía vital positiva, y la Navidad es uno de esos mágicos momentos.

Qué mejor que combinar la serena energía de estas celebraciones con las milenarias enseñanzas del Feng Shui.

Loading Slideshow...
  • Por <em>Diana, la astróloga</em> El Feng Shui nos enseña que existe una energía vital llamada Chi. El Chi está presente en todas las cosas: cada persona, cada objeto, cada casa posee su propio Chi. Vamos a aprovechar esta energía vital para preparar nuestro hogar de la mejor manera posible para recibir la Navidad. Lo ideal antes de comenzar con los preparativos navideños, es hacer una buena limpieza en el hogar y sacar todo aquello que ya no usamos. Recordemos que lo que ya no sirve para nosotros puede ser de mucha utilidad para otras personas.

  • La puerta de entrada de la casa es por donde la energía entra y sale. Cada vez que entramos a casa, el Chi se desplaza hacia el interior, es por eso que es importante decorarla especialmente: una puerta arreglada e iluminada atraerá la Prosperidad y la Felicidad al hogar. Los colores han de ser rojo y verde. El rojo, porque representa el fuego del Corazón divino, el verde, porque es el color de la vida. Las luces ayudarán a la Prosperidad a hallar el camino para que entre al hogar.

  • Un árbol decorado, adornado, no es igual a otro; cada familia elige el estilo con que se siente más identificada, pero a pesar de las diferencias y nuestras elecciones personales, debe tenerse en cuenta el tamaño, que debe ser adecuado al sitio donde vayamos a ponerlo. Es importante tener en cuenta el sentido de la proporción: no elegiremos un árbol muy grande para un ambiente pequeño, ni uno muy pequeño para una estancia muy amplia. De esta manera, estaremos favoreciendo la armonía y la prosperidad en la familia.

  • Si lo que quieres es un árbol dedicado al amor y los afectos, puedes usar adornos alusivos al romance y al amor: coloca objetos en parejas de cosas, del mismo tamaño y color, para favorecer la armonía; puedes colocar corazones, lazos rojos, fotos de seres queridos. etc. Si lo que buscas en cambio, es prosperidad, adorna tu árbol con luces blancas, que simbolizan el metal y objetos dorados. Si quieres protección para el hogar puedes colocar figuras de ángeles, hadas, budas, o aquello que simbolice protección de acuerdo a tus creencias. La estrella de Belén debe estar bien iluminada, de esa manera el espacio de la riqueza, ayudará a mejorar económicamente.

  • También es importante decorar la mesa navideña, el lugar donde la familia se reúne, Lo ideal es decorarla representando los cinco elementos: Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua. Cuando todos los elementos están presentes comienzan a renovar y armonizar la energía de la casa. La Madera puede estar representada con hojas de árbol, como el muérdago por ejemplo. Las velas simbolizan el Fuego, al igual que objetos rojos. La Tierra con adornos de cerámica, porcelana, vidrio, y colores terrosos. Los objetos en dorado, plateado o cobrizo representan al Metal; el Agua puede ser representada con el color azul, o guirnaldas onduladas.

  • Cuando armamos el Nacimiento, debemos colocarlo en un lugar bien iluminado, y en lo posible agregar adornos, o ponerlo sobre una tela de color amarillo o marrón, ya que el pesebre está asociado a la energía de la Tierra.

  • Es Navidad. Llega el momento de los besos, de largos abrazos, de sonido de copas al chocar, de balances y añoranzas, de buenos deseos, de magia y de fe. Que el mensaje de paz, alegría, y prosperidad que nos transmiten las Navidades renazca en nuestros corazones y nos hermane cada día más.

Video relacionado en HuffPost Voces: