Durante los últimos 20 años, uno de los más importantes temas en la ya dividida arena política de Estados Unidos ha sido, como se sabe, el de la inmigración.

O más exactamente, el de los inmigrantes indocumentados. O, como los llaman los del otro bando, los ilegales.

Es decir, incluso en el plano semántico no se han puesto de acuerdo las partes.

Mucho menos que eso, en el aspecto programático. Más de la mitad del país quiere una solución positiva, tendiente a permitir la legalización de los indocumentados que estén aquí trabajando, pagando impuestos, aprendiendo inglés y participando de la vida del país. Menos de la mitad quiere mano dura, cerrar herméticamente la frontera (sur, la de México), e imponer un régimen de hostigamiento tal que los indocumentados, como dijo el excandidato republicano a la presidencia Mitt Romney, se “autodeporten” a la larga. Abogan por leyes antinmigrantes en los distintos estados, en negarles servicios básicos, en mantenerlos en el fondo de la escala socioeconómica, a todos los millones…

¿Pero cuántos? ¿Cuántos millones? Igual que las opiniones políticas, los números varían, claro. Los más intransigentes son quienes ven el espectro amenazado de 20, 22 millones, quizás más, quizás hasta 30 de indocumentados.

¿Y el número real?

Un informe publicado este jueves 6 de diciembre por el Pew Hispanic Center establece finalmente un número: hay en Estados Unidos, dice, 11.1 millones de inmigrantes no autorizados, en marzo de 2011.

El número no ha fluctuado desde hace dos años y es en consecuencia, dice su comunicado de prensa, una muestra de la disminución de la población sin papeles desde 2007, cuando era de 12 millones.

La reducción en el número de indocumentados deriva de una caída en la inmigración desde México, que no solamente bajó del máximo de 770,000 por año en 2000 a un balance cero, sino que se revirtió: es mayor el número de quienes vuelven a su país de origen, desde 2010.

Efectivamente, en mayo de este año, los investigadores del Pew declaraban que “la mayor ola de inmigración de la historia, proveniente de un solo país a Estados Unidos, se ha detenido”, enumerando “cuatro décadas que trajo consigo a 12 millones de inmigrantes, que llegaron en su mayoría ilegalmente”.

Los números incluyen a los inmigrantes legales, poco más de 100,000 anuales.

En el año 2000, el número de indocumentados era de alrededor de 8.5 millones de personas, y como ahora, provenientes de México en su mayoría.

Loading Slideshow...
  • Inmigrantes indocumentados de origen guatemaltecos son revisados antes de abordar un vuelo a Guatemala desde el aeropuerto de Mesa, Arizona en junio del 2011.

  • Migrantes hondureños deportados de Estados Unidos caminan en una pista de aterrizaje del aeropuerto Toncontín en Tegucigalpa en diciembre de 2011.

  • Varios inmigrantes guatemaltecos deportados desde diferentes partes de los EE.UU. esperan su turno para subir a un autobús y viajar a su ciudad natal en los diferentes departamentos de Guatemala.

  • La inmigrante mexicana, Jeanette Vizguerra después de una reunión en el consulado mexicano en su lucha contra las audiencias de deportación en Denver, Colorado.

  • Inmigrantes indocumentados de El Salvador esperan a ser deportados por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), en un vuelo con destino a San Salvador en diciembre de 2010 en Mesa, Arizona.

  • Un inmigrante indocumentado en proceso de deportación, esposado y con grilletes, es trasladado al aeropuerto de Broadview, Illinois.

  • Inmigrantes ilegales de origen guatemaltecos ocultan sus rostros a su llegada a Guatemala luego de haber sido deportados desde EE.UU.

  • Inmigrantes indocumentados de Ecuador hacen fila para abordar un vuelo de deportación.

  • La mexicana Elvira Arellano pasó un año en una iglesia de Chicago para evitar ser separada de su hijo nacido en Estados Unidos.

¿Cuál es la solución a la cuestión migratoria?

VOTA

Video relacionado: