la-opinion
POR: Antonieta Cádiz/La Opinión

Washington, D.C.- Es tiempo de negociar en Washington, pero ninguna de las partes quiere ceder. El plazo se acerca. Menos de cuatro semanas, separan al país de otro desastre en el presupuesto fiscal, donde comunidades como la hispana serán los más afectados. Postura de Obama ante el precipicio fiscal.

En juego están aumentos de impuestos y recortes a gran escala en sectores claves operados con fondos federales. Todo, con el 1 de enero de 2013 como fecha límite. El Presidente Barack Obama y el liderazgo de ambas cámaras en el Congreso, han negociado a puerta cerrada desde la elección, pero no se han logrado avances concretos.

"Tenemos el potencial de llegar a un acuerdo", dijo que Presidente en una entrevista realizada ayer. "Pero tiene que ser un plan balanceado", agregó, que incluya recortes en el presupuesto, pero también aumentos en contribuciones para quienes perciben más de $250,000 anuales.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Organizaciones como el Centro de Políticas Tributarias calculan que si no se alcanza un plan consensuado, prácticamente todos los sectores de la sociedad tienen algo que perder. En el caso de una persona desempleada, con un ingreso de $10,000, sus impuestos subirán un 55.2%, es decir $159 dólares.

Para estudiantes universitarios, con salarios entre $10,000 y 20,000, el aumento podría marcar un 37.9% por sobre sus impuestos, lo que implica $308 más. Mientras, para una pareja con un sueldo de entre 20,000 y 30,000, la suma llegaría a $1,423, o un 9.8% más.

Organizaciones como el Consejo Nacional de la Raza (NCLR) insisten en que el efecto del precipicio fiscal en los hispanos será devastador. Por ejemplo, 96,000 niños dejarían de tener acceso al programa Head Start, entre ellos, 34,000 latinos. Además 1.8 millones de infantes no contarían con apoyo en matemáticas y ciencia, en secundarias de bajos ingresos, donde asisten 37% de los jóvenes hispanos.

En cuanto a vivienda, 185,000 hogares perderían la ayuda federal para arriendos. Un 15% de los beneficiarios de este programa son latinos. 21 millones de familias perderían el crédito tributario por hijos. Un tercio de los hogares hispanos califican para esta garantía.

"Si no son capaces de llegar a un acuerdo y caemos en el abismo fiscal en 2013 por un largo tiempo, podemos volver a la recesión económica. El desempleo se elevaría a 9% a nivel nacional en los primeros seis meses", explicó Leticia Miranda, analista en Política de Seguridad Económica de NCLR.

"California es el estado más grande del país y recibe mucha ayuda del gobierno. Si los recortes automáticos siguen su curso, California absorberá un duro golpe. Será devastador", agregó.

Según las estimaciones de NCLR, en el estado, 11.902 niños dejarán Head Start, 113,574 estudiantes no tendrán asistencia para aprender inglés y 58,908 trabajadores dejarían de recibir entrenamiento para adquirir nuevas herramientas que los hagan más competitivos en el mercado laboral.

La directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, insistió en que se debe alcanzar un acuerdo balanceado. "La mayoría de nosotros está en la categoría de quienes ganan menos de $250,000 al año. Este grupo verá sus impuestos subir en un promedio de $2,000. Para nuestras familias es una gran cantidad de dinero. Son dos pagos de hipotecas, ahorros para la universidad".

Actualmente existen dos propuestas sobre la mesa. El Presidente delineó un plan que se traduce en un aumento de impuestos cercano a $1.6 billones en los próximos 10 años, 50,000 millones en gasto nuevo y la anulación del control que posee el Congreso sobre el aumento en la deuda nacional.

Por otro lado, el plan republicano propone incrementar los impuestos en 800,000 millones durante la próxima década, pero mantendría los recortes fiscales de la era Bush, incluidos los que se le dan a los estadounidenses más ricos.

"La propuesta republicana baja los impuestos para quienes están en la cima de ingresos y le pasa la cuenta a la clase media [...] No tiene muchos detalles en cuanto a qué deducciones y lagunas tributarias eliminarán, qué ahorros en Medicare lograrán", aseguró Muñoz.

Ninguna de las dos propuestas ha sido bienvenida por el bando contrario, cuando en Washington se cuestiona la seriedad con que demócratas y republicanos abordan la negociación. Sólo es cuestión de tiempo, para saber si las elecciones dejaron una huella concreta en los oídos de los políticos.
antonieta.cadiz@laopinion.com

Visita La Opinión

Loading Slideshow...
  • John Boehner

    El veterano político republicano se convirtió en el nuevo presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Es un legislador pragmático que reconoce que el gobierno necesita más ingresos, pero su bancada en la Cámara no está de acuerdo. En el verano de 2011, Boehner casi obligó a la nación a dejar de pagar su deuda porque no pudo lograr los votos necesarios para aumentar los impuestos.

  • Presidente Barack Obama

    El Presidente Barack Obama encapsula, en su segundo término en la Casa Blanca, la esquizofrenia nacional sobre el presupuesto. Presidió el mayor déficit de la historia, entre ellos un gran estímulo fiscal, rescates de la industria automotriz, y la ampliación de la red de seguridad. El debate sobre gastos públicos es interminable. Los opositores del Presidente creen que en los primeros cuatros años de su mandato tuvo la posibilidad de llevar al país a una mejor situación económica.

  • Grover Norquist

    Como jefe de una poderosa organización de cabildeo y financiamiento de campañas, Nosquist casi que obligó a cada republicano que se encontraba al frente de un cargo público a no subir impuestos bajo ninguna circunstancia. Si alguién declinaba a hacerlo o violaba el juramento, el desafío al que se enfrentaba era monumental. La amenazó funcionó, al menos por un tiempo, según los expertos. Norquist fue una pieza clave de lograr un acuerdo presupuestario entre demócratas y republicanos en los dos últimos años. Los demócratas insistieron en que cualquier plan para equilibrar el prepuesto debía incluir más ingresos así como el recorte de gastos, los republicanos se opusieron a cualquier variante que condujera al aumentos de impuestos.

  • Alan Greenspan

    Alan Greenspan fue el presidente de la Reserva Federal entre 1986 y 2006. Según los expertos en economía, uno de sus errores fue cuando en el 2001 le dijo al Congreso que lo peor que se podía hacer era pagar la deuda porque eso conduciría a destruir el mercado de bonos y a perder el control.

  • Bill Clinton

    Al final de su presidencia, Clinton y su administración dejaban la Casa Blanca con un superávit de 559.000 millones de dólares y una aprobación de su gestión del 66%, la más alta para un presidente de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. El expresidente Clinton dio a entender que crear un superávit era fácil.

  • Arthur Laffer

    El economista Laffer fue el autor y el que demostró que se podía tener comida gratis y el defensor de que la reducción de impuestos aumentaría los ingresos fiscales. Responsable de la cobertura intelectual para aquellos consevadores que querían el recorte de impuestos, pero a la vez no quiere ser visto como responsable de ésto.

  • Dick Cheney

    Mientras Bush estaba ocupado cortando impuestos, Cheney estaba ocupado planeando la guerra contra el terrorismo. Aseguró que por primera vez en la historia, se envíaron militares a batalla sin aumentar los impuestos en el país. Añadió billones a la deuda.

  • George W. Bush

    Nadie es más responsable de la acumulación de la deuda actual que Bush. En su campaña presidencial en el 2000 prometió reducir los impuestos con el fin de evitar el pago de la deuda nacional. Y cuando la recesión del 2001 llegó, dijo que los recortes de impuestos reactivarían la economía. Cuando la economía no revivió, redujo los impuestos un poco más.