Te vistes para recibir gente en tu casa, y de repente, mientras sirves entremeses, te cae comida sobre la ropa, en una de tus blusas favorita. Antes de correr a echarle detergente, mira este consejo fácil y rápido de Laura Termini, quien nos dice: "Hablar de manchas siempre me pone nerviosa, porque siempre mancho algo y tengo que pensar antes de ponerme desesperada a sacar la manchas y regarla más". A continuación su truco:

  • Primero que todo tienes que tomar una toalla de papel y quitar el exceso de comida que está sobre la mancha. Con mucho cuidado, retira lo que sobre o pon el papel sobre la mancha para que absorba el exceso.
  • Después que lo hagas es cuando tienes que pensar qué tipo de mancha es y la técnica a utilizar.
  • Por ejemplo, en las manchas de espinacas: frota la mancha con una papa cruda y luego lavas la prenda con agua y jabón.

COMPARTE TUS TRUCOS DE LIMPIEZA AL NATURAL

Loading Slideshow...
  • Salpicadas en el microondas

    Combina 2 cucharadas de jugo de limón y 1 taza de agua en un recipiente pequeño apto para microondas. Calienta la mezcla en el micro hasta que hierva; déjala hervir por tres minutos y déjalo actuar por cinco minutos. El vapor aflojará los residuos, establece Marie Stegner, representante de Maid Brigade, una compañía de limpieza nacional pro-ambiente. Limpia las paredes del micro con una toallita húmeda de microfibra y ¡listo! Para remover cualquier mal olor que permanezca, calienta 1/2 taza de agua con 1 cucharadita de vainilla en un recipiente hasta que hierva. Deja la puerta cerrada con el recipiente dentro por una noche.

  • Derrame seco en el mostrador

    Las comidas del desayuno suelen dejar los peores regueros: sirope de panqueques, cereal mojado y mezcla de huevos revueltos, etc. Cuando se limpian de inmediato, no hay problema, cuando pasa un rato entonces tienes un reguero muy testarudo en tus manos. La primera reacción es agarrar un detergente rociador y un papel toalla. Pero Debra Johnson, entrenadora del servicio de limpieza internacional Merry Maids, dice que mejor friegues la superficie con una toallita de microfibra seca y enjuagues con una toallita húmeda y caliente. El reguero desaparecerá en cuestión de segundos.

  • Comida quemada en el horno

    Deja que el horno enfríe. "Remueve lo más que puedas con una espátula plástica, espolvorea un poco de bicarbonato de soda sobre lo que quede. Rocía con agua y déjalo actuar por una noche, entonces friega con una toallita húmeda de microfibra", explicó Raina Raflo, la presidenta de Sponge & Sparkle, un servicio de limpieza en Atlanta. Una buena opción para limpiar el residuo faltante es un <a href="http://www.mrclean.com/en_US/magic-eraser-kitchen-scrubber.do" target="_hplink">estropajo especial</a>.

  • Algún reguero congelado

    Desconecta el refrigerador. Entonces combina 1 cucharada de bicarbonato de soda y 1 cuarto de galón de agua caliente en un cubo. Remoja una toalla de microfibra en la mezcla y utilizada para derretir y limpiar el derrame en tu congelador. También puedes remover residuos con una espátula plástica o de madera (evita utensilios de metal que pueden rayar el interior del congelador). Seca el área con una toalla cuando esté limpia.

  • Pedazos de vidrio en la lavadora de platos

    La mejor estrategia es apagar la luz y apuntar una linterna hacia el interior. Los pedazos de vidrio brillarán de esta manera. Para removerlos, colócate guantes y pica una papa a la mitad. Pasa la parte plana de la papa sobre la superficie para recoger fragmentos. Descarta la papa y corre la lavadora con un ciclo vacío para limpiar completamente cualquier residuo.

  • Derrames bajo el horno o refrigerador

    Para pisos de madera, mezcla 1/3 taza de vinagre blanco y 1/2 galón de agua tibia. Nota: si tus pisos de madera están encerados, evita el vinagre y utiliza <a href="http://www.ecos.com/parsley.html" target="_hplink">limpiador para pisos encerados</a>. Si tienes lozas, utiliza simple agua caliente o un <a href="http://www2.dupont.com/Stone_Tech_Professional/en_US/index.html" target="_hplink">detergente especial</a>. Remoja una toallita de microfibra en la mezcla, cubre una regla y desliza bajo el horno o la nevera. Enjuaga y repite hasta que la toallita salga limpia. <em>- Por Yined Ramírez-Hendrix</em>