Una madre mexicana, quien lleva 21 años viviendo en Estados Unidos, logró una batalla frente a las autoridades de Charlotte, en Carolina del Norte, al frenar su deportación a sólo cinco horas de haber dado a luz a su sexto hijo.

Isaide Serrano prefirió no aplazar su cita ante la corte este jueves 29 de noviembre y se presentó ante al juez para exponer las razones de por qué ella no debía ser deportada, según el periódico Charlotte Observer, uno de los principales rotativos en esa ciudad.

La agencia EFE obtuvo declaraciones de la mujer, originaria de Querétaro, México, quien tiene otros cinco hijos, todos nacidos en Estados Unidos.

"Voy a celebrar por partida doble, el nacimiento de mi hijo, Jayden Israel, y que me quedo en el país con mi familia. Nunca me di por vencida y, aunque el parto fue difícil, vine a la corte por mis niños", expresó emocionada la mujer a la salida de la corte de inmigración en Charlotte.

Por otra parte, el abogado de Serrano, Cristopher Greene, aclaró a los medios de prensa, que aguardaban en las afueras de la corte, que habían decidido no aplazar la audiencia a pesar de que la madre aún se encontraba recuperándose del parto que había ocurrido hacía sólo cinco horas.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Isaide Serrano fue detenida el pasado año por una infracción de tráfico menor y desde entonces ha luchado contra el proceso de deportación, que implicaría que sus hijos -ciudadanos estadounidenses- tuvieran que quedarse en Estados Unidos sin su madre o irse a México, un país que no conocen, según expuso la inmigrante ante el juez.

Rebekah Spicuglia, Directora de Comunicaciones, del Applied Research Center (ARC) , una organización sin fines de lucro, especializada en estudios acerca de igualdad racial y derechos civiles, explicó a HuffPost Voces, que "cada día más hay que seguir luchando por los derechos raciales, migratorios, pero sobre todo los de las mujeres inmigrantes en Estados Unidos".

Según el estudio "Familias Destrozadas" de ARC actualmente hay unos 5,100 niños viviendo con familias adoptivas o en hogares de crianza como resultado de la deportación de sus padres. De no cambiar, esta situación, en los próximos cinco años la cifra aumentaría a 15,000.

"Este es un problema en incremento a nivel nacional, un problema que impacta a todo y que no tiene que ver con un estado o jurisdicción específica. Las familias van a seguir siendo separadas si la policía se sigue concentrando en este tipo de agresiones", precisó Spicuglia.

Seth Freed Wessler, periodista de Colorlines.com, y quien se especializa en historias de familias inmigrantes separadas, resultado de la deportación, y quien participó, además, en la investigación de "Familias Destrozadas" explicó a HuffPost Voces que el gobierno federal tiene que cambiar la táctica en este sentido.

"Uno de los efectos de esa deportación es que las familias son separadas por un período largo de tiempo, pero muchas veces son separadas de forma permanente. Hemos encontrado en nuestra investigación, y con cifras muy conservadoras, que aproximadamente más de 5.000 niños están en casas temporales porque sus padres están detenidos o ya han sido deportados. El proceso de deportación o detención de los padres tienen consecuencias muy negativas para los niños", puntualizó Wessler.

"Lo más dramático del caso es que este fenómeno parece no estar en retroceso y en algún nivel hay que tratar de que el gobierno federal no se enfoque en la deportación de familias, de padres", añadió el periodista.

Wessler trajo a la luz pública la historia de Felipe Montes, otro inmigrante mexicano en Carolina del Norte, quien había perdido la custodia de sus tres hijos, entregados en un hogar de crianza y quienes iban a ser dados en adopción en Estados Unidos después de dos años de la deportación de Montes. El padre ganó el caso en la corte y actualmente se está en el proceso de la reunificación familiar. Lee más de la historia de Felipe Montes en HuffPost Voces.

Loading Slideshow...
  • Rumbo a la corte federal

    Jeanette Vizguerra (izq.), su esposo Salvador y sus hijos Luna, de 7 años, y Roberto, de 5, se dirigen a una audiencia en la corte federal en Denver, Colorado, para saber si deportarán a Vizquerra.

  • De regreso a México

    Norma Ramírez, (derecha) es abrazada por su madre Guillermina Clemente en el aeropuerto de Acapulco, México. Ramírez, indocumentada, fue deportada de North Carolina a pesar de que tenía cáncer terminal.

  • Detenida en Philadelphia

    Jessica Hyejin Lee, sentada, habla con la policía de Philadelphia antes de ser arrestada por protestar por la detención de un joven indocumentado.

  • Protesta en Love Park

    Marcha en apoyo a un joven indocumentado en Love Park, en Philadelphia.

  • Sin miedo a la verdad

    Pastor Elías García, quien llegó a Estados Unidos de Chiapas, México, hace una década y no tiene temor a decir que es indocumentado. Vive en Arizona.

  • Indocumentados capturados

    Agentes de inmigración capturan a inmigrantes indocumentados en Phoenix.

  • Indocumentada

    María Romero, quien es indocumentada, sostiene a su hija Crista de 8 meses durante un servicio religioso en Phoenix.

  • Frente a la deportación

    Jeanette Vizguerra empaca sus pertenencias mientras su hija Luna la observa. Vizquerra enfrenta orden de deportación.

  • Soñadora

    Ola Kaso, inmigrante indocumentada de Albania, testifica ante el Senado estadounidense para abogar por una ley que daría estatus legal a los estudiantes sin documentos.

  • Rumbo a Guatemala

    Fidel Rodríguez mira por la ventana de un avión que lo llevará de regreso a Guatemala. Fue deportado de Meza, Arizona.

  • Inmigrantes repatriados a Guatemala

    Varios inmigrantes indocumentados son cateados en Arizona antes de abordar un vuelo que los llevará de regreso a su país, Guatemala.

Video relacionado: