Por Wilfredo Cancio Isla, cafefuerte

El caso del contratista estadounidense Alan P. Gross fue objeto de un fuego cruzado de reportes médicos, con duras críticas de su abogado por considerar que el gobierno cubano violó la privacidad del prisionero.

Jared Genser, representante legal de Gross, salió al paso a las revelaciones de un informe divulgado por Cuba, el cual afirma que el contratista no parece de cáncer y su estado de salud es normal, mientras recibe el tratamiento adecuado para los padecimientos crónicos que presenta.

El dictamen de Cuba fue presentado ante diplomáticos de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, incluyendo al jefe de esa sede, John Caulfield, y a especialistas médicos de esa misión. La presentación fue realizada por miembros del equipo médico que atiende a Gross y tuvo lugar en la sede del MINREX, el pasado lunes.

Ese mismo día, Judy Gross, esposa el contratista, se reunió con el jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington, Jorge Bolaños, para presentarle la información médica. Genser asistió al encuentro, según confirmó a CaféFuerte.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Violación de privacidad

"En primer lugar, cabe señalar que el señor Gross no autorizó la publicación de sus registros médicos y que esta declaración constituye una violación de su privacidad", dijo Genser. "Este es un hecho lamentable que ningún paciente debe esperar de su médico".

Este miércoles, el Departamento de Estado también puso en dudas las aseveraciones del reporte médico cubano.

"Ese doctor no fue elegido ni por él \[Gross] ni por nosotros \[EEUU], de manera que no estamos en posición de hacer una evaluación”, comentó Victoria Nuland, portavoz de esa dependencia gubernamental.

Genser informó que un oncólogo independiente revisó los resultados ofrecidos por el gobierno cubano y determinó que hay dudas con respecto a la precisión de los análisis practicados a Gross, que cumple una condena de 15 años en la isla.

"Aunque tenemos grandes esperanzas de que estos resultados sean precisos y no dudamos en la creencia del gobierno cubano de que el senor Gross está sano, la única forma de que nos sentiríamos totalmente confiados sería si el gobierno cubano permitiera un examen independiente por un médico de su elección", agregó el abogado.

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) difundido en su sitio digital señaló que una biopsia realizada el  pasado 24 de octubre determinó que la lesión que presenta Gross detrás de su hombro derecho no es cancerígena.

Biopsia negativa

"La biopsia fue negativa de células neoplásicas, observándose que la lesión está constituida por células musculares aisladas y áreas extensas de hematíes, que pueden estar en relación con un hematoma, lo cual le fue informado inmediatamente al Sr. Gross por sus médicos", dijo el comunicado del MINREX.

Las autoridades cubanas indicaron que esta prueba no pudo ser practicada con anterioridad, pues el contratista se negaba a ello.

En contraste, Genser presentó evaluaciones médicas, entre ellas una opinión del radiólogo estadounidense Alan Cohen, poniendo en dudas las conclusiones aportadas por Cuba.

"Dado el tamaño de la lesión, nuestros médicos nos recomiendan que, se realice  una Tomografía Computarizada de contraste para examinar la fluidez de sangre en la zona y una biopsia del tejido", indicó Genser.

El abogado recordó que el pasado mayo los médicos cubanos dijeron que el crecimiento tumoral observado en la espalda de Gross fue debido definitivamente a  un hematoma que sería reabsorbido dentro de los tres meses siguientes, algo que no ha sucedido.

"Al contrario, el tumor ha crecido y ahora, de nuevo, los médicos cubanos repiten que podría referirse a un hematoma. No se entiende  por qué los médicos cubanos no  están seguros de su diagnóstico previo", añadió el abogado, basándose en el dictamen de galenos estadounidenses.

Condición de obesidad

Genser observó además que no existe ninguna explicación médica para justificar que su cliente haya perdido más de 105 libras desde su encarcelamiento, el 3 de diciembre del 2009.

Cuba reportó que el peso de Gross, de 63 años, es normal. "El señor Gross mantiene un régimen voluntario de ejercicios físicos sistemáticos y sigue una dieta balanceada de su elección, lo cual le ha permitido eliminar su anterior condición de obesidad", dijo el MINREX en su informe.

Además, Genser dijo sentirse sorprendido por el repentino cambio de posición la posición del gobierno cubano, luego de insistir en que no permitirían un examen médico independiente. El lunes, se divulgó la información de que el rabino Elie Abadie, calificado como médico para realizar un examen médico a Gross, lo visitó en la cárcel y afirmó que no tenía cáncer.

"El rabino Abadie no pidió permiso para ir a Cuba y realizar ese examen y el valor de su evaluación es limitada dado que su especialidad es la  gastroenterología", comentó Genser. "Pero ya que el gobierno cubano ha permitido a un médico independiente realizar exámenes médicos al señor Gross, solicitaremos al gobierno cubano que conceda una visa inmediata a un oncólogo estadounidense para que pueda evaluarlo".

Abadie, residente en Nueva York, dijo también que era improbable que Cuba liberara a Gross en un corto plazo, como pronosticaron versiones extraoficiales aparecidas en medios de Estados Unidos.

Gross se encuentra recluido en una celda del Hospital Militar "Carlos J. Finlay" de La Habana.

Su familia presentó este mes una demanda por $60 millones de dólares contra el gobierno de Estados Unidos y la agencia que lo subcontrató a través de la USAID por no haberle advertido de los riesgos de viajar a Cuba ni haberlo protegido adecuadamente en su misión.

Loading Slideshow...
  • Alan Gross

    In this photo provided by James L. Berenthal, jailed American Alan Gross poses for a photo during a visit by Rabbi Elie Abadie and U.S. lawyer James L. Berenthal at Finlay military hospital in Havana, Cuba, Tuesday, Nov. 27, 2012. The Maryland-native was imprisoned in December 2009. At the time he was working as a subcontractor on a democracy-building project funded by the U.S. Agency for International Development. (AP Photo/James L. Berenthal)

  • Alan Gross

    In this photo released by Finlay Military Hospital, jailed American Alan Gross, center, holds a sign as he poses for a photo with Rabbi Elie Abadie, right, and U.S. lawyer James L.Berenthal at the Finlay military hospital in Havana, Cuba, Tuesday, Nov. 27, 2012. Gross was imprisoned in December 2009. At the time he was working as a subcontractor on a democracy-building project funded by the U.S. Agency for International Development. (AP Photo/Finlay Military Hospital)

  • In this photo taken Friday, Sept. 28, 2012, and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, center, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, right, and David Prinstein at the Carlos J. Finlay Military Hospital in Havana, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier in 2011, was accused of working for a USAID program aimed at bringing about regime change on the island. (AP Photo)

  • Alan Gross

    FILE - This two-picture combo handout file photos provided in June 2012 by Peter Kahn, the attorney of imprisoned American Alan Gross, shows Gross in 2009 and in 2012. Gross, a 63-year-old U.S. government subcontractor from Montgomery County, Md., has been in prison in Cuba since late 2009. An independent physician has reviewed medical records sent by Cuba and the doctor says Gross may have a cancerous growth on his shoulder, contradicting the Cuban government's stance that his health is normal. (AP Photo/Courtesy of Peter Kahn, File)

  • Alan Gross, Judy Gross

    FILE - This handout photo provided by the Gross family shows Alan and Judy Gross at an unknown location. The family of Gross, an American man imprisoned in Cuba for nearly three years is suing his former Maryland employer and the US government, saying they didn't adequately train him or disclose the risks he was undertaking by doing development work on the Communist island. (AP Photo/Gross Family, File)

  • In this photo taken Friday, Sept. 28, 2012 and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, seated right, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, center, and David Prinstein at the Carlos J. Finlay Military Hospital in Havana, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier in 2011, was accused of working for a USAID program aimed at bringing about regime change on the island. (AP Photo)

  • Alan Gross, Judy Gross

    FILE - In this 2005 file handout photo provided by the Gross family, Alan and Judy Gross are seen in Jerusalem. A lawyer for Gross, a Maryland man imprisoned in Cuba for more than two years says his client's health is worsening and that country is withholding the results of medical tests performed on him there. (AP Photo/Gross Family, File)

  • In this photo taken Monday Dec. 26, 2011 and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, center, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, right, and David Prinstein at the Finlay military hospital in Havana, Cuba, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier this year, was accused of working for an USAID program aimed at bringing about regime change on the island. He was not included in a massive prisoner amnesty announced by President Raul Castro last week.(AP Photo)

Videos relacionados: