Advertencia: Esta columna está basada en focus groups realizados en lugares desconocidos y no en las experiencias personales del autor. Está prohibida su lectura a las mujeres.

Por esta época del año bebemos y comemos desmesuradamente. Y por eso quiero hablar del hígado y ser una especie de PR (Relacionista Público) de este casi desconocido órgano. Porque es común hablar del paté de hígado, o decir "tienes hígado", ¿pero alguien sabe en realidad cómo es el hígado, por qué sufre, por qué llora, etc...?

Del corazón sabemos su forma, qué le afecta, qué le hace sufrir y qué le hace palpitar más fuerte, pero, ¿del hígado? Este órgano pasa más desapercibido que los españoles que traen a concursar en "Mira Quién Baila", como que todos lo apreciamos pero no sabemos para qué sirve, ni de dónde lo sacaron.

Pues le aclaro amigo lector, que nuestro hígado es como Messi para el Barcelona, lo mismo ataca, que hace una asistencia o hace un gol y todo lo hace feliz… o como Lebron para los Miami Heat, que puede jugar en cualquiera de las cinco posiciones y es una estrella; en este caso el hígado brilla para que el cuerpo funcione correctamente.

Entonces nuestro Messi, perdón, entonces nuestro hígado, lo mismo te sintetiza proteínas, te almacena proteínas y que te depura la sangre…

Y es que nuestro hígado se parece mucho al mejor jugador del mundo; es discreto, moderado, humilde. Si a otras partes del cuerpo le pasa algo, son como Ronaldo, forman un escándalo y un drama, como por ejemplo un dolor de muela o una inflamación en un testículo, se entera toda la familia. El hígado es discreto, no hace alarde a pesar de su importancia, él te envía señales como por ejemplo un color de piel amarillo, o el oscurecimiento del color de la orina, no se tiene que enterar todo el mundo, tu hígado no te quiere en la portada de la revista "El Gráfico".

Hasta los nombres de las enfermedades del hígado son discretos como : Hepatitis A, B y C, pero ojo, tenemos que conocerlas para preservar a nuestro jugador más valioso en el terreno de juego.

  • La Hepatitis A: Es la más común y se transmite por alimentos y agua contaminada. Por eso si en esta Navidad regresas a tu pueblo y te llevas a la exnovia del colegio al río, después de hacer el amor, aunque estés sediento por el alcohol y tu actuación erótica, evita beber del agua de ese riachuelo. Lleva tu botellita de agua.
  • La Hepatitis B: Esta se transmite por la sangre y por la actividad sexual sin preservativo. Entonces en ese río con la ahora gordita, pero igual de buena de tu exnovia de hace 15 años, por mucho que en la mente aun la veas como una colegiala, ponte condón. No sabes cuánta agua ha bajado por ese cauce.
  • La Hepatitis C: Es terrible y da por falta de higiene. Así que si de "chocoloco" se te da por hacerte un tatuaje con tu nenita esta Navidad, o ponerte un piercing en la puntita.. pues anda a un lugar acreditado, no vaya a ser que te infecten alguno de estos artistas que se les da por ahorrar tinta y jeringuillas contigo. Y si eres de los que gustan de pagar odontólogos sin licencia, piénsalo dos veces porque la mayoría no cumplen con los requisitos de higiene que exige el gobierno y sales con dientes blancos pero con el hígado infectado. Ahhh, y nada de dártelas de súper cool y compartir la mañana después tu cepillo de dientes, porque ya sabes…

Para terminar, recuerden que el primer enemigo del hígado es el alcohol, a beber con mesura en las fiestas; el segundo enemigo es la grasa, pilas con las comidas fritas. Entonces a tomar mucha agua, frutas y verduras, aunque suene aburrido… Pero si vas a beber, no comas como loco y menos si vas terminar en el río de tu pueblo.

Postdata: (Consulte a un médico, no a esta columna) Esta columna surgió porque hoy llevé a mi perro al veterinario y le salieron las enzimas del hígado muy altas y tengo que cuidar su alimentación. No es que crea que ustedes son unos perros, pero si el pobre Jack que no come nada, ni bebe alcohol por litros lo tiene mal, imagínense ustedes partida de… Amigos lectores, los quiero con todo mi corazón, ¿Qué corazón? ¡Los quiero con todo mi hígado!

¿CÓMO PROTEGES TU HÍGADO?

MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • Baño caliente

    Un baño casi al estilo sauna que te haga sudar y evaporar el alcohol, hará que inmediatamente te sientas mejor. Claro, todo depende de la cantidad de alcohol que hayas ingerido. Quédate unos 15 minutos en la ducha o en la tina con agua muy caliente.

  • Diesta del guineo o banana

    No se antoja mucho después de una buena borrachera, pero es una buena forma de recuperar todo el potasio que perdemos al beber alcohol. Incluso, por ello también sirven las pastillas para los cólicos menstruales pues también nivelan el potasio.

  • Sopa Juliana super caliente

    Si el baño y otras formas de sudar no te han ayudado, intenta comer algo bien caliente como una sopa Juliana. En otros países puedes pedir un caldo picante como el menudo en México o un buen ceviche peruano con ese chile en polvo que te hará regresar a tu pulso.

  • Agua mineral con mucha sal y limón

    En un vaso sirve la mitad de agua mineral, ponle un cucharadita de sal y el jugo de tres limones, se pueden usar limas pero en ese caso unas cuatro. Revuélvelo bien y tómalo de un solo trago y después un vaso de agua sin nada más. Eso repondrá tu estómago y lo dejará listo y en temperatura adecuada.

  • jugo de tomate con cerveza

    Para despertar y dejar atrás el dolor de cabeza no hay nada como un buen jugo de tomate con jugo de limón, la mitad de una cerveza y mucha sal. De nuevo sentirás como te levanta y más si está acompañado de algún coctel de camarón o un buen ceviche.

  • Miel

    Pocos se atreven, pero dicen que el choque que recibes es similar a una descarga eléctrica, así que sabrás si lo pruebas. Lo que es cierto es que es muy efectiva y rápida, buena para esos días que tienes que ir al trabajo y la cabeza y el estómago te revientan.

  • Azúcar

    Una buena dosis de algo dulce te hará despertar y hacer que tu metabolismo comience a funcionar al ritmo que necesitas, así que busca una maquinita o compra una Coca-Cola, no Light, normal o come algún chocolate. Es un shock, pero son sólo 10 minutos y luego te sentirás mucho mejor.

  • Chilaquiles

    La receta anti resaca mexicana por excelencia, sólo se trata de tortillas doradas en aceite con una salsa de chile verde a las que le agregas crema, queso y cebolla. Es la mejor manera de sudar y dejar atrás el molesto dolor de cabeza. Funciona también si le agregas una cerveza o un buen café súper cargado.

  • Una siesta

    Si todo lo anterior no te ha funcionado opta por una buena siesta. Tómate antes un par de aspirinas para que el dolor de cabeza te deje dormir en paz, ten cuidado de no dormir más de dos horas, si no despertarás amodorrado y no servirá.

  • Vomito, sólo en caso de urgencia

    Muchas personas se despiertan después de una borrachera aún con náuseas o mareadas, prueban todo, incluso volver a beber alcohol. En eso casos provocarse el vómito para que el alcohol atorado por la digestión salga no es tan mala idea. Pero sólo debe practicarse en casos extremos y con mucha precaución.

VIDEO RELACIONADO: