Después de la investigación realizada por Edmunds, la agencia de noticias Reuters reporta que los consumidores estarían menos interesados en adquirir un nuevo automóvil de las marcas Hyundai y Kia, producto del rendimiento inflado en cuanto a consumo de combustible. Según la métrica de Edmunds que mide la "Intención de compra", en el caso del Kia Soul disminuyó en un 1.9 por ciento, siendo el modelo que sufrió la mayor caída producto de la bochornosa distorsión en la eficiencia de combustible declarada por el fabricante.

El sedan compacto Hyundai Elantra disminuyo su intención de compra en un 0.4 por ciento, mientras que los modelos Hyundai Accent, Veloster y Kia Rio también tuvieron disminuciones en este ranking.

Analistas de Edmunds consideran que este problema podría afectar a "futuros negocios", como también a la credibilidad de la marca entre los consumidores y clientes estadounidenses. Por otra parte Moody`s estima en unos $100 millones anuales el costo de compensación a clientes, cifra que no incluye potenciales demandas provenientes de diversos juicios por clientes que se sintieron estafados.

¿Te parece interesante este artículo?, sigue leyendo pero antes...
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

Otros analistas creen que el problema de información por parte de las automotrices surcoreanas, no tendrán un impacto serio en la imagen ni en el desempeño de las marcas en cuanto a ventas, ya que Toyota hace unos pocos años tuvo un problema más grave que causo enormes "recall" o "llamados a revisión" y en el día de hoy la marca nipona sigue con un codiciado puesto entre las automotrices más grandes del mundo y candidata en 2012 para obtener el primer lugar.
¿Qué opinas?

Fuentes: Reuters, Automotive News, YouTube