Por Antonieta Cádiz, la-opinion

WASHINGTON, D.C.— A tan sólo cuatro días de convertirse en el presidente de México, Enrique Peña Nieto arriba hoy lunes a Estados Unidos. El objetivo es reunirse con líderes del Congreso y el presidente Barack Obama, con quien se entrevistará mañana martes en la Casa Blanca.

Atrás quedó la época de exámenes -como le llamó la prensa mexicana- a las reuniones entre Enrique Peña Nieto y altos personeros estadounidenses, en periodo electoral. Ahora, el Presidente electo llega en una posición muy diferente a Washington, donde dará las primeras señales sobre el tono de la relación bilateral.

"El mandatario espera con interés el encuentro con el presidente electo Peña Nieto, para que éste le exponga su visión para liderar a México en los próximos seis años. Durante su reunión en la Oficina Oval la agenda para discusión incluye una amplia gama de asuntos bilaterales, regionales y globales", declaró el secretario de prensa estadounidense, Jay Carney.

Peña Nieto llega a Washington después de un gobierno que ha dejado cerca de 60,000 víctimas en la lucha contra el narcotráfico y con una lista de pendientes enorme. Sólo por nombrar algunos puntos, figura el conflicto por las exportaciones de tomate mexicano y las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


"Pienso que existe cierta preocupación en México por la imagen del PRI acá. Pero la verdad es que el partido es diferente, porque México es distinto. El país es democrático, abierto, moderno. Es un socio comercial importante. La idea de que el viejo sistema autoritario de gobierno se restaurará es absurda", explicó el experto en América del Norte, Robert Pastor.

"Las visitas de un presidente electo no cambian los paradigmas de la relación. No existen las condiciones para resolver nada, pero sí son importantes para sentar el tono entre ellos. Esta reunión es una oportunidad para que los dos líderes vayan tanteando cómo será la relación y pongan algunos lineamientos sobre los temas que abordarán después", aseguró Andrew Selee, director del Instituto México en el Woodrow Wilson Center.

"El asunto número uno será competitividad, área económica. Luego, seguridad y, tercero, la agenda de inmigración", agregó.

Consultado por La Opinión, el subsecretario de comercio para intercambio internacional, Francisco Sánchez, se mostró esperanzado en lograr avances con el próximo gobierno. "No voy a especular respecto a la fecha en que se resolverá esto, sólo puedo decir que existe una voluntad de trabajar en este tema. Pero un solo punto no define la importancia de la relación entre México y Estados Unidos", dijo.

En septiembre, el Departamento de Comercio de Estados Unidos decidió vetar el tomate mexicano en respuesta a una petición de productores del estado de Florida, que consideran que el producto es vendido por debajo de sus costos.

Desde entonces se ha iniciado una lucha frontal desde México para impedir la aplicación de un arancel de 16.65%, que entraría en vigor en 2013.

Peña Nieto sostendrá una reunión con la líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA). Hasta el momento no se ha agendado un encuentro con el presidente de la asamblea, John Boehner (R-OH), según lo comentó personal de su oficina.

"Es probable que en la Casa Blanca y el Congreso se mencione una reforma migratoria, pero en el marco de profundizar la integración económica entre ambos países. Incentivar al Presidente Obama a que se mueva con esta agenda", resaltó Pastor. Peña Nieto permanecerá menos de 24 horas en territorio estadounidense, para luego dirigirse a Ottawa, Canadá.

** El artículo se publicó originalmente en La Opinión

Videos relacionados: