Si está pensando en cambiar de auto este fin de año podrá encontrar buenas oportunidades especialmente en la opción de arrendamiento o lease.

Pero no espere las grandes rebajas de otros tiempos sobre el precio de lista de los autos.
"La industria se ha estabilizado mucho más y las automotrices están fabricando menos autos", dijo a HuffPost Voces, Jesse Toprak, analista de Truecar.com, firma de información de precios de autos con sede en Santa Monica (California).

Según Toprak, antes de la recesión se estaban fabricando en Estados Unidos cerca de 16 millones de autos por año y este año la cifra se ha reducido a 14 millones.

Esto indica que los concesionarios están acumulando menos inventarios porque la industria cada vez se adapta mejor a la demanda de la economía.

Durante la crisis era factible decir que el mejor momento para comprar auto era al final del mes porque los concesionarios acumulaban inventarios y para reducirlos ofrecían grandes descuentos. Según Toprak, esto ya no está ocurriendo.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


El lease está de moda

Y es por esta razón de la menor producción que el "lease" (arrendamiento financiero) está de moda y también por las bajas tasas de interés.

En el lease el comprador paga por la depreciación del auto pero en las condiciones actuales los autos se están depreciando menos. Según Toprak, la menor producción de autos nuevos ha hecho que haya menos autos usados disponibles en el mercado. La menor cantidad de oferta ha hecho que los precios de los autos usados bajen menos de lo normal.

Si los autos se deprecian menos, el pago por un lease es menor este año y por eso es que hay oportunidades especialmente para quienes quieren darse el gusto de un auto un poco más lujoso.

Las cifras del lease están en aumento. Según Toprak mientras en septiembre de 2009 el 11 por ciento de todos los autos vendidos en Estados Unidos eran por el sistema de lease, este año la cifra ha aumentado al 25 por ciento. Cerca del 60 por ciento de los autos se vende con financiación, y el esto, cerca del 15 por ciento, son ventas en efectivo.

Comprar con mucha información

El mercado puede haber cambiado y hoy existen condiciones muy favorables para comprar, pero los consumidores tienen que hacer un mayor esfuerzo de obtener información y educarse sobre los productos para obtener los mejores precios.

La clave, según Truecar.com, sigue siendo armarse de la mayor cantidad de información posible sobre el auto que se quiere y especialmente sobre lo que otros compradores han pagado por el auto.

"El precio de los autos cada vez se parece más al precio de las acciones en la bolsa", dice Toprak. Esto significa que en el momento de comprar es clave saber cuál es el precio de mercado de cada auto en particular. Estos precios se pueden obtener en sitios de Internet como Truecar.com.

También es muy importante saber qué tipo de auto queremos y antes de cualquier decisión hacer una prueba de manejo porque solo así el comprador puede hacerse a una idea real del tipo de producto que está comprando.

Otras dos recomendaciones: aunque sea un lease, financiación o compra de contado, lo más importante es negociar primero el precio del auto para obtener la mejor opción posible. Y si es con financiación es bueno llegar al concesionario con un crédito aprobado de otro banco o entidad financiera.

De esta manera el comprador ya sabe qué tipo de crédito puede obtener según su historia de crédito y dinero disponible para comprar.

Si compra un lease

Si el lease es la su opción preferida tenga en cuenta que en este tipo de compra usted tiene un límite anual de millas.

En ese caso debe analizar con detalle el uso que espera darle al auto. Las mejores condiciones de un lease serán para quienes manejen menos de 15,000 millas por año.

La razón de esto es que el lease usted paga por la depreciación. Si el auto se usa menos, su valor también disminuye menos. Por otro lado, hay autos que se deprecian más que otros. Tenga en cuenta esto e investigue sobre los modelos que le interesan. Otro punto: el lease normalmente requiere una alta calificación de crédito.

Loading Slideshow...
  • 1. Comer y beber

    Existen muchos escenarios sólo por mencionar algunos: -Que se te caiga el café caliente en las piernas, además de quemarte no podrías controlar el acelerador o freno. -Al tener las manos grasosas por agarrar comida tendrás menos control sobre el volante o la palanca de cambios. En estos casos los conductores pierden la atención al manejar, al suceder un evento inesperado, se genera una pérdida de control de la unidad. <strong>Solución:</strong> come antes o después de conducir; con ello no te pondrás en riesgo. <em>Fuente: <a href="http://www.howstuffwork.com/" target="_hplink">Howstuffwork.com</a></em>

  • 2. Maquillarse, peinarse o rasurarse

    Al conducir, ¿has observado a la mujer que se va peinando o maquillando, así como al señor que se va afeitando con una máquina eléctrica? Incluso muchos usan el famoso espejo de vanidad ubicado en la viscera para realizar dichas actividades cuando conducen. La razón o justificación siempre es la falta de tiempo. Si has hecho lo anterior y hasta el momento te has librado del algún problema, sólo recuerda que siempre es un riesgo que puede llevarte a algo mayor de lo cual te puedas arrepentir después.

  • 3. Atendiendo a tu mascota

    Si eres una persona que adora su mascota y te preocupas por ella, seguramente deseas que te acompañe a todos lados ya sea para pasear, ir a visitar a alguien o al veterinario. En cualquier caso, lo último que necesitas es un animal paseándose dentro la unidad al momento de estar manejando. Por las mismas razones que no te agradaría que alguna persona estuviera husmeando tus cosas dentro del auto. Las mascotas deben ir aseguradas. Afortunadamente existen los <em>carriers</em> -son como maletas- especiales para gatos o mascotas pequeñas. Para perros grandes, puedes optar por dividir el área de la cajuela -si tienes camioneta- o los asientos posteriores con una barrera de protección; asimismo te convendría usar el cinturón especial para perros. El dispositivo adecuado para tu mascota, debe ser cómodo y tolerable para ella; que le permita disfrutar el viaje adentro del auto.

  • 4. Cuidando a los niños

    De acuerdo con la Fundación AAA por la Seguridad en el Tránsito en EUA, los pasajeros son catalogados por los conductores como las causas más frecuentes de distracción. Los niños te distraen cuatro veces más que los adultos, mientras que los bebés son mucho más, según la institución. Por el bien de todos los involucrados, si los pequeños están gritando o haciendo cualquier cosa que te obligue voltear y atenderlos, mejor estaciónate.

  • 5. Manejando con sueño

    De acuerdo con la Fundación AAA por la Seguridad en el Tránsito, casi el 41% de los conductores han declarado que se han dormido manejando en cierto punto. La NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) en Estados Unidos, estima que la conducción soñolienta causa 100,000 accidentes al año en ese país, resultando en 40,000 heridos y 1,550 muertes.

  • 6.- Manipular sistemas de entretenimiento

    Sabiamente, los reproductores de DVD y <em>Bluerays</em> de fábrica están ubicados para reproducirse exclusivamente para los pasajeros de plazas traseras, es decir, para que no sean vistos por el conductor. Por otra parte, estéreos, iPods y sistemas de navegación pueden ser dispositivos digitales muy peligrosos. No hay nada malo con tener a bordo un sistema de info-entretenimiento, pero lo importante es que los conductores necesitan saber cuándo operarlos y definitivamente no manejando.

  • 7. Texteando o consultando redes sociales

    De acuerdo con la NHTSA, al estar mandado mensajes de texto o como se le conoce en inglés <em>texting</em> se incrementa 23 veces la posibilidad de chocar al momento de estar conduciendo. Toma cerca de cinco segundos de tu atención monitorear y teclear para mandar un breve mensaje de texto.

  • 8. Hablar por teléfono

    Desde los 80s que apareció el teléfono celular, se convirtió en un aparato "necesario" para muchas personas y es un gran problema al conducir. Manejar usando el teléfono celular, aunque sea con manos libres, obstaculiza la reacción del conductor al mismo nivel que poseer un nivel de alcohol en la sangre de 0.8. Estudios sugieren que el hablar por teléfono celular cuadruplica el riesgo de una persona en ocasionar un accidente.

Videos relacionados: