Ricky Hatton tardó más tiempo en decidir regresar a los encordados, tres años y medio, que en ser derrotado de nueva cuenta.

La noche del sábado en Manchester, Inglaterra, el ex campeón mundial de boxeo regresó a los encordados después de un prolongado retiro para ser noqueado en el ucraniano Vyacheslav Senchenko en nueve episodios.

Antes de subir al encordado, el inglés de 34 años de edad había asegurado que su regreso obedecía a que sus fanáticos merecían otro final y no ese dramático nocaut que sufrió en el 2009 a manos del filipino Manny Pacquiao. Por eso, tras mucho meditar el 'Hitman' subió a los encordados pero se encontró con un potente gancho a las zonas blandas del cual no pudo recuperarse.

A pesar de arrastraba una inactividad de 42 meses el nativo de Chesire se mostró rápido de manes y hambriento por ese nocaut que dejara en el olvido su último tropiezo, pero el mismo impulso llevó al Hitman a descuidar la guaria en varias ocasiones.

Senchenko aprovechó muy bien la oporutnidad y lo conectó de lleno, provocando que el peleador se fuera desmadejado al piso hasta que el referi le paró la contienda.

"Necesitaba una pelea más para ver si todavía podía competir, y no pude", dijo Hatton, quien anunció su retiro inmediatamante después de tres duelos.

"Un peleador sabe y se que no tengo nada más que dar. Muchas peleas duras. Ya he acabado el fuego de la vela. He puesto mi cuerpo en situaciones difíciles, dentro y fuera del ring, pero no me importa lo mucho que entrene, no odiarían hacer nada mejor que lo que soy", finalizó.