Huffpost Voces

Cowboys, Lions y Jets pierden en casa

Publicado: Actualizado:
COWBOYS
Cowboys Dallas. | AP

Robert Griffin III alzó los puños, hincó una rodilla para hacer una oración rápida y señaló al cielo.

Esa es la rutina en cada pase de touchdown para el ganador del Trofeo Heisman de la Universidad de Baylor, y la hizo en cuatro ocasiones en su impresionante regreso a Texas, ahora como profesional.

Griffin lanzó para 311 yardas y cuatro touchdowns para que los Redskins de Washington vencieran el jueves 38-31 a los Cowboys de Dallas.

"Es como 'Cool Hand Luke''', dijo el entrenador de los Redskins, Mike Shanahan, sobre Griffin, relacionándolo con un personaje de cine interpretado por Paul Newman en la década de 1960. "No se molesta demasiado por nada".

Griffin hizo ver a los Cowboys como un equipo universitario en el segundo cuarto al lanzar pases para tres anotaciones, la primera ocasión en 13 años en que Washington registra un período de 28 puntos, lo que permitió que los Redskins (5-6) acumularan una ventaja de 28-3 al medio tiempo.

Luego de que Tony Romo lanzara el pase de touchdown más largo de su carrera —uno de 85 yardas a Dez Bryant en las postrimerías del tercer cuarto_, Griffin respondió al convertirse en el primer quarterback de los Redskins con cuatro pases de anotación en partidos consecutivos.

Y finalmente, cuando los Cowboys se acercaron a un touchdown de diferencia y la gente pensó que podía ocurrir un milagro en los últimos segundos —como fue la victoria por un punto de Dallas sobre Washington en el Día de Acción de Gracias en 1974_, Griffin condujo tranquilamente a los Redskins en una ofensiva que se quemó los minutos y acabó con un gol de campo para dejar una ventaja de 38-28 en su primer partido como profesional en Texas desde su brillante paso por la Universidad de Baylor.

"Cada vez que uno tiene a alguien como él, nunca se preocupa por él", dijo el cornerback DeAngelo Hall, que puso la mesa para un touchdown en la primera mitad con una intercepción. "Uno se preocupa de que los señores a su alrededor sean capaces de aguantarle el paso".

Romo perdió por primera ocasión en seis partidos como titular en el Día de Acción de Gracias, a pesar de haber conseguido 441 yardas —una marca personal en su carrera— y tres touchdowns en la segunda mitad. El quarterback de Dallas corrió para conseguir una conversión de dos puntos luego de enviar un pase de anotación a Felix Jones y lanzó otro pase de touchdown a Bryant para que los Cowboys se acercaran a 35-28 con 8:24 por jugarse, luego de que perdían 28-3 al llegar el medio tiempo.

"Pensé que teníamos una buena oportunidad", dijo Romo, que empató una marca personal con 62 intentos de pase.

En tanto, en East Rutherford, Nueva Jersey, Tom Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra sacaron su mejor juego y le pegaron a los Jets de Nueva York desde temprano.

Al menos en el primer cuarto el partido se mantuvo reñido, pero para el medio tiempo ya era una paliza.

Brady lanzó tres pases de touchdown y corrió para anotación en un encuentro en el que Nueva Inglaterra avergonzó profundamente a los Jets y los vapuleó 49-19 como visitante.

¿Te gusta este artículo?, sigue leyendo pero antes...
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí


Luego de que el primer cuarto se fue sin anotaciones, los Patriots (8-3) arrancaron una racha de touchdowns mientras se aprovechaban de diversos errores de unos desventurados Jets (4-7). Nueva Inglaterra anotó cuatro veces en apenas seis minutos —incluyendo tres en un lapso de 52 segundos— para concluir un segundo cuarto de 35 puntos.

Julian Edelman devolvió un balón suelto para anotación y atrapó un pase de 56 yardas para touchdown antes de abandonar el terreno con una lesión en la cabeza. Shane Vereen atrapó un pase de anotación de 83 yardas, Steve Gregory regresó 32 yardas un balón suelto también hasta las diagonales, Stevan Ridley corrió nueve yardas y Wes Welker atrapó un pase de tres yardas para sumar puntos.

El piloto de los Patriots, Bill Belichick, se convirtió en el octavo entrenador de la NFL con 200 victorias en su carrera, incluyendo playoffs.

En la mañana, en Detroit, los Lions perdieron su tercer partido consecutivo y se complicaron el objetivo de llegar a la postemporada.

Un gol de campo de 32 yardas, convertido por Shayne Graham cuando restaban 2:21 minutos del tiempo extra, permitió que los Texans de Houston vencieran 34-31 a Detroit, cuyo entrenador cometió un costoso error en el tiempo regular al infringir una regla de la NFL.

El pateador de Detroit, Jason Hanson, tuvo la oportunidad de lavar el error de Schwartz, pero su intento de gol de campo, de 47 yardas en la quinta posesión del tiempo extra, pegó en el poste derecho y no entró.

Schwartz desafió la decisión de los árbitros cuando Justin Forsett, de Houston, anotó en un acarreo de 81 yardas en el tercer cuarto. Las repeticiones en video mostraron que la jugada había concluido cerca del medio campo, pero Schwartz impidió que la polémica se dirimiera mediante una revisión automática, y se le sancionó por conducta antideportiva.

"Yo tuve la culpa", reconoció Schwartz ante sus asistentes y jugadores a un costado de la cancha mientras se daba golpes en el pecho.

Y sí, él la tuvo. Ese touchdown que acercó a Houston a tres puntos resultó válido. Los Texans (10-1), líderes de la División Sur de la Conferencia Americana, se pusieron arriba en el marcador por primera vez cuando Graham se reivindicó de un gol de campo fallido en una prórroga llena de balones perdidos.

Houston ha ganado cinco partidos en fila, incluidos dos en tiempo extra. Y si un puñado de equipos pierde, se meterá a los playoffs antes de que comience a entrenar para los encuentros de la próxima semana.

Detroit (4-7) extendió su racha de derrotas en Día de Acción de Gracias a nueve consecutivas.

También en HuffPost Voces

Fotos de la NFL
de
Compartir
Twittear
PUBLICIDAD
Compartir esto
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección