Lindsey Stone, una mujer de Plymouth, Massachusetts que publicó una foto de sí misma gritando y mostrando el dedo medio frente a la tumba de un soldado desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington fue despedida de su trabajo y ha creado una ola de indignación en las redes sociales.

Stone, quien se encontraba en un viaje de trabajo en Washington D.C. visitó junto a otra compañera el cementerio y subió la foto a su página personal de Facebook, la imagen generó el inmediato repudio entre la mayoría de sus seguidores y entre quienes compartieron la imagen.

En pocas horas, la fotografía se convirtió en viral y se creó un movimiento en Facebook llamado “Fire Lindsey Stone”.

Ante la presión pública, el empleador de Lindsey Stone, Living Independently Forever, Inc., una organización sin fines de lucro, basada en Hyannis, anunció que Stone y su amiga habían sido despedidas de sus empleos y que la empresa no tenía vínculo alguno con la "lamentable actitud de las mujeres y que lo que hicieron fue irrespetuoso y ofensivo".

De igual forma en el sitio de Internet change.org se creó una petición con el fin de que las personas que desaprobaran la actitud de Stone manifestaran su descontento.

lindseystonefacebookphotoarlingtonnational570