Huffpost Voces

Jill Kelley, socialité que tiene tambaleándose a la política estadounidense

Publicado: Actualizado:
JILL KELLEY
Jill Kelley es la mujer en el centro del escándalo que involucra altos mando del ejército. | AP

La mujer que tiene tambaleando a la política estadounidense, Jill Kelley, puede muy bien ser descrita como una especie de Kardashian de Tampa, Florida.

Solo que contrario a la acomodada familia californiana, que todos los días es noticia en los medios de farándula, la situación económica de Kelley no es tan privilegiada.

Para comenzar, no tiene mucho qué presumir en cuestiones académicas y sus finanzas no son estables, a pesar de que está casada con un cirujano especializado en cáncer.

Sim embargo, esta mujer de 37 años está en el centro de un escándalo que causó estragos en las carreras de dos de los más altos mandos del ejército. Uno fue David H. Petraeus, quien tuvo que renunciar como director de la CIA. Otro fue el general de la fuerza naval, John Allen, cuyo posible nombramiento como comandante de las fuerzas internacionales en Afganistán podría no concretarse.

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

Todo comenzó cuando Kelley se quejó el verano pasado ante el FBI de que alguien la estaba acosando vía correo electrónico. La investigación sacó a relucir la relación extramarital de Petraeus con su biógrafa Paula Broadwell, autora de esos correos. La investigación también reveló que existen entre 20,000 y 30,000 hojas de posible "comunicación inadecuada" entre Kelley y Allen, quien en los próximos días sería confirmado en el importante puesto al frente de las fuerzas de la OTAN en Europa.

Kelley, madre de tres niños, se ha identificado como "cónsul honorario general", y hace unos días, cuando pensó que un reportero estaba invadiendo su casa, llamó al 911 y reclamó inmunidad diplomática.

"Soy cónsul honoraria general, así que tengo inmunidad", le dijo una desesperada Kelley al empleado del servicios de emergencias. "No sé si quieras que haya protección diplomática involucrada también".

En realidad, Kelley no es diplomática. Tiene un puesto simbólico de "cónsul honorario" de Corea del Sur, uno de los varios títulos informales que la socialité ha blandido para escalar las altas esferas sociales en la conservadora comunidad militar en la que vive.

Kelley nació en Beirut, El Líbano, y se mudó con su familia al noreste de Philadelphia a mediados de los 70. Ahí, la familia abrió restaurantes, contó David Khawam, dice el diario Los Angeles Times.

Scott y Jill Kelley se mudaron a Tampa hace una década cuando Scott, quien se especializa en cirugía de cáncer del esófago, fue contratado en un hospital local. La pareja compró una casa de 5,500 pies cuadrados en el Bayshore Boulevard, uno de los vecindarios más lujosos de la ciudad.

Kelley era una anfitriona natural, según la describe la nota del Times. Se hizo popular por organizar fiestas donde había caviar y champaña en su pulcro jardín. Ahí era común que funcionarios públicos socializaran altos mandos de la base de MacDill, tan importante en la economía local que sus generales eran tratados como estrellas de rock, describe el diario angelino.

Por eso, cuando los dos mandos del ejército involucrados se fueron de Tampa, siguieron en contacto con la socialité, quien tenía un pase que le permitía entrar a la base durante el día sin necesidad de escolta. El pase fue revocado esta semana.

En Internet

Jill Kelley, Tampa Socialite, Becomes Center Of David Petraeus ...

Second general tied to Tampa socialite Jill Kelley kept low profile in ...

Socialite's climb halted by unfolding scandal

Jill Kelley, key figure in David Petraeus scandal, led lavish life