Advertencia: Esta columna está basada en focus groups realizados en lugares desconocidos y no en las experiencias personales del autor. Está prohibida su lectura a las mujeres.

En muchas ocasiones no sabemos cómo controlar, tratar o calmar a una mujer histérica. Cuando ellas se salen de casillas con razón o no, se vuelven un grave problema para nosotros los hombres. No sabemos qué hacer para que no nos vayan a agredir físicamente y eso empeore las cosas o para que el escándalo que forman con su gritería no termine en un bochornoso incidente tanto social como legalmente.

Creo que he encontrado una fórmula para poder contrarrestar a una histérica: llamarle a una más histérica. Lo explico mejor con lo que me ocurrió anoche en la ciudad de Miami.

A eso de las siete de la noche conducía por el sector financiero de "la ciudad del sol" en medio de un tráfico, embotellamiento, trancón -o como quiera llamarle- insoportable. Los carros iban a menos de cinco millas por hora y prácticamente llevábamos unos 30 minutos en esa situación, en el popular bumper to bumper.

En medio de ese aburrido embotellamiento me llegaron varios mensajes de texto y yo en una imperdonable acción empecé a responderlos, no sé por qué ni cómo, pero solté el pie del freno de mi auto y en tres segundos estaba incrustado en la parte trasera de una camioneta Lincoln Navigator modelo creo yo '94 ó '95.

Recogí mi teléfono que cayó al piso con el impacto, puse las luces de parqueo, y me baje del carro a ver lo que había sucedido. Mientras veía con tristeza el frente de mi automóvil semidestruido, una mujer alta rubia se bajó de la camioneta gritando insultos y manoteando con mucha rabia. Le dije que se calmara y le pregunté si estaba bien. La mujer me respondió que no hablaba mucho inglés porque era francesa... mucho menos español, y me volvió a insultar gritándome en la cara.

La verdad al principio sentí que tenía bien merecidos los insultos porque fue mi culpa, un descuido imperdonable. Y sólo bajaba la cabeza y revisaba que a su gigantesca, mal cuidada, oxidada y sucia camioneta no le había pasado nada. Sólo tenía un pequeño golpe del tamaño de mi mano mientras mi automóvil necesitaba mínimo una semana en cuidados intensivos en algún taller que tuviera mejor precio que los caros concesionarios.

Le dije a la histérica francesa que no me gritara más y que iba a llamar a la policía para que intercediera en el accidente. Se puso más brava y me dijo que ella no iba a esperar dos horas a la policía y que más bien fuera al cajero y le diera $400 para ella arreglar el golpecito que le dio mi carro al suyo. A mí me pareció una exageración la suma, pero viendo que quería llegar a un arreglo, llamé a mi hermana para preguntarle si estaba cerca para que me trajera algo de dinero ($200) ya que no quería dejar el carro ni solo, ni en manos de esta delirante mujer.

Le explique a la francesa que mi hermana llegaría en 30 minutos con el dinero, y eso la puso mas histérica al punto que me manoteo el carro y volvió a insultarme esta vez en francés, lo cual me pareció más fino pero igual de agresivo. En ese momento me entró una llamada de mi hermana preguntándome la dirección y escuchó que la francesa gritaba como una loca. Yo le expliqué a mi hermana que estaba muy grosera por el choque y quería su dinero ya. Mi hermana con voz angelical me pidió que se la pasara al teléfono. Yo la verdad no sé que fue lo que le dijo mi hermana, pero en menos de un minuto la francesa me devolvió el teléfono y me dijo el problema no era con ella, sino conmigo.

Tomo de nuevo el teléfono y mi hermana me dice: "No le pagues un peso y dile que vas a llamar a la policía, esa mujer esconde algo, o no tiene licencia o seguro de carro y que no te vuelva a gritar porque ya le dije que la iba a arrastrar por toda la Biscayne Boulevard".

Señores, santo remedio. Fui donde la francesa y le dije que iba a llamar a la policía inmediatamente… ella me dijo que se largaba porque tenía una cita, pero que le diera la licencia de conducir y mañana cuando le llevara el dinero me la devolvía. Le expliqué que no podía porque estaba muy lejos de mi casa. Empezó a gritar de nuevo y le dije: "OK voy a llamar otra vez a mi hermana y explícale lo que me dices". Qué risa… se montó en su camioneta y se fue sin decir ni media palabra más. No sé qué le dijo mi hermana, pero que dé gracias que no le llamé a una exnovia que seguramente la hubiera vuelto picadillo, porque esa si que era una leona, en todos los sentidos, muy bella además...

Conclusiones:

  1. No textear cuando manejes.
  2. Si se te presenta una histérica, llévale una más histérica. Y así no quedamos como patanes peleando con mujeres, muchos somos de la vieja guardia, "a las damas ni con el pétalo de una flor".
  3. Si se accidenta y tiene todos sus papeles en regla, llame inmediatamente a la policía y se evita entrar en polémicas y discusiones que pueden terminar peor que el propio accidente.
  4. Siempre mantenga buena relación con la más brava de su familia, y con sus exnovias, nunca se sabe cuándo le pueden dar una mano.
  5. Ser agradecido con quienes te ayudan. "Gracias Mary, te quiero".

¿QUÉ TE PARECE ESTA HISTORIA? OPINA AQUÍ

MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • 1. Comer y beber

    Existen muchos escenarios sólo por mencionar algunos: -Que se te caiga el café caliente en las piernas, además de quemarte no podrías controlar el acelerador o freno. -Al tener las manos grasosas por agarrar comida tendrás menos control sobre el volante o la palanca de cambios. En estos casos los conductores pierden la atención al manejar, al suceder un evento inesperado, se genera una pérdida de control de la unidad. <strong>Solución:</strong> come antes o después de conducir; con ello no te pondrás en riesgo. <em>Fuente: <a href="http://www.howstuffwork.com/" target="_hplink">Howstuffwork.com</a></em>

  • 2. Maquillarse, peinarse o rasurarse

    Al conducir, ¿has observado a la mujer que se va peinando o maquillando, así como al señor que se va afeitando con una máquina eléctrica? Incluso muchos usan el famoso espejo de vanidad ubicado en la viscera para realizar dichas actividades cuando conducen. La razón o justificación siempre es la falta de tiempo. Si has hecho lo anterior y hasta el momento te has librado del algún problema, sólo recuerda que siempre es un riesgo que puede llevarte a algo mayor de lo cual te puedas arrepentir después.

  • 3. Atendiendo a tu mascota

    Si eres una persona que adora su mascota y te preocupas por ella, seguramente deseas que te acompañe a todos lados ya sea para pasear, ir a visitar a alguien o al veterinario. En cualquier caso, lo último que necesitas es un animal paseándose dentro la unidad al momento de estar manejando. Por las mismas razones que no te agradaría que alguna persona estuviera husmeando tus cosas dentro del auto. Las mascotas deben ir aseguradas. Afortunadamente existen los <em>carriers</em> -son como maletas- especiales para gatos o mascotas pequeñas. Para perros grandes, puedes optar por dividir el área de la cajuela -si tienes camioneta- o los asientos posteriores con una barrera de protección; asimismo te convendría usar el cinturón especial para perros. El dispositivo adecuado para tu mascota, debe ser cómodo y tolerable para ella; que le permita disfrutar el viaje adentro del auto.

  • 4. Cuidando a los niños

    De acuerdo con la Fundación AAA por la Seguridad en el Tránsito en EUA, los pasajeros son catalogados por los conductores como las causas más frecuentes de distracción. Los niños te distraen cuatro veces más que los adultos, mientras que los bebés son mucho más, según la institución. Por el bien de todos los involucrados, si los pequeños están gritando o haciendo cualquier cosa que te obligue voltear y atenderlos, mejor estaciónate.

  • 5. Manejando con sueño

    De acuerdo con la Fundación AAA por la Seguridad en el Tránsito, casi el 41% de los conductores han declarado que se han dormido manejando en cierto punto. La NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) en Estados Unidos, estima que la conducción soñolienta causa 100,000 accidentes al año en ese país, resultando en 40,000 heridos y 1,550 muertes.

  • 6.- Manipular sistemas de entretenimiento

    Sabiamente, los reproductores de DVD y <em>Bluerays</em> de fábrica están ubicados para reproducirse exclusivamente para los pasajeros de plazas traseras, es decir, para que no sean vistos por el conductor. Por otra parte, estéreos, iPods y sistemas de navegación pueden ser dispositivos digitales muy peligrosos. No hay nada malo con tener a bordo un sistema de info-entretenimiento, pero lo importante es que los conductores necesitan saber cuándo operarlos y definitivamente no manejando.

  • 7. Texteando o consultando redes sociales

    De acuerdo con la NHTSA, al estar mandado mensajes de texto o como se le conoce en inglés <em>texting</em> se incrementa 23 veces la posibilidad de chocar al momento de estar conduciendo. Toma cerca de cinco segundos de tu atención monitorear y teclear para mandar un breve mensaje de texto.

  • 8. Hablar por teléfono

    Desde los 80s que apareció el teléfono celular, se convirtió en un aparato "necesario" para muchas personas y es un gran problema al conducir. Manejar usando el teléfono celular, aunque sea con manos libres, obstaculiza la reacción del conductor al mismo nivel que poseer un nivel de alcohol en la sangre de 0.8. Estudios sugieren que el hablar por teléfono celular cuadruplica el riesgo de una persona en ocasionar un accidente.

Loading Slideshow...
  • Distraerse con el iPod, iPad o el radio

    Fuente: <a href="http://www.anaseguros.com.mx/" target="_hplink">Ana Seguros</a> Manipular aparatos electrónicos mientras se conduce, es un error muy común en los hombres al volante de un vehículo.

  • Hablar por celular

    Manejar usando el teléfono celular, aunque sea con manos libres, obstaculiza la reacción del conductor al mismo nivel que poseer un nivel de alcohol en la sangre de 0.8. Varios estudios sugieren que el hablar por teléfono celular cuadruplica el riesgo de una persona en ocasionar un accidente.

  • Rasurarse

    Realizar esta actividad mientras conducen genera un gran riesgo porque la función del retrovisor central deja de ser útil y se pierde la atención.

  • Escuchar música muy alto

    Este hecho, además de ser molesto para lo demás, genera peligrosas distracciones para quien conduce.

  • Comer y beber

    Esto puede causar un contratiempo o un accidente al manejar el auto. Pierden la atención al manejar y si se genera un imprevisto, pierden el control total del auto.

  • Manejar con sueño

    Manejar cansado es tan peligroso como hacerlo alcoholizado o drogado, un gran porcentaje de accidentes mortales se debe a ello, ya que en una fracción de segundo, el quedarse dormido lleva a este desenlace fatal.

VIDEO: