NUEVA YORK.- A menos de una semana de que los hispanos votaron en cifras récord demostrando ser un factor decisivo en las elecciones, crece la presión en Estados Unidos sobre la aprobación de la reforma de inmigración. Este domingo en Washington dos senadores federales llamaron a retomar la iniciativa bipartidista al tiempo que en Nueva York, una coalición de organizaciones pro inmigrantes, religiosas, sindicatos y funcionarios electos llamaron a cerrar filas con ese propósito.

"La elección tuvo un alcance tal que algunos republicanos están apoyando la urgencia de una reforma migratoria integral. Los demócratas en el Senado esperamos con interés trabajar con los republicanos para llegar a una solución bipartidista, dijo en un comunicado enviado a HuffPost Voces, el senador Schumer quien preside el Comité Judicial sobre Inmigración, Refugiados y Seguridad Fronteriza en el Senado de Estados Unidos.

La coalición proclamó que inmigración será la primera prioridad en los próximos meses, mientras que los senadores Chuck Schumer, demócrata y Lindsey Graham, republicano de Nueva York y Carolina del Sur, respectivamente declararon por separado reactivar la iniciativa bipartidaria hacia la reforma migratoria.

"Sólo horas después de que la elección terminó, el discurso nacional sobre la inmigración ha cambiado", dijo Chung-Wha Hong, directora ejecutiva de la Coalición de Inmigración de Nueva York, en una declaración escrita facilitada a este medio.

De acuerdo a Hong, este es el momento de la verdad. "Funcionarios electos reconocen ahora que la división y el proxenetismo no son estrategias ganadoras, y que el pueblo estadounidense está buscando a ambos lados del pasillo soluciones reales a nuestro sistema de inmigración".

Encuesta

¿Qué esperas del segundo mandato de Barack Obama?

VOTA

Los hispanos en las elecciones del 6 de noviembre votaron abrumadoramente en un 71 por ciento por el candidato demócrata Barack Obama, un aumento sustantivo si se compara con al 67 por ciento que le favoreció en el 2008, por lo que la reacción inmediata de los grupos pro inmigrantes y funcionarios elegidos es presionar sobre la reforma migratoria, ahora o nunca.

En esa consonancia se pronunciaron con este medio los congresistas José Serrano, Nydia Velázquez y la senadora federal Kirsten Gillibrand, los tres representan a Nueva York.

"Ha llegado el momento para una reforma migratoria integral. Los resultados electorales mostraron el poder de la comunidad pro-inmigrante, ahora debemos presionar para una reforma justa y no punitiva. Nuestra comunidad no esperarán más para el camino que se han ganado a la ciudadanía. Ahora es el momento", enfatizó Serrano.

"Los latinos votaron en números récord el martes. Si no estaba claro antes, debería ser obvio ahora que nuestras voces no se pueden descartar. Vamos a seguir presionando para una acción rápida en la reforma migratoria", dijo de su parte Velázquez.

"Es hora de que Washington despierte y escuche el mensaje de la elección y actúe sobre una solución federal a nuestro sistema de inmigración. Estoy más comprometida que nunca a trabajar con el presidente Obama y mis colegas en la aprobación de una reforma migratoria integral que dé a los inmigrantes un camino ganado a la ciudadanía", sostuvo en un comunicado escrito la senadora Kirsten Gillibrand, al comentar sobre el voto hispano, asiático e inmigrantes de todos los orígenes en las elecciones del martes.

La elección del 6 de noviembre reveló un dramático crecimiento e influencia de los votantes latinos, asiáticos e inmigrantes. El porcentaje de votos del electorado asiático aumentó entre el 2008 y el 2012 en once puntos porcentuales para los votantes asiáticos, del 62 por ciento al 73 por ciento, mientras que y la cuota hispana del 9 por ciento al 10 por ciento, es decir el margen de apoyo a Obama, aumentó en cuatro puntos porcentuales, como quedó establecido antes, del 67 por ciento en el 2008 al 71 por ciento en el 2012.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO

Estos cambios en el electorado dan un verdadero impulso a la acción el próximo año sobre la reforma migratoria para mantener unidas a las familias, fortalecer nuestra economía, y honra nuestros valores como nación, estimaron algunas reacciones de las organizaciones pro inmigrantes y defensores de los trabajadores que demandan que esta vez la reforma migratoria se tiene que dar.

Javier Valdés, co-director ejecutivo de Se Hace Camino Nueva York analizó que la creciente influencia del voto latino en estas elecciones no es sólo una cuestión de cambiar la demografía.

De acuerdo a Valdés, "es el resultado de los esfuerzos concertados de las organizaciones para organizar, registrar y asegurar la concurrencia de miles de votantes hispanos e inmigrantes en general a las urnas para demandar acción en materia de inmigración y mantener nuestras familias unidas".

Lucía Gómez-Jiménez, directora ejecutivo de La Fuente estimó que se ha demostrado que el dinero no puede comprar una elección, "porque nuestros votos y nuestras acciones no tienen precio".

"No vamos a permanecer al margen y continuar esperando por las medidas que deben tomarse para reformar nuestro sistema de inmigración. Nuestras comunidades están dispuestas a trabajar codo a codo con el liderazgo alcanzando en la elección, para lograr un cambio real".

"Es innegable que las comunidades hispana e inmigrante de todo el país tuvo un papel decisivo en el resultado de estas elecciones presidenciales", insistió Gómez-Jiménez.

"Me dirijo a Washington con un claro entendimiento de que la reforma migratoria es vital para nuestras comunidades. La reforma integral sacará a la gente de las sombras, fortalecerá nuestra economía y hará nuestras calles más seguras", dijo a este medio la asambleísta estatal Grace Meng, quien ganó la elección en el sexto distrito congresional y se convierte así en el primera funcionaria de ascendencia asiático-americano en representar a Nueva York en el Congreso.

Linda Sarsour, directora ejecutiva de la Asociación Árabe Estadounidense de Nueva York advirtió que el trabajo de la comunidad estadounidense árabe y musulmana no terminó el día de las elecciones.

"Nuestro voto fue sólo el primer paso en nuestro trabajo para asegurarnos de traer progreso real a nuestras comunidades al priorizarla solución de nuestro sistema de inmigración. Ahora es el momento", declaró Sarsour, en un comunicado.

Steven Choi, director ejecutivo del Centro para la Acción Comunitaria Min Kwon destacó que los inmigrantes coreano-estadounidenses resultaron cruciales en la coalición de votantes que reeligieron al presidente Obama.

"Muchos en nuestra comunidad compartimos los valores sobre la necesidad de una reforma migratoria justa”.

De acuerdo a Choi, en Flushing, Queens, los votantes coreano-americanos expresaron su apoyo a una reforma migratoria integral por un margen de 74 por ciento contra el 10 por ciento.

"Ahora esperamos que el presidente Obama cumpla finalmente su promesa de aprobar esta reforma y mantener las familias inmigrantes americanas unidas. Vamos a mantener la presión hasta que eso ocurra", afirmó Choi.

De su parte, Estela Vásquez, vicepresidente del sindicato 1199 SEIU United Healthcare Workers East dijo que la elección, "es un homenaje a todos nosotros --los votantes latinos, asiáticos e inmigrantes-- que acudimos en masa para demostrar el poder de nuestro voto".

Vásquez, agregó que, "ahora el reto en los próximos meses es prepararse y organizarse, movilizarse en todo el país y tocar todas las puertas del Congreso para alcanzar la justicia para nuestras comunidades inmigrantes".

En ese tono también se pronunció Héctor Figueroa, presidente del sindicato 32BJ, "nuestras comunidades seguirán presionando al presidente para invertir en puestos de trabajo, cambiar nuestro sistema fiscal para que los ricos tengan que pagar su parte justa en impuestos y hacer de la reforma integral de inmigración, un elemento clave de amplia y compartida prosperidad".

Loading Slideshow...
  • De acuerdo con cifras del Pew Hispanic Center, en estos comicios hay 23.7 millones de votantes potenciales de origen latino, la mayor cifra de la historia de Estados Unidos y un 22% más que cuatro años atrás.

  • En Estados como Colorado, Nevada, Florida o Carolina del Norte, el crecimiento de la población hispana y su proporción dentro del electorado, les convierte en un grupo cada vez más influyente.

  • El voto latino es crucial para ambos candidatos, y eso lo saben. La cantidad es suficiente para decidir la elección en los llamados "estados columpio" (swing states).

  • Una red de mil 200 organizaciones realizó más de 900 eventos en Estados Unidos en el marco del Día Nacional de Registro del Votante para invitar a los ciudadanos, principalmente hispanos, a registrarse y participar en los comicios de noviembre.

  • Las recientes legislaciones estatales que exigen una identificación oficial para votar han generado una controversia en todo el país, ya que se considera que se privaría del derecho a votar a minorías como los afroestadunidenses y los hispanos.

  • Más de 6.6 millones de latinos votaron en la elección del año 2010. el próximo 6 de noviembre casi 24 millones de hispanos tienen el derecho de votar en los Estados Unidos, un voto muy atractivo para los candidatos.

  • De acuerdo con los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, en 2011 había 51.9 millones de latinos en el país, lo que representa 16.7 % de la población.

  • La comunidad latina es la minoría de mayor tamaño en el país, y la que está creciendo a un ritmo más rápido. Los latinos representan 11% de los votantes en todo el país, habiendo incrementado en 9.5% respecto a las cifras de 2008.

  • Organizaciones de abogacía a favor de la comunidad hispana, como la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), estiman que al menos 12.2 millones de hispanos acudirán a las urnas el 6 de noviembre próximo.

  • Obama ha logrado mantener el respaldo de los hispanos desde hace cuatro años, a pesar de que los hispanos le han recriminado la falta de una reforma migratoria que prometió durante la campaña y el elevado número de deportaciones de indocumentados.

  • Aún no hay cifras a nivel nacional del nivel de registro de votantes de 2012, pero en cuatro estados, Alabama, Florida, Georgia y Carolina del Norte, los niveles de latinos registrados para votar sobrepasa las cantidades de 2008.

  • Los hispanos no solo son una fuerza cultural y social relevante, sino también un bloque político creciente. En la actual administración, de las 500 mil posiciones destinadas a funcionarios electos en ese país, menos de 6 mil son ocupadas por hispanos, cifra que representa el 1% del total.

Videos relacionados: