Si tiene ahorros que quisiera guardar por menos de un año y quiere proteger ese dinero del efecto de la inflación sin asumir ningún riesgo e inversión, desafortunadamente no hay muchas opciones porque las tasas de interés para ahorros están en el nivel histórico más bajo y lo más probable es que se mantengan así por los próximos dos o tres años.

Las tasas de interés de las cuentas de ahorros, de los certificados de depósito y otras cuentas para invertir a muy corto plazo son algunas veces de menos del 1 por ciento.

Un rendimiento anual de 1 por ciento no alcanza a proteger el dinero de lo que pierde por efecto de la inflación o aumento del precio de los bienes y servicios de la economía.

De acuerdo con el Departamento de Trabajo, el índice de precios al consumidor n estados unidos tuvo un aumento de 2 por ciento en el último año hasta septiembre.

Este 2 por ciento es la cifra clave que un ahorrador debe tener en cuenta porque es la tasa a la cual el dinero pierde poder adquisitivo.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Por ejemplo, con una inflación de 2 por ciento, $100 de hoy no serán suficientes parta comprar la misma cantidad de benes y servicios dentro de un año. Se necesitarán $102.Por ello resulta clave invertir el dinero con un rendimiento que al menos cubra la inflación.

"Desafortunadamente en el ambiente actual si se quieren obtener rentabilidades anuales de más de 1 por ciento anual será necesario invertir el dinero en alternativas que implican asumir más riesgo", dijo a HuffPost Voces, Casey Bond, editora de gobankingrates.com, firma especializada en información para el consumidor sobre bancos e instituciones financieras con sede en Los Angeles (California).

Asumir riesgo significa invertir el dinero con la posibilidad de que el rendimiento sea bajo o negativo o alto.

El riesgo es esa incertidumbre. Si el ahorrador definitivamente no quiere convivir con esa inseguridad de que su dinero puede disminuir, lo mejor es conformarse con los rendimientos muy bajos o casi nulos.

Pero pueden existir opciones de inversiones con rendimientos mejores que la inflación y no tan arriesgados.

Para estas opciones habría que buscar en el mundo de los fondos mutuos. Los fondos mutuos son carteras de inversiones de miles de inversionistas juntos administrados por equipos profesionales de inversión.

Lo interesante es que cualquier inversionista individual puede invertir en este tipo e fondos con cantidades pequeñas, a partir de $1,000 o $2,000 y el inversionista tiene acceso a la administración profesional de su dinero.

Según datos de Morningstar.com, firma especializada en análisis de fondos mutuos, los fondos de inversión en bonos del gobierno han tenido una rentabilidad anual de 3.67 por ciento en lo que va de este año. No es una rentabilidad muy alta pero al menos es superior a la inflación del 2 por ciento.

Para invertir en estos fondos es necesario tener una cuenta de un corredor de valores en línea o a través de la filial de inversiones del banco donde tenemos nuestras cuentas.

Otra consideración importante es la liquidez. Al invertir en estos fondos se puede retirar el dinero en cualquier momento, pero será necesario contar con algunos días para que el dinero se transfiera del fondo a su cuenta bancaria.

El dinero nunca estará tan a la mano como si lo tuviera bajo el colchón.

Lo importante a la hora de ahorrar es tener protegerse primero del riesgo der inflación que poco a poco disminuye el valor real del dinero.

Aunque para ser realistas, la inflación no es lo que más preocupa actualmente cuando la economía sigue en una recuperación débil y la Reserva Federal ha anunciado que seguirá con su política de tasas de interés bajas para estimular esa recuperación.

Loading Slideshow...
  • ¿Por qué ahorrar dinero e invertir?

    Acumular un capital para el futuro, para cumplir una meta o un sueño requiere la disciplina y constancia de ahorrar una parte de lo que ganamos cada mes durante largos períodos de tiempo. Por ejemplo, Si logramos ahorrar $100 cada mes y lo invertimos con una rentabilidad del 6% anual en diez años lograremos un capital de $16,390. Si aumentamos el ahorro a 500, en 10 años podríamos acumular $81,942. Estas cifras no son grandes fortunas, pero si pueden ser la base para comprar una casa, apoyar a nuestros hijos con los gastos de la universidad o contribuir a financiar nuestra jubilación. Lo más importante es empezar y mantener la disciplina de ahorro.

  • ¿La clave es invertir bien con una alta rentabilidad?

    No realmente, la clave está en tener capacidad de ahorro. Considere este ejemplo: Si usted logra ahorrar $100 durante doce meses logrará acumular $1,200. Pero si invierte ese dinero cada mes con una tasa de rentabilidad anual del 5 por ciento, logrará ahorrar $1,671. Si logra duplicar la tasa de rentabilidad al 10 por ciento su capital llegará a $2,352. Excelente porque logró casi duplicar su resultado. Ahora supongamos que su rentabilidad es de 0 por ciento o nada, pero es muy eficiente con los gastos y eleva su ahorro mensual a $200. Al cabo de un año tendrá $2,400. Conclusión: invertir con una buena rentabilidad es importante, pero es aún más importante su esfuerzo de ahorro.

  • ¿No puede ahorrar porque no le alcanza el dinero?

    Es hora de hacer un presupuesto. Tome lápiz y papel o abra un archivo de Excel en su computadora. Tome todos los gastos mensuales como renta o hipoteca, compras de supermercado, servicios públicos, celular, gasolina y todo lo demás. Si al comparar todo eso se da cuenta que sus ingresos no alcanzan, ese es el primer problema que tiene que atacar. Reorganice todo para que sus ingresos cubran sus gastos y quede algo para ahorrar. No es fácil, pero es el único camino hacia unas finanzas estables y hacia el cumplimiento de sus metas. Seguro tendrá que hace duros recortes, pero el sacrificio es necesario. La otra solución es aumentar los ingresos. Pero tal vez eso sea más difícil y tome más tiempo. Lo mejor es atacar los dos frentes: recortar gastos y elevar ingresos. De todos modos si no había hecho un presupuesto antes, este ejercicio le resultará muy productivo.

  • Estudie su entorno

    Ya casi está listo para empezar a ahorrar e invertir. Ahora es necesario un análisis de lo que está ocurriendo con la economía del país y del mundo. La economía: La economía de Estados Unidos ha estado en un periodo difícil desde 2008 cuando se produjo una recesión. Aunque el crecimiento del Producto Interno Bruto no es muy alto, el desempleo ha empezado a ceder (ya está en 7.8 por ciento) y se cree que el país está en recuperación aunque sea lenta. Tasas de interés: Las tasas de interés están en niveles muy bajos y se mantendrán así por un buen tiempo porque son parte de la política aplicada para impulsar la recuperación económica. El dinero invertido en fondos de renta fija o en certificados de depósito no es la mejor opción porque la rentabilidad que se obtiene en este tipo de opciones es muy baja y no cubre ni la inflación. ¿Y las acciones? Las acciones tuvieron un período muy negativo entre 2008 y 2009, pero se han recuperado. En lo que va de este año, el índice S&P 500, que mide las acciones de las 500 principales empresas de Estados Unidos, ha tenido un aumento de 9.7 por ciento.

  • Ya tiene un presupuesto y está listo para ahorrar cada mes una cantidad. Ahorre los primeros $1.000 o $2.000 y después abra una cuenta para empezar a invertir sus ahorros. Puede abrirla con los $1.000 o $2.000 iniciales. Pero no olvide seguir depositando su ahorro cada mes sin falta. Hay varias opciones de cuentas para invertir su dinero a través de Internet: -Puede abrir una cuenta individual de retiro a través de una firma administradora de fondos mutuos como Fidelity o incluso a través de su banco. -También puede abrir una cuenta para realizar más operaciones como compra y venta de acciones.

  • Diseñe su estrategia de inversión

    Con el dinero de arranque y el compromiso de ahorrar una cantidad fija cada mes ya es el momento de pensar en qué va a invertir su dinero. Hay muchas opciones. Lo más simple es invertir en fondos mutuos u otros fondos de inversión. Los fondos le dan la oportunidad de invertir su dinero en una mezcla de alternativas como acciones, bonos y hasta bienes básicos como metales o petróleo o productos agrícolas. La decisión de en qué invertir dependerá de su capacidad de asumir riesgo. Si el dinero es para una meta de largo plazo como la jubilación o la educación de sus hijos, lo más lógico es que invierta en un fondo de acciones que es lo que ofrece el mayor potencial de rentabilidad. Pero si usted cree que necesitara el dinero en muy poco tiempo, no asuma riesgos y trata de invertir en un fondo de renta fija o en los de mercado de dinero. Claro recuerde que l rentabilidad será muy baja.

Videos relacionados: