LOS ANGELES, California.- La significativa victoria de reelección del presidente Barack Obama ha vuelto a relanzar con mayor ímpetu la presunta necesidad de una reforma migratoria integral para sacar de las sombras a 11 millones de indocumentados.

"No hay duda de la necesidad de una reforma migratoria. Ahora la pregunta más importante y definitiva es saber cuándo [se dará]", dijo Jorge Mario Cabrera, portavoz de la Coalición Pro Derechos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) a HuffPost Voces.

En su discurso de victoria, Obama prometió negociar con los líderes del Congreso para afrontar juntos los retos del país, incluyendo la reducción del déficit, las reformas al código tributario, liberar a Estados Unidos de la dependencia del petróleo y componer el sistema migratorio.

Según el informe titulado "Los votantes latinos en las elecciones de 2012" de Mark Hugo López, del Pew Hispanic Center, los latinos constituyeron el 10 por ciento del electorado y el porcentaje del voto hispano para Obama alcanzó el 71 por ciento, a diferencia del 27 por ciento otorgado al republicano Mitt Romney.

Encuesta

¿Qué esperas del segundo mandato de Barack Obama?

VOTA

Este porcentaje nacional de votos entre los hispanos es el más alto que se haya registrado a favor de un candidato demócrata desde 1996, cuando el presidente Bill Clinton se hizo acreedor del 72 por ciento de la preferencia.

"Los latinos salimos a votar de manera definitiva, histórica y decisiva", indicó Cabrera. "Ahora debemos mantener el dedo en el renglón [para presionar por la reforma migratoria] participando activamente y que en la discusión también se incluyan otros temas que son de nuestro interés como la salud y la educación.

Durante su primer mandado, la Administración Obama prometió una reforma migratoria que no se materializó, y durante la costosa campaña por la conquista de la Casa Blanca, Romney alienó a los votantes latinos con la idea de la auto deportación.

Alí Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración expresó que la nación atestiguó la fuerza de la democracia y valoró el claro e histórico respaldo de los latinos hacia Obama.

Un extraordinario número de votantes, incluyendo un número récord de votantes latinos, asiáticos y nuevos electores acudieron a las urnas y claman por soluciones prácticas honren nuestros valores y muevan nuestra nación hacia adelante, expresó Noorani. "Ahora, el presidente debe cumplir su promesa de campaña y trabajar con los líderes del Congreso para crear un proceso de inmigración dé sentido común y que trate a todas las personas con dignidad".

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


El experto expuso que los republicanos –quienes tendrán mayoría en la Cámara de Representantes, pero no en el Senado– deben elegir el pragmatismo por encima del extremismo en materia de inmigración, proponiendo soluciones prácticas para crear una ruta hacia la ciudadanía para quienes aspiran a la ciudadanía estadounidense.

"Pero debemos ser realistas y saber que no habrá cooperación en todos los temas en el Congreso, el cual parece disfrutar de la parálisis", indicó Cabrera, el portavoz de CHIRLA. "Sería inteligente de parte de ambos partidos recordar que los jóvenes y los inmigrantes dieron su voto a quienes pueden lograr los cambios, no a quienes abrazan la retorica divisiva".

También, datos de los sondeos a boca de urna divulgados el martes por la cadena CNN indicaron que 71 por ciento de los votantes latinos apoyaron un segundo mandato de Obama, frente a 67 por ciento en 2008. En la elección del martes, sólo 27 por ciento de los votantes hispanos se pronunció por causas republicanas.

"Si no lo hacemos mejor con los hispanos, estaremos fuera de la Casa Blanca para siempre", reconoció la estratega republicana Ana Navarro, que fue vicepresidenta hispana de la campaña presidencial del senador John McCain en 2008.

En Estados Unidos hay 50.5 millones de hispanos, de los cuales aproximadamente 24 millones tienen la posibilidad de votar, según el Pew Hispanic Center. Esa cantidad de votantes es de unos cuatro millones más que en 2008, cuando el total votantes de ese origen era 19.5 millones.

De hecho, en una entrevista con el Des Moines Register en Iowa, dos semanas antes de los comicios, Obama dijo que estaba "seguro" de que podía promulgar reformas bipartidistas de inmigración en su segundo mandato.

"La segunda cosa que estoy seguro de que vamos a conseguir hacer el próximo año es la reforma migratoria. Y puesto que esto es off the record, me limitaré a ser muy contundente", dijo Obama, cuyas palabras posteriormente fueron hechas del dominio público.

"Si gano un segundo mandato, una de las razones por las que voy a ganar un segundo mandato se debe a que el candidato republicano y el partido republicano han alienado al grupo demográfico de mayor crecimiento en el país, la comunidad latina. Y esto es un fenómeno relativamente nuevo”.

En efecto, el mismo análisis del Pew Hispanic Center muestra que, como grupo, los votantes no blancos representaron el 28 por ciento del electorado del país, frente a un 26 por ciento en 2008.

De hecho, los hispanos constituyeron una parte esencial de los votantes en tres estados clave en la elección del martes –Florida, Colorado y Nevada. En Florida, los hispanos representaron el 17 por ciento, a diferencia del 14 por ciento en 2008, donde Obama se hizo acreedor al 60 por ciento de las preferencias, a cambio de un 39 por ciento para Romney.

En Colorado, los hispanos aumentaron su presencia en un punto porcentual: 14 por ciento en esta elección, por 13 por ciento hace cuatro años.

Entre los votantes de Nevada, la participación hispana fue del 18 por ciento, frente al 15 por ciento de 2008. Obama ganó el voto hispano en Nevada con un amplio margen del 70 por ciento contra 25 por ciento del candidato republicano. La selección de Obama aumentó en Florida y Colorado, pero descendió en Nevada.

El análisis del Pew Hispanic Center y las encuestas de salida se limitaron a 12 estados: Arizona, California, Carolina del Norte, Colorado, Florida, Illinois, Nevada, Nuevo México, Ohio, Pennsylvania, Virginia y Wisconsin.

"El mensaje fue claro", dijo Alí Noorani, del Foro Nacional de Inmigración. "El Presidente Obama debe cumplir su promesa de campaña y trabajar con los líderes del congreso para crear un proceso de inmigración de sentido común, que trate a todas las personas con dignidad. Y los republicanos deben elegir pragmatismo sobre el extremismo en materia de inmigración, proponiendo soluciones prácticas que muestren una ruta para quienes aspiran a la ciudadanía estadounidense".

Loading Slideshow...
  • De acuerdo con cifras del Pew Hispanic Center, en estos comicios hay 23.7 millones de votantes potenciales de origen latino, la mayor cifra de la historia de Estados Unidos y un 22% más que cuatro años atrás.

  • En Estados como Colorado, Nevada, Florida o Carolina del Norte, el crecimiento de la población hispana y su proporción dentro del electorado, les convierte en un grupo cada vez más influyente.

  • El voto latino es crucial para ambos candidatos, y eso lo saben. La cantidad es suficiente para decidir la elección en los llamados "estados columpio" (swing states).

  • Una red de mil 200 organizaciones realizó más de 900 eventos en Estados Unidos en el marco del Día Nacional de Registro del Votante para invitar a los ciudadanos, principalmente hispanos, a registrarse y participar en los comicios de noviembre.

  • Las recientes legislaciones estatales que exigen una identificación oficial para votar han generado una controversia en todo el país, ya que se considera que se privaría del derecho a votar a minorías como los afroestadunidenses y los hispanos.

  • Más de 6.6 millones de latinos votaron en la elección del año 2010. el próximo 6 de noviembre casi 24 millones de hispanos tienen el derecho de votar en los Estados Unidos, un voto muy atractivo para los candidatos.

  • De acuerdo con los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, en 2011 había 51.9 millones de latinos en el país, lo que representa 16.7 % de la población.

  • La comunidad latina es la minoría de mayor tamaño en el país, y la que está creciendo a un ritmo más rápido. Los latinos representan 11% de los votantes en todo el país, habiendo incrementado en 9.5% respecto a las cifras de 2008.

  • Organizaciones de abogacía a favor de la comunidad hispana, como la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), estiman que al menos 12.2 millones de hispanos acudirán a las urnas el 6 de noviembre próximo.

  • Obama ha logrado mantener el respaldo de los hispanos desde hace cuatro años, a pesar de que los hispanos le han recriminado la falta de una reforma migratoria que prometió durante la campaña y el elevado número de deportaciones de indocumentados.

  • Aún no hay cifras a nivel nacional del nivel de registro de votantes de 2012, pero en cuatro estados, Alabama, Florida, Georgia y Carolina del Norte, los niveles de latinos registrados para votar sobrepasa las cantidades de 2008.

  • Los hispanos no solo son una fuerza cultural y social relevante, sino también un bloque político creciente. En la actual administración, de las 500 mil posiciones destinadas a funcionarios electos en ese país, menos de 6 mil son ocupadas por hispanos, cifra que representa el 1% del total.

Video relacionado: