WASHINGTON (AP) — David Petraeus, el general de cuatro estrellas retirado que encabezó las campañas militares en Irak y Afganistán, renunció como director general de la CIA, luego de admitir que sostuvo una relación extramatrimonial.

Esa relación fue descubierta durante una investigación llevada a cabo por el FBI, de acuerdo con funcionarios informados del caso. Esas personas hablaron con The Associated Press a condición de permanecer en el anonimato porque no tenían permiso de hacer declaraciones públicas sobre el asunto.

Se desconoce qué era lo que investigaba el FBI o desde cuándo tuvo conocimiento de la relación de Petraeus.

La renuncia sacudió a las comunidades políticas y de inteligencia de Washington y representa un repentino final de la carrera pública del general más conocido de las guerras posteriores a los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Petraeus llegó a ser mencionado como un posible candidato presidencial republicano, y su labor recibió encomios efusivos el viernes, en declaraciones de legisladores de ambos partidos.

El general, que cumplió 60 años el miércoles, dijo a empleados de la CIA en un comunicado que se había reunido con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca el jueves, y le presentó su renuncia. El viernes, el mandatario la aceptó.

"Este tipo de comportamiento es inaceptable, como esposo y como líder de una organización como la nuestra", dijo Petraeus a su personal, acerca de su relación cuestionable.

Petraeus lleva 38 años de matrimonio. Conoció a su actual esposa Holly cuando él era un cadete en la Academia Militar de Estados Unidos en West Point, Nueva York. Holly Petraeus era hija del superintendente de la academia.

El matrimonio tiene dos hijos, incluido uno que encabezó un pelotón de infantería en Afganistán.

Obama dijo en un comunicado que el general ha demostrado "extraordinario servicio a Estados Unidos por décadas" y ofreció una carrera que "hizo a nuestro país más seguro y fuerte".

Calificó además a Petraeus como "uno de los oficiales más sobresalientes".

El presidente indicó que el subdirector de la oficina de inteligencia Michael Morell será el director interino. Morell era el principal asesor de la CIA en la Casa Blanca durante el periodo del presidente George W. Bush cuando ocurrieron los atentados terroristas del 11 de septiembre.

"Confío plenamente en que la CIA seguirá realizando su misión esencial", dijo Obama.

La renuncia llega en un momento delicado. La administración de Obama y la CIA han enfrentado críticas por las lagunas de seguridad e inteligencia que habrían permitido un ataque en el que murió el embajador estadounidense en Libia, junto con tres de sus compatriotas. El tema fue abordado de manera insistente por los republicanos durante la campaña electoral que concluyó el martes con el triunfo de Obama en los comicios.

En particular, la CIA ha sido criticada por dar a la Casa Blanca y a otros funcionarios del gobierno federal información que les llevó a afirmar que el ataque contra el consulado en Bengasi se derivó de una protesta contra una película que denigraba a Mahoma, no de un acto terrorista. Ha quedado claro que la CIA estaba al tanto de que el ataque fue distinto a las protestas que estallaron contra el filme en otras partes del mundo musulmán.

Ahora, sería Morell y no Petraeus quien testificaría en las audiencias a puerta cerrada ante el Congreso, previstas para la semana próxima, sobre los ataques del 11 de septiembre pasado contra el consulado.

El hecho de que el titular de la CIA se involucre en una relación extramatrimonial se considera una falla grave de seguridad y una amenaza en materia de contrainteligencia. Si un gobierno extranjero hubiera sabido de esa relación, sostienen las teorías de inteligencia, Petraeus o su amante podrían haber enfrentado chantajes y la lealtad del funcionario con la seguridad nacional habría quedado comprometida.

La justicia militar considera que ese tipo de relación podría ameritar un juicio marcial.

Si Petraeus no renunciaba, se habría generado ante la tropa la percepción de que su comportamiento resultaba aceptable.

En las oficinas generales del FBI, el vocero Paul Bresson se negó a emitir comentarios sobre las versiones de que la infidelidad se había descubierto en el curso de una pesquisa encabezada por esa dependencia.

Holly Petraeus ha trabajado para ayudar a las familias de los militares. Se incorporó a la nueva Oficina de Protección Financiera al Consumidor, a fin de abrir una división dedicada al auxilio de militares con problemas económicos.

En su comunicado, Petraeus dijo a Obama que "Teddy Roosevelt una vez observó que uno de los más grandes obsequios de la vida es la oportunidad de trabajar duro en una labor que vale la pena hacer. Yo siempre atesoraré la oportunidad de haber hecho eso con usted y siempre lamentaré las circunstancias que pusieron fin a ese trabajo".

Aunque Obama no hizo mención directa de la razón de la salida de Petraeus, ofreció sus pensamientos y oraciones al general y su esposa al indicar que la señora Petraeus "ha hecho mucho por ayudar a las familias de militares a través de su propio trabajo. Les deseo lo mejor en este momento difícil".

El director nacional de inteligencia, James Clapper, dijo en un comunicado por separado que la salida de Petraeus representa "la pérdida de uno de los servidores públicos más respetables de nuestra nación. Desde su larga e ilustre carrera en el ejército hasta su liderazgo en la CIA, Dave ha redefinido lo que significa servir y sacrificarse por el país de uno".

___

Los periodistas de la AP Wendy Benjaminson, Ken Thomas, Donna Cassata, Adam Goldman, Eileen Sullivan, Pete Yost y Anne Flaherty contribuyeron con este despacho.

Videos relacionados: