El pan de muerto es una pieza fundamental en los altares que se construyen el Día de Muertos, pero además es un manjar que puedes disfrutar con un rico café de olla con canela, chocolate caliente o con atole -bebida preparada con leche y fécula de maíz- .

La página web de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas del Gobierno de México, dice que el clásico pan de muerto -en algunos lugares llamado hojaldra-, es el redondo, adornado con su canilla de la misma masa y espolvoreado con azúcar blanca. Sin embargo, en otras poblaciones lo adornan con azúcar rosa, la cual recuerda el uso ceremonial del color rojo en la época prehispánica, y que representa una tumba con un cráneo y varias canillas entrecruzadas que simulan los huesos.

Así que la primera descripción es la que trataremos de reproducir en el paso a paso de la receta que te mostramos a continuación. El maestro Pedro Gutiérrez Sánchez de la Panadería y Pastelería San Rafael, ubicada en el centro de Azcapotzalco, de la Cuidad de México, nos irá explicando el proceso.

INGREDIENTES:

  • 1 kilo de harina
  • 300 gramos de azúcar
  • 300 gramos de mantequilla
  • 15 gramos de sal
  • 5 huevo
  • Canela al gusto
  • 400 mililitros de leche
  • 200 mililitros de agua
  • 40 gramos de levadura

Y ahora sí, ¡manos a la obra!...

Loading Slideshow...
  • Todos los ingredientes se revuelven de manera uniforme hasta formar una masa como la que está en la foto.

  • La masa se deja a la interperie hasta que se infle por el efecto de la levadura. Después se mete al refrigerador durante 2 horas para que tome consistencia.

  • La charola en donde se colocarán las bolitas del pan de muerto para ser horneadas, se embarrará de manteca vegetal.

  • Se toma una tira de masa, ya refrigerada y luego se corta, más o menos en las porciones de cada pan de muerto que se va a formar.

  • Se tira harina tanto en la mesa de trabajo como en las manos y se empiezan a bolear las porciones. Las bolitas se van colocando en la charola previamente engrasada.

  • Ya colocadas las bolitas en la charola, se dejan reposar unos 10 minutos, para que la masa no se reviente. Enseguida se estiran las orillas de manera delicada y se forma una especie de concha.

  • Para hacer los huesos del pan de muerto, separar las porciones que vayan de acuerdo con el resto de la base. Luego hacer los rollitos y con los dedos abiertos girar hacia delante y atrás, hasta formar las canillas de los huesos.

  • La masa de los huesos del pan de muerto son más oscuros porque está trabajada con los mismos ingredientes que el resto del pan, pero con mayor cantidad de canela y harina para darles un sabor más intenso y para que se sientan más duros a la hora de comerlos.

  • El señor Víctor Chavero Lozano, dueño de la Panadería San Rafael, nos explicó que este horno de piedra tiene 85 años de existencia y aunque coce con gas, el sabor es muy distinto a los hornos modernos. Sin embargo, para el horno que tienes en casa, te recomendamos precalentarlo a 180 grados centígrados y cocinar tus panecitos durante 30 minutos.

  • Cuando el pan de muerto sale del horno, se deja enfriar unos 10 minutos y entonces se aplica mantequilla derretida con una brocha y se espolvorea azúcar blanca.

  • Muerto relleno

    También existe variedad dentro del pan de muerto. Hay pan de muerto relleno de crema pastelera, de nata, mermelada o de cajeta. Simplemente, con un cuchillo de cierra, se abre el pan -horneado y espolvoreado de azucar- en dos hojas y luego con una "manga" se rellena del sabor que tus invitados soliciten.

Video relacionado en HuffPost Voces: