Huffpost Voces

Fuerzas sirias y rebeldes combaten pese a tregua

Publicado: Actualizado:
SIRIA
AP

BEIRUT, Líbano (AP) — La fuerza aérea siria disparó misiles y lanzó bombas el domingo contra baluartes rebeldes mientras que la insurgencia atacó posiciones del régimen, a pesar de un alto el fuego que fracasó por la indiferencia de las partes y que había tenido como propósito sosegar la lucha durante una importante celebración musulmana.

El revés a la tregua de limitados objetivos —apenas cuatro días— amerita una reflexión sobria de la incapacidad de la comunidad internacional para poner fin al derramamiento de sangre que se ha prolongado 19 meses en Siria.

También deja entrever que será de larga duración el estancamiento en la guerra civil, que amenaza con alcanzar a países vecinos de Siria, como Turquía, Líbano y Jordania en esta región altamente volátil.

"Este conflicto ha tomado su propia dinámica que debería preocupar a todos", dijo Salman Shaikh, director del grupo de estudios Centro Brookings de Doha.

Naciones Unidas intentó mediar un alto el fuego con motivo de la festividad musulmana de Eid al-Adha, que dura cuatro días y comenzó el viernes. La celebración es una de las más sagradas del calendario islámico, sin embargo, la tregua fue violada apenas se suponía que entraría en vigencia, tal como ha ocurrido con ocasiones anteriores en Siria.

Los activistas dijeron que al menos 110 personas murieron el domingo, cifra similar a la de días anteriores. Del número, 16 personas perdieron la vida en un ataque aéreo contra la aldea de al-Barra en la región montañosa de Jabal al-Zawiya, en el norte de Siria.

El Observatorio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que 15 personas resultaron heridas a causa del estallido de un coche bomba en una zona residencial en el barrio de Barzeh, en Damasco, aunque el objetivo del atentado no estaba claro de inmediato.

Las potencias occidentales han sido cautelosas en cuanto a una intervención directa, no obstante los 35.000 muertos que ha dejado el conflicto armado en Siria, la crisis más sangrienta y prolongada de la Primavera Arabe. Existe preocupación en cuanto a desatar una conflagración que implique más países debido a que Siria tiene frontera con Israel y es aliada de Irán y el poderoso grupo rebelde libanés Hezbolá.

El número de incidentes que ponen de relieve el desbordamiento de la guerra civil siria hacia otras fronteras ha aumentado.

Diversos sectores en Líbano acusan a Siria y Hezbolá del atentado con coche bomba en el que murió el 19 de octubre el jefe de inteligencia del país. El asesinato ha agitado las tensiones sectarias con su posible secuela de muerte en Líbano, donde suníes y chiíes están profundamente divididos en torno al conflicto en Siria. Este panorama aumenta el espectro de una nueva lucha sectaria en Líbano.

___

La periodista de The Associated Press Karin Laub contribuyó a este despacho.