Huffpost Voces

Llegó Halloween a mi barrio

Publicado: Actualizado:
HALLOWEEN PRESIDENTES
Así se celebra Halloween en mi barrio. | Getty Images

Advertencia: Esta columna está basada en focus groups realizados en lugares desconocidos y no en las experiencias personales del autor. Está prohibida su lectura a las mujeres.

En mi barrio para muchas parejas de "ilegales" (infieles), Halloween es la fiesta perfecta para poder caminar de la mano por toda la calle, besarse en medio de la plaza, bailar bien apretados en la cantina, y hasta cenar en un restaurante con velas y vinito. El 31 de octubre no tienen miedo de que llegue inmigración, perdón, no temen que lleguen sus parejas y los sorprendan... es como los inmigrantes en la noche previa a las elecciones.

En la esquina de mi casa vive el más rico del barrio, se llama Romy, y aunque es muy religioso, en Halloween se despeluca. Este día de brujas, Romy deberá llevar un disfraz de El Zorro, (sí, todo de negro) y Candy (su vecina) uno de árabe que le tape toda la cara y sólo deje ver sus ojos. De esta manera, si llegase la fiscalía (los esposos) de alguno de los dos, podrían escaparse rápidamente sin dejar huella. La "acción diferida" que por tanto tiempo han tenido pendiente por el miedo a ser descubiertos, puede llevarse a cabo por fin en Halloween. Aunque a decir verdad, son solo unos dreamers que pueden drenar su pasión una sola vez al año.

A Romy le encantaría poder llevar a Candy a que vea sus inversiones en China y de paso darse una escapadita romántica, pero ambos saben que es imposible ya que tienen al 47 por ciento de sus familias sospechando de su infidelidad.

Dudo mucho que el mejor amigo de Romy, un joven llamado Baryck de quien aun no se sabe a ciencia cierta si es de Aracataca, Colombia o de Chapultepec, México, no vaya a celebrar otra vez en grande el Halloween.

Este muchacho, "El Bary", como le decimos de cariño en el barrio, se le ha metido en la cabeza repetir una vez más, la misma fórmula que utilizó en el Halloween anterior a pesar de que no le dio resultados.

El Bary quiere repetir su disfraz de "Papá bonachón" y pararse en la puerta de su casa a repartir un montón de dulces que ni siquiera pudo comprar con su propia plata, para poder ver que los niños de su barrio estén felices, tanto que a muchos se les olvida ir a la escuela y cumplir con sus obligaciones al día siguiente.

Al frente de mi casa, Billy, el que alguna vez fuese el "Don Juan" más popular del barrio, no sabe ya cómo asesorar a su amigo Bary para que entienda que los niños tienen que buscar dulces en otras casas y no pueden depender solo de los dulces de él.

Mientras tanto, los dos turcos del barrio empiezan a promocionar la casa embrujada por solo $5 dólares, han acondicionado una mansión abandonada que queda en el barrio para seguir asustando a todos los niños.

Según cuentan las malas lenguas, en esa mansión vivió una familia de apellido Bosh que tuvo que irse muy lejos porque causaron muchas disputas entre vecinos y además tuvieron problemas de plata con la mayoría. A algunos amigos del barrio no pueden ni nombrarle el apellido Bosh porque se ponen histéricos, en especial a Romy.

Romy y el Bary prometen volver a darnos a todo el barrio un Halloween increíble, lleno de sorpresas, brujas, militares, bayonetas, payasos, ladrones. En verdad ambos son buenos muchachos y lo más gracioso es que un día piensan una cosa y al siguiente, otra muy distinta. Happy Halloween! (Creo que me esta afectando ver tanto debate presidencial).

¿QUÉ TE PARECIÓ ESTA HISTORIA?

TEMA ANTERIOR:
MIRA TAMBIÉN:
Close
El disfraz erótico para tu signo
de
Compartir
Twittear
PUBLICIDAD
Compartir esto
cerrar
Esta imagen

VIDEO:

Sugerir una corrección