Los hombres alegan que no los conocemos. Tengo una amiga psicóloga que dice que nosotras insistimos en entenderlos y a ellos no les interesa eso. "El hombre solo quiere que lo amen", dice ella. Yo sigo pensando que exigen una gimnasia mental 24/7. Mi hijo alega que nosotras le buscamos segundo significado a lo que dicen y cuando un hombre habla, lo que dice es exactamente lo que pretende decir. No me convence.

En busca de respuestas a nuestras preguntas sobre ellos, encontré una información en la revista Men's Health, pero entrevisté a seis hombres cercanos para latinizar este artículo y cotejar la información. El resultado es mi versión de lo que tu hombre quiere que tú sepas:

  1. Exprésate. Me hace sentir orgulloso, aunque alguien o yo mismo piense que estás equivocada.
  2. Te ves bella en tenis de correr y pantalones cortos.
  3. Si crees que conduzco a alta velocidad, no me has visto cuando no vas conmigo.
  4. Si realmente estás interesada en "nosotros", no te hagas la difícil de alcanzar.
  5. Comprar es un quehacer doméstico, no una actividad.
  6. Cuando haga algo mal o que no te guste, dímelo enseguida, pero una sola vez.
  7. No me hagas preguntas a través de la puerta del baño si yo estoy adentro. Con cada palabra que dices, te amo menos.
  8. No me hables en tono regañón; eres mi pareja, no mi madre.
  9. Me interesas y me pareces bella tú, no tu hermana ni tu amiga ni tu compañera de trabajo. Deja de hablarme tanto de ellas y de preguntar mi opinión sobre cómo lucen.
  10. Mis amigos varones no son negociables y te amo más cuando no te molesta si salgo con ellos de vez en cuando.
  11. No temas dañar tu maquillaje. Al natural luces mejor.
  12. Puedes tener sexo conmigo en cualquier momento.
  13. Cuando estoy viendo el juego de fútbol o de béisbol, te atenderé si eres amable. Si ladras, me tranco y ni escucho ni respondo.
  14. No pido direcciones porque me siento feliz de conducir... a cualquier sitio.
  15. Me gustan los abrazos, los besos y tomarnos de las manos. Y no tienen que acabar en sexo.
  16. No hay mejor sonido en el mundo que tú, teniendo un orgasmo.
  17. La nota del motor de un Porsche o un Aston también tiene un buen sonido, y no es motivo de celos.
  18. Puedo mentir para hacerte sentir bien. No te enojes. De todas maneras cuando preguntas, no buscas la verdad.
  19. Cuando te enojas por una estupidez, cuestiono tu inteligencia.
  20. Eres pésima fingiendo.
  21. Si te ofrezco ayuda cuando te estás preparando para salir, es porque estás tarde. No me pidas que escoja tu atuendo. Voy a escoger lo incorrecto y nos vamos a tardar más. Si me das 2 ó 3 opciones de atuendo para que te lo escoja, puede ser divertido si te los pruebas frente a mí. Pero vamos a llegar tarde.
  22. Vístete bella y pon cuidado en arreglarte. Me encanta lucirte.
  23. Cuando me llamas al trabajo sólo para hablar, no estoy escuchando, estoy leyendo mi correo electrónico.
  24. Me gusta que uses faldas.
  25. Me gusta que me digas que luzco bien, pero no que mi atuendo se ve bonito.
  26. Me gusta el pelo suelto.
  27. Ser buena en la cama significa entusiasmo, sentido del humor y a veces, paciencia.
  28. Cuando discutimos, no me insultes ni me ataques ni me recuerdes asuntos pasados.
  29. Nuestra primera vez me sentí tan nervioso como tú.
  30. Hazme reír y voy a querer estar cerca de ti.
  31. Puedes escoger la película que vamos a ver, pero dime una razón.
  32. A veces me pregunto qué tengo para que una mujer tan maravillosa como tú esté a mi lado. Gracias.
  33. Cuando cocinas para mí, me siento feliz.
  34. No recuerdo lo que "él" dijo ni lo que "ella" contestó. Soy un hombre; no una grabadora.
  35. No dependas de mí para estar al día con las noticias.
  36. Nunca me digas que me conoces mejor que yo mismo. Nadie me conoce mejor que yo.
  37. Pídeme lo que quieres que te compre y lo que esperas que haga por ti con lenguaje directo, claro y específico. Si es posible, dime fecha, hora y lugar. No sé adivinar ni me gusta.
  38. Hagamos un trato: yo resuelvo las situaciones de mi familia y tú resuelves las de tu familia. En el camino, las respetamos mutuamente.
  39. Conversemos los asuntos que nos afectan y lleguemos a acuerdos que nos complazcan a los dos.
¿QUÉ OPINAS DE ESTA LISTA? ¿FALTÓ ALGO?

MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • Cuando alguno de los dos trabaja jornadas muy largas

    Es entendible que en ocasiones tengan que trabajar horas extras o asistir a reuniones importantes que traspasan los horarios regulares de oficina, pero de alguna manera deben tratar de evitar que esto se vuelva una regla. Si siempre salen tarde del trabajo, llegarán a casa cuando la otra persona ya haya cenado por su cuenta e incluso tal vez haya decidido irse a dormir. Si esta dinámica se convierte en su día a día, llegará un momento en el que quien siempre está solo en casa, se canse y aburra de esperarles sin sentido. Dos cosas podrán suceder: un reclamo en tono de pelea surgirá, o bien, se dará un alejamiento con toda la indiferencia del mundo.

  • Cuando trabajan hasta en fines de semana

    Cuando el trabajo se vuelve más demandante cada vez y de poco en poco les va siendo inminente ocupar hasta sus días de descanso para resolver pendientes laborales, la oportunidad de disfrutar los ratos de ocio juntos desaparece. Aquel que sí puede descansar los fines de semana, será el único que asista a las reuniones familiares o con amigos. Sólo uno de ustedes irá al club, a pasear al perro o al cine, y pronto, se volverá prácticamente en una persona soltera. Sentirse abandonado de esa manera sólo hará que el amor se diluya.

  • Cuando el trabajo genera malhumor y estrés

    Cuando alguien tiene problemas en la oficina o demasiada carga de trabajo, todo el tiempo estará hablando o quejándose de ello. Cuando el trabajo se vuelve el único tema de conversación entre ustedes, o alguno pasa todo el tiempo atendiendo llamadas o correos electrónicos de la oficina, la situación se vuelve incómoda y aburrida. Aunque pasen tiempo juntos, la relación no se enriquecerá en absoluto, y por el contrario, se volverá una carga para el que sirva de confidente.

  • Cuando no hay energía para el romance

    Cuando por fin se liberan y dejan de pensar en el trabajo, la energía que les queda es mínima. Ven tele y se quedan dormidos, platican y parecen zombies... y en la cama, nunca hay vitalidad para una sesión de sexo. ¿Crees que esto no acabará con la paciencia de tu pareja? Están juntos para compartirlo TODO, y si bien es cierto que ambos deben ser comprensivos y entender que el trabajo es importante, no pueden dejar de lado los cariñitos y los instintos más básicos.

  • Cuando la presión del trabajo afecta su salud

    Todo el estrés que genera el trabajo, tiene repercusiones físicas: el sistema endocrino se ve afectado, aumentan el estrés y la ansiedad, se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (infartos, anginas de pecho, hipertensión), insomnios, trastornos urinarios... ¿Qué tal te suena esto? Si enfermas, tu pareja tendrá todo el derecho de decirte: "te lo dije". Una cosa es estar juntos en la salud y en la enfermedad, pero otra es tener que atender los achaques que la obsesión por el trabajo pueda provocar en alguno de ustedes sólo por la necedad de no querer liberarse un poco de él.

  • Lo que debe hacer el que sufre el abandono:

    Se debe decir lo que se siente, hacer evidente lo que afecta. "Estoy triste", "necesito que algo cambie", "necesito pasar tiempo de calidad contigo". Si no te haces escuchar, tu pareja podría ni enterarse de que hay un problema entre ustedes. No se vale que te calles lo que te molesta y un día, de buenas a primeras, simplemente te alejes y termines la relación.

  • Lo que debe hacer el trabajador compulsivo:

    Aunque no lo creas, la solución está en ti. Por muy demandante que sea tu trabajo, tú, tus compañeros y jefes, entienden que también tienes vida personal. La salud de tu relación de pareja puede ser el motor para el resto de tu vida, así que no la sacrifiques en nombre del trabajo. Debes encontrar tiempo para pasar tiempo de calidad con tu pareja. Escucha y sé sensible o a lo que la otra persona siente y no des por hecho que estará a tu lado siempre sin importar que la ignores.

VIDEO RELACIONADO: