NUEVA YORK.- El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) está nuevamente en la mira luego de que desde agosto a lo que va de octubre, varios de sus agentes se han visto involucrados en tiroteos en los que han resultado muertos dos hispanos, dos afroamericanos, un indigente y un hombre que había perdido su trabajo, estos dos últimos de raza blanca.

A esto se incluye que durante el 2012 el NYPD ha estado bajo el escrutinio público por el uso de Stop and Frisk, una táctica de cateo que, de acuerdo con un reciente informe de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU), es usada desproporcionadamente contra hispanos y negros.

El NYPD ha sido señalado, entre los departamentos de policía de la nación, el más violento, o de usar fuerza excesiva en sus operaciones. La policía neoyorquina también figura, junto a la de Las Vegas, Los Ángeles, Nueva Orleans y Chicago, entre las que han enfrentado mayores escándalos de corrupción.

Apenas en octubre del año pasado 16 policías del NYPD fueron arrestados tras una investigación que determinó que tenían una práctica generalizada de violaciones a la ley.

En el más reciente incidente, el 4 de octubre, el dominicano Joel Polanco, de 22 años, y miembro de la Guardia Nacional, recibió un disparo en el abdomen que le produjo la muerte horas después en el hospital. La tragedia ocurrió después de que supuestamente Polanco estuviera conduciendo de manera errática a través del Grand Central Parkway a la altura del aeropuerto La Guardia, en Queens, reportó la Policía.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Polanco fue abatido después que detuvo su vehículo y tratara de agacharse para tomar aparentemente un arma. Las investigaciones revelaron que Polanco estaba desarmado, y sus acompañantes confirmaron que siempre mantuvo sus manos al volante. El agente responsable fue el detective Hassan Hamdy, un veterano de 14 de servicio en el NYPD.

"Hay indicios que apuntan a que la policía de Nueva York está actuando precipitadamente. Disparar y luego preguntar es la constante ahora", dijo a HuffPost Voces Julio Cardona, un vecino de Corona, Queens, cerca de donde vivía Polanco.

El periódico The New York Times reveló que el detective Hamdy, que mató a Polanco, fue demandado en el 2001 y en el 2008, y que en ambos casos fue por abuso de autoridad. La ciudad de Nueva York tuvo que pagar miles de dólares para liquidar las demandas de violación a los derechos civiles.

El 25 de septiembre, la policía disparó y mató al afroamericano Mohamed Bah, de 28 años, dentro del apartamento de su familia localizado en el quinto piso de un edificio en Harlem, Manhattan. La madre de Bah llamó al servicio de emergencia para reportar que su hijo se había tornado violento y que se negaba a salir de su habitación. Según la policía, cuando llegaron al apartamento Bah se abalanzó contra los agentes blandiendo un cuchillo, ante lo cual los agente tuvieron que dispararle. El hombre murió de 9 disparos.

En circunstancias parecidas, el 7 de septiembre otro afroamericano, Walwyn Jackson fue muerto a tiros por la policía dentro de su casa en Springfield Gardens, Queens. Según la versión familiar, Jackson estaba deprimido después de haber perdido su trabajo hace dos años y se sentía desesperado por no contar cómo sostener a su familia y a su nuevo bebé. La policía reportó que Jackson los atacó con un cuchillo cuando ellos llegaron.

Raúl Castillo, de Jackson Heights, dijo que "se entiende que los policías están entrenados para inmovilizar a una persona sin necesidad de dispararles mortalmente. Eso es lo último que pueden hacer".

Cardona y Castillo coinciden en que el NYPD está cometiendo excesos principalmente contra los hispanos y negros.

También el 7 de septiembre, esta vez en un vecindario del Bronx, fue abatido el dominicano Reynaldo cuevas, de 20 años, quien irónicamente había llamado a la policía para reportar un asalto en la bodega, el negocio familiar donde trabajaba. Cuevas murió a causa de un disparo que "accidentalmente" hizo uno de los policías que atendieron el llamado de auxilio.

Ahora, tras la muerte Cuevas, los bodegueros neoyorquinos no saben si llamar a la policía o dejar que les roben, dicen.

Ramón Murphy, presidente de la Asociación de Bodegueros de Estados Unidos, (ASOBEU), así como Fernando Mateo, de Hispanics Across América, y varios líderes comunitarios, rechazaron la forma en que la policía actuó con el incidente.

Los dirigentes exhortaron al comisionado de policía de Nueva York, Raymond Kelly, a "sancionar debidamente al agente que cometió este crimen", e instaron a entrenar mejor a sus agentes para evitar otro incidente de esa naturaleza.

Dijeron además que seguirán el proceso "para asegurar que el policía que asesinó al joven dominicano pague por su crimen".

A principios de agosto, la policía disparó y mató a un indigente de raza blanca de 51 años de edad, en la céntrica zona de Times Square. De acuerdo al NYPD, el hombre, aparentemente embriagado, se abalanzó sobre los agentes con un cuchillo en la mano, por lo que fue abatido de varios disparos.

El 24 agosto, dos agentes dispararon y dieron muerte a Jeffrey Johnson de 58 años de edad, que acababa de matar a un excompañero de trabajo fuera del Empire State Building. En esa oportunidad al menos nueve transeúntes resultaron heridos con fragmentos de bala producidos durante el tiroteo del NYPD.

"Si usted mira, entre los muertos o los arrestados por la policía, siempre somos las minorías, los pobres. Pero lo que más duele es que nos meten bala, cuando hay muchas formas de dominar a una persona", afirmó Ramona Pimentel, una residente de Springfield Gardens.

El 8 de octubre, cientos residentes de Brooklyn marcharon hasta la alcaldía y luego al cuartel central del NYPD para protestar en contra de la última oleada de disparos de la policía. Entre los manifestantes estaba Kadiatou Diallo, madre del inmigrante africano Amadou Diallo, quien murió baleado con 41 disparos hechos por policías en 1999 en el Bronx.

El cuerpo de Polanco fue sepultado este fin de semana en el cementerio de Rego Park, y en medio de la conmoción, Cecilia Reyes, madre de la víctima, clamó justicia para su hijo.

"Era mi bebé, el único hombre de la casa. Nadie puede entender el dolor que siento. Sólo queremos que las investigaciones se hagan de manera correcta y tengamos justicia. No queremos encubrimientos", dijo.

El viernes, Richard Brown, fiscal del distrito de Queens anunció que el detective Hassan Hamdy será llevado ante un Gran Jurado integrado por 23 miembros para determinar si hay motivo fundado para acusarlo formalmente por la muerte de Polanco.

"Les aseguré que nuestra investigación está activa y en curso y que se completará con la mayor rapidez posible. Cuando concluyamos vamos a presentar todos los hechos ante el Gran Jurado", anunció Brown.

De su parte en su momento Raymond Kelly, comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, se mostró a favor de una exhaustiva investigación sobre la muerte de Polanco.

El descontento de los neoyorquinos contra el NYPD por los tiroteos fatales, y el creciente índice de arrestos siguiendo la política de Stop and Frisk, coincide con recientes reportes que indican que la pobreza continúa creciendo en Nueva York.

En septiembre, la Oficina del Censo de Estados Unidos reportó que la tasa de pobreza en la ciudad aumentó por tercer año consecutivo. En 2011 la tasa de pobreza fue del 20.9 por ciento, frente al 20.1 por ciento en 2010.

Por otra parte, un reporte de la Oficina de Estadísticas Laborales reveló también en septiembre los resultados de una encuesta conducida en agosto que dice que el desempleo en el Estado de Nueva York continúa en alza. Alcanzó 9.1 por ciento, la más alta desde que empezó la recesión. En cuanto a la ciudad de Nueva York, la tasa se redujo ligeramente, con 9.9 por ciento, aún mayor que durante los peores días desde que inició la recesión.

Otro de los indicadores que ilustra el avance de la pobreza en Nueva York es el número de personas sin hogar; más de 46,000 personas buscan albergue en refugios de la ciudad cada noche, la cifra más alta jamás registrada. De acuerdo con la Oficina de Servicios a las Personas sin Hogar, el alcalde Michael Bloomberg dispuso recientemente abrir 10 nuevos refugios.

Otros videos: