Ningún estado es insignificante para los candidatos a la presidencia, Mitt Romney y Barack Obama. Pero Ohio es otro cantar.

Para dar una idea de cuánto les importa a los demócratas y republicanos este estado, Romney estuvo ahí por varias horas durante cinco días de la semana pasada. Y Obama, en lo que va del año, lo ha visitado 15 veces; el miércoles, a la mañana después del debate del martes, hará otro viaje para ese lugar.

"Ohio es un estado industrial del medio oeste, y en esos estados votan por los demócratas", explicó el Raphael J. Sonenshein, director ejecutivo del Pat Brown Institute, "pero en este caso Ohio tiene una larga historia de apoyar a los candidatos presidenciales republicanos, y es casi imposible encontrar un candidato republicano presidencial que haya sido elegido sin ganar Ohio".

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO

Al menos es la tendencia desde 1964, y por eso en las últimas semanas Romney se ha desvivido haciendo campaña en ese lugar.

Sin embargo, las encuestas más recientes muestran a Obama con una importante ventaja, y eso tiene más que preocupados a los republicanos.

"Si pierdes Ohio [...] es casi seguro que pierdas el resto de los estados industriales del medio oeste", sentenció Sonenshein.

Pero eso no quiere que esta sea una verdad absoluta. El especialista cree que matemáticamente se puede ganar la presidencia sin ganar Ohio, "pero será difícil". Aunque también considera que esta creencia puede ser más un asunto psicológico que real.

Esto porque hay otros estados en el país que son igual de importantes, como Florida y Virginia, pero es Ohio en el que los candidatos creen que deben tener una mayoría.

Mientras tanto, los republicanos ya comenzaron a cambiar estrategias de campaña y a buscar votos en otros lugares en caso de que Ohio siga dando su apoyo a Obama, quien en el resto del país perdió popularidad luego de su pobre desempeño en el primer debate presidencial.

Si Romney llegara a ganar la presidencial sin la mayoría en Ohio, entonces la jugada cambiará en adelante en las elecciones presidenciales.

Pero la historia ha sido otra, y mientras no se demuestre lo contrario, Ohio seguirá siendo la fruta más deseada de los candidatos, que el martes se enfrentarán en un segundo debate que se realizará en New York.

La particularidad de Ohio tiene su antecedente en el rescate financiero que autorizó en 2009 el presidente Obama y al que se opuso Romney. Este movimiento salvó miles de puestos de trabajo de la industria automotriz no solo en ese estado, sino en otros que dependen de esa empresa manufacturera, como Michigan.

"Todo el medio oeste ha sido fuertemente influenciado por el éxito del rescate financiero de la industria automotriz", dijo el académico entrevistado. "Mientras a que Romney le va bien con los votantes de la clase trabajadora en el sur, no le va bien con los de los estados del medio oeste", que son los indecisos, y que al final de cuentas definirán la elección.

Otro aspecto que ha surtido efecto en la campaña de Obama ha sido la publicidad, en la que mensajes dirigidos a la clase trabajadora critican la postura que tomó Romney respecto del rescate para la industria automotriz.

"Los anuncios refuerzan el sentimiento contra Romney", dijo Sonenshein.

Además, grandes figuras de la política y el entretenimiento están listas para echarle una mano a Obama. Para finales de esta semana, el ex presidente Bill Clinton y el cantante Bruce Springsteen aparecerán en un evento proselitista en Parma, al sur de Cleveland.

Una encuesta reciente de NBC/Wall Street, hasta el 11 de octubre Obama tenía 51 por ciento de los votos de los residentes de Ohio. Romney 45 por ciento.

De aquí al 6 de noviembre, día de las elecciones generales, todo puede pasar. Lo cierto es que, dice Sonenshein, si Romney gana sin el voto de Ohio, entonces los candidatos dirán que "ya no necesitamos ese estado".

¿Quién ganó el segundo debate presidencial entre Mitt Romney y Barack Obama?

VOTA

Loading Slideshow...
  • De acuerdo con cifras del Pew Hispanic Center, en estos comicios hay 23.7 millones de votantes potenciales de origen latino, la mayor cifra de la historia de Estados Unidos y un 22% más que cuatro años atrás.

  • En Estados como Colorado, Nevada, Florida o Carolina del Norte, el crecimiento de la población hispana y su proporción dentro del electorado, les convierte en un grupo cada vez más influyente.

  • El voto latino es crucial para ambos candidatos, y eso lo saben. La cantidad es suficiente para decidir la elección en los llamados "estados columpio" (swing states).

  • Una red de mil 200 organizaciones realizó más de 900 eventos en Estados Unidos en el marco del Día Nacional de Registro del Votante para invitar a los ciudadanos, principalmente hispanos, a registrarse y participar en los comicios de noviembre.

  • Las recientes legislaciones estatales que exigen una identificación oficial para votar han generado una controversia en todo el país, ya que se considera que se privaría del derecho a votar a minorías como los afroestadunidenses y los hispanos.

  • Más de 6.6 millones de latinos votaron en la elección del año 2010. el próximo 6 de noviembre casi 24 millones de hispanos tienen el derecho de votar en los Estados Unidos, un voto muy atractivo para los candidatos.

  • De acuerdo con los datos de la Oficina del Censo de Estados Unidos, en 2011 había 51.9 millones de latinos en el país, lo que representa 16.7 % de la población.

  • La comunidad latina es la minoría de mayor tamaño en el país, y la que está creciendo a un ritmo más rápido. Los latinos representan 11% de los votantes en todo el país, habiendo incrementado en 9.5% respecto a las cifras de 2008.

  • Organizaciones de abogacía a favor de la comunidad hispana, como la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), estiman que al menos 12.2 millones de hispanos acudirán a las urnas el 6 de noviembre próximo.

  • Obama ha logrado mantener el respaldo de los hispanos desde hace cuatro años, a pesar de que los hispanos le han recriminado la falta de una reforma migratoria que prometió durante la campaña y el elevado número de deportaciones de indocumentados.

  • Aún no hay cifras a nivel nacional del nivel de registro de votantes de 2012, pero en cuatro estados, Alabama, Florida, Georgia y Carolina del Norte, los niveles de latinos registrados para votar sobrepasa las cantidades de 2008.

  • Los hispanos no solo son una fuerza cultural y social relevante, sino también un bloque político creciente. En la actual administración, de las 500 mil posiciones destinadas a funcionarios electos en ese país, menos de 6 mil son ocupadas por hispanos, cifra que representa el 1% del total.