CARACAS (AP) — El ex candidato opositor Henrique Capriles pidió a sus seguidores no perder el ánimo y evitar el ostracismo luego del triunfo del presidente Hugo Chávez en los recientes comicios presidenciales de Venezuela, y les trazó la meta de conquistar la mayor cantidad de gobernaciones y alcaldías en las próximas elecciones regionales.

"Yo quiero decirle a los venezolanos, mire yo estoy de pie. Yo estaba golpeado, por supuesto, porque trabajamos duro para ganar, pero la democracia es así", dijo Capriles durante una conferencia de prensa.

"No permitamos que la antipolítica vuelva, porque cuando eso ocurre el que está en el poder celebra. Si nosotros no participamos, celebran", indicó Capriles, al referirse a aisladas manifestaciones públicas y a la oleada de mensajes en Internet donde acusan a los líderes opositores de ceder ante las presiones del gobierno, y a Chávez de ganar por fraude.

"Aquí no hubo fraude y lo digo clarito, el proceso de acuerdo a la información que nosotros hemos ido auditando, si aquí hubiera habido algo que pusiera en duda (el resultado), yo sería el primero en decirlo", dijo Capriles, quien recordó que acusaciones semejantes desembocaron en que la oposición no tuvo representación durante cinco años en la Asamblea Nacional debido al boicot que hicieron a las elecciones legislativas del 2005.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


En los comicios del 2010, empero, la oposición participó y logró 67 de 165 escaños, y le bloqueó al gobierno la posibilidad de controlar dos tercios de la Asamblea Nacional, proporción necesaria para aprobar leyes fundamentales y designar a los miembros de los otros poderes.


Reconoció que puede entender que algunos tengan sus dudas después de la "gigantesca guerra sucia" que enfrentó durante la campaña.


"Yo sé a lo que me enfrenté, me enfrenté a un candidato con más recursos... todo el aparato del Estado fue usado para tratar de destruirme. De mí se dijo cualquier cosa... pero conquistamos seis millones de voluntades", resaltó.


"No van a venir a mancharnos con que negociamos algo. Para mí los principios no se negocian. Lo que el pueblo diga es sagrado y el reto es ganarnos al pueblo", insistió.


Aunque Chávez ganó con una ventaja de unos 11 puntos porcentuales, fue su menor margen de victoria y menos de la mitad de su ventaja en las elecciones presidenciales anteriores, en 2006. Entretanto, la oposición obtuvo 2,2 millones de votos más con respecto a 2006, frente a unos 735.000 votos más que logró Chávez.


"El crecimiento que hemos tenido del último proceso electoral a la fecha no tiene punto de comparación, mire allí esta una opción. ¿Vamos a destruir esa opción? yo no creo", dijo Capriles, un abogado de 40 años, gobernador del estado Miranda, cuyo mérito principal fue el de unificar y energizar a la oposición bajo su nombre y banderas políticas.


"Yo voy a hacer todo los que está a mi alcance para que ganen todos los candidatos a gobernador (en diciembre) y alcalde (en abril del 2013)", manifestó.


Chávez ha prometido encabezar un gobierno con más eficiencia y en los últimos días ha dicho que le gustaría dialogar con sus adversarios para unir al país.


En ese sentido, el mandatario llamó a Capriles después de las elecciones, y más tarde afirmó que se trató de una conversación agradable.


Al recordar la conversación, Capriles comentó que el mandatario por primera se dirigió a él llamándole por su nombre y apellido. Durante la campaña, Chávez llamaba a Capriles "majunche", algo de mala calidad, "fascista" o "la nada". Capriles en general siempre se refería al "otro candidato"


Indicó que felicitó a Chávez cordialmente "porque yo soy así, yo le demostré a los venezolanos que no creo en los insultos, yo no hice campaña insultando a nadie".


Algunos venezolanos sostienen que Chávez ignora problemas graves como la creciente tasa de asesinatos, la inflación, el gigantesco déficit de viviendas públicas para los pobres, una infraestructura en franco deterioro y malos servicios públicos, en los que se incluyen apagones diarios en numerosos centros poblados del país.


"Yo estoy seguro que el pueblo venezolano no ha dado un cheque en blanco (a Chávez)", dijo Capriles. Todos "vamos a ver que se ofreció y que se hizo", agregó.

Loading Slideshow...
  • El mandatario venezolano y candidato a la reelección, Hugo Chávez, y su contrincante Henrique Capriles Radonski cierran campaña electoral para las presidenciales del próximo domingo.

  • El presidente de Venezuela busca su tercera reelección tras catorce años en el Gobierno.

  • Henrique Capriles es el candidato opositor con mayor respaldo popular en Venezuela. Ha logrado algo que ningún otro político venezolano ha podido en los últimos 14 años: representar una amenaza seria para el presidente Hugo Chávez.

  • El cáncer descubierto hace un año, que ha ido a tratar ya en dos ocasiones en el Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas en Cuba ha cambiado la manera de hacer política de Hugo Chávez, que se ha calificado a si mismo como la rencarnación de Simón Bolívar.

  • Capriles, un católico devoto de 40 años apodado "el flaco", prometió que de ganar la elección normalizará las relaciones con Washington y el sector privado, que se ha visto seriamente afectado por una ola de nacionalizaciones durante la gestión de Chávez.

  • Chávez confía en que su contrincante no le durará un solo round: “Vayan buscando una camilla, señores de la esquina azul, porque al candidato burgués lo sacarán en camilla del ring, no durará ni un round”.

  • Luego de estudiar derecho, Capriles se transformó en el miembro más joven de la historia del Congreso venezolano, cuando fue electo en 1998, el mismo año en que Chávez ascendió al poder.

  • Chávez lidera la inmensa mayoría de encuestas de cara a las elecciones del domingo, aunque Capriles recortó la brecha en la recta final de la campaña.

  • "Chávez plantea el camino del socialismo. Un Estado que quiere ser dueño de todo. Yo planteo el camino del progreso", asegura Capriles,

Videos relacionados: