CIUDAD DEL VATICANO .- El mayordomo del Papa fue convicto el sábado de robar documentos privados del Santo Padre y entregarlos a un periodista, y se le condenó a 18 meses de prisión, aunque el Vaticano anunció un posible perdón de Benedicto XVI.

El juez Giuseppe Dalla Torre leyó el veredicto dos horas después que los tres magistrados analizaron el caso de Paolo Gabriele. El acusado se mantuvo impasible durante la lectura.

La sentencia fue reducida a la mitad, de tres años a 18 meses, debido a los factores atenuantes, incluyendo que Gabriele carecía de antecedentes penales, sabía que había traicionado al Papa y estaba convencido "aunque erróneamente" que hacía lo correcto, dijo Dalla Torre.

Gabriele fue acusado de robar documentos privados y correspondencia del Papa y de entregarlos al periodista Gianluigi Nuzzi, cuyo libro narra las intrigas, rencillas y acusaciones de corrupción y relaciones homosexuales que supuestamente afectan al liderazgo de la Iglesia católica.

Indicó que filtró los documentos por creer que el Papa no era informado de la "maldad y la corrupción" reinante en el Vaticano, y en la creencia de que airear públicamente esos problemas encaminaría a la Iglesia por el sendero adecuado.

En su intervención final del sábado por la mañana ante la corte, Gabriele insistió que su cliente no es un ladrón.

"Estoy convencido de que actué exclusivamente por amor, diría un amor visceral a la Iglesia de Cristo y su cabeza visible", dijo Gabriele al tribunal con voz firme. "No me siento como un ladrón".

La abogada de Gabriele, Cristiana Arru, dijo que la sentencia fue "buena, equilibrada" y agregó que aguardaba el fallo escrito de los jueces antes de decidir si apelará.

El libro de Nuzzi, "Su Santidad: Los documentos secretos del papa Benedicto XVI" estremeció durante meses al Vaticano y causó una respuesta sin precedentes. El Papa designó una comisión cardenalicia para investigar las filtraciones, una labor paralela a la de los magistrados del Vaticano.

Arru dijo que Gabriele regresará a su apartamento en la Ciudad del Vaticano para cumplir su sentencia. Ha permanecido bajo arresto domiciliario desde julio tras pasar sus primeros dos meses en una celda de detención vaticana.

El vocero vaticano Federico Lombardi dijo que la posibilidad de un perdón papal es "concreta, probable" y agregó que el Papa estudiará el caso y tomará una decisión. No pudo precisar cuándo sería otorgado un posible perdón.

Gabriele fue condenado además a pagar los costos procesales.

______

Follow Nicole Winfield at www.twitter.com/nwinfield