Según cuenta Robert de Posada, un operador político conservador con sede en Virginia, tenía prisa.

De Posada necesitaba reducir un anuncio que escribió dirigido a los votantes latinos en Nevada en 2010 de 37 segundos a un spot estándar de 30 segundos. El control por el senado de Estados Unidos estaba en juego, y muchos analistas políticos aseguraban que cuando el creciente número de votantes latinos tuviera que elegir entre el líder de la mayoría del Senado Harry Reid (D) y su contrincante del Tea Party, la republicana Sharron Angle, se decidiría el destino de toda una serie de leyes federales cruciales. De Posada consideró que el lema de la campaña, “No votes por aquellos que te han traicionado”, era demasiado largo. Era una referencia a la reforma de inmigración y al fracaso de los miembros de ambos partidos de avanzar en ella o incluso apoyarla, según De Posada.

Así es que el lema se convirtió en: “No Votes”.

Unas semanas después, cuando salió al aire el anuncio en una estación de radio de Univision en el área de Las Vegas, De Posada se convirtió en lo que el mismo ha denominado como uno de los latinos más insultados y que menos confianza inspiraban de Estados Unidos.

SI TIENES ALGO QUE DECIR, DILO AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO


Los comentaristas políticos latinos y grupos a favor de los derechos políticos y del voto latino reprobaron las acciones de De Posada. Geraldo Rivera, un activista político puertorriqueño convertido en conductor de un programa de entrevistas que a su vez se convirtió en periodista, llamó a De Posada en Fox News un “yellowbelly down and dirty punk" (vil cobarde y sucio rufián), que estaba “intentando revertir décadas de lucha por los derechos civiles”. “Punk” en inglés a veces es argot para denominar a un hombre gay, comúnmente de manera peyorativa. De Posada, que es abiertamente gay, cree que las críticas a su labor política se tornaron feas y personales rápidamente debido a ese hecho. Los detractores de De Posada dijeron que su comercial forma parte de un plan cínico y siniestro del Partido Republicano de reducir el número de votantes latinos - que tienden a apoyar los demócratas y que iban a participar en la elección de 2010 - con la finalidad de darle la victoria a Angle. Dos años después, mientras el país celebraba el Día Nacional de Registro de Votantes y se preparaba para una elección presidencial, De Posada está operando de manera más discreta—algunos dicen de manera sutil—pero sigue pregonando esencialmente el mismo mensaje.

“Le estoy diciendo a las personas que voten por Gary Johnson, un candidato de un tercer partido, el candidato del Partido Libertario para presidente”, dijo De Posada, desde su oficina en Madison, Virginia. “Y estoy diciendo que si no vas a hacer eso entonces no votes. Los latinos no deben votar”.

“Por lo menos no por Barack Obama ni por Mitt Romney”.

Actualmente, De Posada dirige su propia firma de estrategia política, pero en 2010, encabezó una organización política llamada Latinos for Reform. De acuerdo con SourceWatch, una organización de investigación sin fines de lucro, el grupo compartió una dirección de apartado postal con una serie de PAC’s (Comites de Acción Política) conectados al Tea Party y al ideólogo y organizador detrás de este movimiento, el excongresista de Texas Dick Armey. Armey es el exlíder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes. De Posada dijo que compartió un asesor legal en materia de observancia con estas organizaciones, pero que nunca recibió fondos de Armey.

De Posada también fungió como director de Hispanic Affairs para el Comité Nacional Republicano desde finales de los años 80 del siglo pasado hasta principios de los 90, y ayudó a fundar Latino Coalition, un grupo de comerciantes con tendencia derechista que posteriormente criticó el anuncio que De Posada creó, reportó el Las Vegas Sun. En 2004, De Posada también ayudó a redactar la propuesta de ley de la reforma de inmigración del Presidente George W. Bush que finalmente fracasó, mencionó la publicación.

Los votantes latinos no deben otorgarle el voto al presidente Barack Obama o a su contrincante del partido republicano, el ex gobernador de Massachussets Mitt Romney, ya que ambos candidatos y sus partidos han manipulado a los votantes latinos y no les han dado el valor que merecen, dijo De Posada a The Huffington Post. Ambos han fracasado miserablemente en replantear el tema de la inmigración o incluso apoyar una reforma completa durante su respectiva campaña, agregó.

Por otra parte, Gary Johnson, ex gobernador de Nuevo México por el Partido Republicano, ha sido un partidario por mucho tiempo de la reforma de inmigración, de un trato digno y sensible para los inmigrantes indocumentados y a favor de una solución legislativa a la crisis de inmigración del país, mencionó.

El Centro Hispano Pew estima que a pesar del declive de la inmigración ilegal desde que comenzó la recesión, existen aproximadamente 11 a 12 millones de inmigrantes indocumentados viviendo en Estados Unidos. Los inmigrantes indocumentados representan 18 por ciento de la población latina en Estados Unidos, dijo Mark Hugo López, director asociado del Centro Hispano.

Y mientras otros temas tales como el empleo, la educación y la salud constantemente aparecen en la lista de prioridades más importantes para los latinos en encuestas nacionales, la reforma de inmigración es un tema alrededor del cual grandes grupos de latinos –cerca de 80 por ciento de ellos – coinciden. El apoyo a la reforma de inmigración fluctúa cuando el estatus legal de los latinos adultos se toma en cuenta. Entre los ciudadanos estadounidenses por nacimiento, en esos casos, es de aproximadamente 70 por ciento, el nivel más bajo de apoyo.

Los votantes latinos han sido objeto de especial atención en el ciclo electoral de 2012. Con cerca de 50,000 personas que alcanzan la edad para votar cada mes, los latinos conforman la minoría más grande del país y la que goza del crecimiento más rápido del electorado, de acuerdo con datos de Voto Latino. Sin embargo, por cada latino registrado para votar, hay otro que es elegible pero que no se ha registrado.

Esa manera de ser política es parte de una serie de hábitos mayor, aseguran analistas políticos. Los votantes latinos típicamente participan en las elecciones en niveles menores que sus contrapartes blancas o afroamericanas.

Para lograr sus objetivos para el 2012, De Posada está enviado opiniones editoriales a periódicos en español e inglés en estados pendulares clave con grandes poblaciones de latinos tales como Nevada, Nuevo México, Colorado y Florida. Está programando entrevistas y eventos en universidades en esos mismos lugares, y respaldando públicamente al candidato del Partido Libertario. La meta: sacudir a uno o a ambos partidos políticos principales para que tomen la reforma de inmigración en serio, dijo. Junto con la reforma de inmigración, De Posada quiere que ambos candidatos presidenciales líderes hablen sobre los temas del crimen, la violencia, las guerra contra las drogas, y como estos temas están afectando a las comunidades de color.

“Se me puede percibir como un monstruo horrendo”, dijo de Posada. “Pero, honestamente estoy intentando conseguir que los votantes latinos se tomen a sí mismos en serio. Esta es la manera en que envías un mensaje”.

Acciones como las de de Posada podrían reducir la cantidad de votos latinos en apoyo de los demócratas y en estados pendulares, con el objeto de cerrar la ventaja que lleva Obama en el colegio electoral y entregarle la elección a Romney, dijo Walter Stone, un politólogo de la Universidad de California Davis que estudia las votaciones y las elecciones.

“Es difícil meterse en su cabeza para ver qué está intentando hacer”, dijo Stone, que escribió el libro, “Three is a Crowd (Tercero en Discordia)”, sobre los candidatos de terceros partidos y su impacto en la política estadounidense.

“En las elecciones todo se vale y hay todo tipo de actores con todo tipo de intereses”, dijo Stone. “Algunas veces no lo declaran abiertamente. Algunas veces sí lo hacen. Pero, ¿podría ser un ejemplo de cierto tipo de distracción para suprimir el voto latino, que de otra manera se iría directamente a las manos de los demócratas? Es una posibilidad. Otra posibilidad es que esta persona está siendo sincera”.

Los candidatos de terceros partidos históricamente han declarado que hay poca diferencia entre los partidos políticos tradicionales sobre un tema en particular con el fin de atraer a los votantes. Y, cuando atraen a un grupo pequeño pero sustancial de votantes, pueden intimidar a los partidos tradicionales para que ajusten sus posturas políticas, dijo Stone. Una parte sustancial de la estrategia del excandidato presidencial Ross Perot de mostrar gráficas del gasto público en 1996 posteriormente fue utilizada por el Partido Republicano, señaló Stone.

Por su parte, el George Wallace - un exgobernador de Alabama que se postuló a la presidencia por el Partido Independiente de Estados Unidos, luego de ser demócrata por muchos años - ayudó a los republicanos a percibir la gran cantidad de demócratas blancos del sur que podrían convertirse al lado republicano al apelar a cuestiones raciales y al discurso sobre el peligro a la supremacía blanca.

Cuando estaba por iniciar su alocución en la cadena de cable Fox News en 2010, hubo un momento en que De Posada pensó, “¿Me quito mi micrófono y me voy?”, dijo. Pero este año, asegura, está convencido sobre los consejos que está dando, y está listo para enfrentar las críticas.

“Tenemos dos candidatos que nos piden que no tomemos en cuenta su trayectoria, y que confiemos en sus promesas”, dijo De Posada. “Tanto Romney como Obama tienen una trayectoria pésima cuando se trata de la inmigración. ¿Quién me puede decir que estoy equivocado?”.

Loading Slideshow...
  • Nevada

    En Nevada hay 181,850 votantes latinos potenciales.

  • Virginia -

    Virginia tiene 200,900 votantes latinos potenciales.

  • Nuevo México

    Nuevo México tiene 202,650 votantes latinos potenciales.

  • Georgia

    Georgia tiene 208,200 votantes latinos potenciales.

  • Colorado

    Colorado tiene 242,750 votantes latinos potenciales.

  • Arizona

    Arizona tiene 575,300 votantes latinos potenciales.

  • Florida

    Florida tiene 1'348,400 votantes latinos potenciales.

  • Nueva York

    Nueva York tiene 1'487,600 votantes latinos potenciales.

  • Texas

    Texas tiene 3'034,600 votantes latinos potenciales.

  • California

    California tiene 4'496,500 votantes latinos potenciales.

Video relacionado: