Una nueva investigación refuerza la tesis de que las bebidas gaseosas y azucaradas son culpables de la epidemia de obesidad en Estados Unidos.

Por primera vez, un estudio que abarcó más de 33.000 estadounidenses durante varias décadas, redituó prueba clara de que las bebidas azucaradas interactúan con genes que alteran el peso y hacen que el riesgo de la obesidad rebase el simple factor hereditario.

La conclusión es que estas bebidas son especialmente perjudiciales para las personas predispuestas por sus gentes a subir de peso. La mayoría de la gente tiene cuando menos algunos de estos genes.

Asimismo, en otros dos experimentos importantes se determinó que los niños y adolescentes suben poco peso si se les dan bebidas libres de calorías como alternativa a las bebidas azucaradas que toman habitualmente.

Los resultados en conjunto indican sin ambigüedades que las personas suben de peso debido al consumo de bebidas azucaradas, independientemente de otros hábitos malos de salud como comer en exceso y hacer poco ejercicio, según los científicos.

Todas estas conclusiones refuerzan las campañas a favor de la aplicación de impuestos a los refrescos, la imposición de límites al contenido de azúcar en los mismos, como aprobó la ciudad de Nueva York, y la adopción de diversas políticas para frenar el consumo de esas bebidas.

La buena noticia para los adoradores de las gaseosas es que en estos estudios las bebidas libres de azúcar no incrementaron el riesgo de obesidad.

"Es posible engañar al gusto" y satisfacer la ansiedad por lo dulce sin pagar con aumento de peso, afirmó el investigador de obesidad, Rudy Leibel, de la Universidad de Columbia, y quien no participó en los estudios.

Los estudios fueron presentados el viernes durante una conferencia sobre la obesidad en San Antonio y los difundió en internet la publicación New England Journal of Medicine.

La investigación sobre los genes cierra en particular una brecha amplia en lo que se conoce sobre la obesidad.

Fue una empresa enorme, tres estudios que se extendieron mucho tiempo y que de manera independiente y conjunta llegaron a las mismas conclusiones.

La investigación muestra cómo la combinación de los hábitos y la herencia redunda en la gordura.

No necesariamente quien tenga muchos de estos genes será obeso, pero quien consuma muchas bebidas azucaradas "hará inevitable su suerte", dijo el experto Jules Hirsh, de la Universidad Rockefeller en Nueva York y quien no participó en la investigación.

Las bebidas azucaradas son la mayor fuente individual de calorías en la dieta estadounidense y se les señala cada vez más como responsables de la obesidad o exceso de peso de un tercio de los niños y adolescentes, y de más de dos tercios de los adultos en Estados Unidos.

___

En internet:

Información sobre obesidad: http://www.cdc.gov/obesity/data/trends.html

Calculadora de Indice de Masa Corporal: http://www.nhlbisupport.com/bmi/bminojs.htm

New England Journal: http://www.nejm.org

___

Marilynn Marchione está en Twitter como http://twitter.com/MMarchioneAP

Loading Slideshow...
  • Por <strong>Yined Ramírez-Hendrix</strong><br /><br />Las meriendas azucaradas aumentan la energía, pero suele ser momentánea. De la manera que hay un alza de la azúcar en la sangre, así mismo baja haciéndote sentir lenta y algo malhumorada. Mejor opta por meriendas que contengan fibra, proteína y carbohidratos para mantener tu azúcar nivelada y tu energía alta.

  • Bayas

    Una taza de frambuesas o moras tiene 8 gramos de fibra. Las comidas altas en fibra liberan azúcar en tu flujo sanguíneo con mayor lentitud, de manera que no tendrás altas y bajas repentinas. Consume las bayas con un queso bajo en grasa para hacer la merienda más completa.

  • Lentejas

    Estas legumbres son altas en hierro - una taza tiene cerca del 80% de la dosis diaria recomendada. Y obtener la dosis requerida del mineral es clave, sin ella tu sangre no puede distribuir el oxígeno propiamente a través del cuerpo, lo que te hará sentir cansada. Sírvete las lentejas con comidas ricas en vitamina C.

  • Palomitas de maíz

    La vitamina B en esta merienda te ayuda a convertir la comida en energía que puedes utilizar. Y como con las bayas, la fibra de las palomitas de maíz ('popcorn') mantiene el flujo sanguíneo del azúcar nivelado. Dale sabor a las palomitas con spray con sabor a aceite de oliva.

  • Yogurt griego sin grasa

    Comparado con el yogur sin grasa regular, esta merienda contiene más del doble de la proteína que brinda energía (18 gramos por una porción de 6 onzas). Además, tiene menos azúcar que el estilo regular, ayudando a evitar los cambios drásticos del azúcar en la sangre. Mezcla con fruta para fibra extra.

  • Edamame

    Una taza tiene 17 gramos de proteína, 8 gramos de fibra y 15 gramos de carbohidratos que se digieren lentamente - una combinación ideal para llevarte de cámara lenta a máxima velocidad.

VIDEOS RELACIONADOS: