Nueva York — Si Lee Evans hubiera sujetado el balón o Billy Cundiff hubiera hecho una patada más certera, los Ravens de Baltimore podrían ser los campeones actuales de la NFL.

Ninguno milita ya en los Ravens, que reciben el domingo a Nueva Inglaterra, el equipo con el que tropezaron en los últimos minutos de la final de la Conferencia Americana, en enero pasado. Y Baltimore trata de no darle demasiada importancia al enfrentamiento del domingo por la noche.

"Siempre es difícil pensar así, cuando ahora somos un equipo muy diferente", dijo Ray Lewis. "No hay que aferrarse a nada. Ganes, pierdas o empates, debes dejar eso atrás y seguir adelante. Tenemos una imagen totalmente distinta sobre lo que queremos hacer como equipo. Ahora vemos este partido como algo totalmente diferente".

Los Ravens (1-1) esperan que el resultado también sea distinto. Recientemente, Baltimore no ha sufrido dos derrotas seguidas. Después de sus últimos 13 tropiezos, siempre ha triunfado en el encuentro siguiente.

"Tenemos un equipo muy bueno desde que estoy aquí", consideró el quarterback Joe Flacco, quien está en su quinto año con la franquicia. "Y los buenos equipos deben dejar atrás las derrotas pasadas, olvidarse de ellas y pensar en el siguiente partido".

También los Patriots saben hacer eso. Nueva Inglaterra (1-1) tiene un récord de 27-3 en partidos posteriores a una derrota desde 2003. Sin embargo, los Pats hilaron dos tropiezos en fila en 2011, luego de ganar ocho encuentros seguidos en la temporada regular.

La defensiva de Baltimore, habitualmente sólida, ha tenido problemas en los últimos encuentros, según muestran algunas estadísticas. Sin embargo, ha recibido sólo 37 puntos, la quinta menor cifra en la NFL. Aunque los equipos de la liga han impuesto un récord de puntos en las dos primeras semanas de la campaña, con 1.566, Nueva Inglaterra ha permitido apenas 33.

Pero los Patriots no han contribuido mucho a ese récord de puntos anotados, particularmente la semana anterior, cuando cayeron por 20-18 ante Arizona.

"Yo diría que hemos sido simplemente irregulares con nuestra ejecución", dijo Tom Brady. "No pienso que sea por falta de esfuerzo, sino por un asunto de ejecución".

En un encuentro entre equipos con foja de 2-0, los Falcons de Atlanta visitan a los Chargers de San Diego.

Atlanta ha dominado esta serie, al ganar siete de los ocho partidos y al superar a San Diego por 156-94. Los Chargers tienen un récord de 5-0 en casa frente a los Falcons.

Matt Ryan ha tenido un gran comienzo, al colocarse como líder de la NFL en "rating" (117,6), mientras que Roddy White, Tony González y Julio Jones han sido receptores fiables. Ryan no ha visto interceptado uno solo de sus envíos.

San Diego no arranca una campaña con récord de 3-0 desde 2003. Una defensiva agresiva y un ataque que sólo ha perdido un balón han permitido que los Chargers empiecen bien. Además, se han llevado una sorpresa agradable a la ofensiva con el desempeño del tight end sustituto Dante Rosario, que anotó tres touchdowns contra Tenesí.

La semana tres de la NFL comenzó el jueves por la noche, cuando los Giants de Nueva York vencieron 36-7 a los Panthers de Carolina.

En otros duelos dominicales, Filadelfia visita a Minnesota, Houston a Denver, Pittsburgh a Oakland, Kansas City a Nueva Orleáns, Cincinnati a Washington, Tampa Bay a Dallas, San Luis a Chicago, Detroit a Tenesí, los Jets de Nueva York a Miami, Búfalo a Cleveland y Jacksonville a Indianápolis.

El lunes por la noche, Green Bay visita a Seattle.

¿Te gustó este artículo?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí