Enamorarte y casarte con el que piensas es el hombre de tu vida, para luego descubrir que es tu padre, parecería una historia de ciencia ficción. Sin embargo, esa es la realidad a la que se enfrenta Valerie Spruill de 60 años, residente de Doylestown, Ohio, quien luego de años de matrimonio, tres hijos, y tras la muerte de su esposo, fue confrontada con la noticia de que éste era también su progenitor.

De acuerdo con Akron Beacon Journal, la mujer fue enviada a vivir con sus abuelos cuando tenía tres años, y se le crió con la idea de que éstos eran sus padres. Su madre biológica la visitaba cada cierto tiempo, pero sólo como una amiga de la familia. No tenía contacto directo con ella porque era una “mujer de la noche”, y había sido encarcelada por cargos sexuales en la década de los 80.

Por su parte, su padre verdadero, Percy Spruill, quien sólo tenía 15 años cuando conoció a su madre, se casó más tarde con su hija. Se desconoce aún si el hombre, quien falleció en 1998 a los 60 años, conocía la verdad sobre su parentesco con su esposa, pero se cree que de tener alguna duda, podría estar demasiado avergonzado como para mencionarlo en alguna ocasión.

Durante el tiempo de matrimonio, Valerie afirma haber escuchado rumores que apuntaban a que ella y su pareja estaban emparentados, pero no fue hasta el 2004 cuando le confirmaron sus sospechas por medio de una prueba de paternidad.

Ahora la mujer, quien recibe terapias para superar la situación y echar su vida hacia adelante, dice compartir su historia para servir de ejemplo a otros niños adoptados nacidos en situaciones similares u hogares destruidos de que aún pueden tener vidas productivas y completas.

“Quiero que esta sea una historia inspiradora. Si yo he podido sobrepasar esto, cualquier persona puede hacerlo con la ayuda de Dios", aseguró Valerie al Akron Beacon Journal.

¿QUÉ OPINAS DE ESTA HISTORIA?
TEMAS RELACIONADOS:
Loading Slideshow...
  • El papá que abandona

    <b>Por Ofelia Perez</b> Este espécimen tiene dos variantes: el que abandona a la futura madre tan pronto ella le anuncia el embarazo y el que desaparece de su vida después, cuando ella menos se lo espera. Obviamente no tiene sentido de compromiso. Tal vez consigas una pensión alimentaria que vas a tener que perseguir. A veces quieres ilusionarte con que el hombre cambiará de opinión o justificas su conducta, pero esta te debe hablar por sí sola. No tienes mucho qué esperar.

  • El papá que se divorcia de los hijos

    Se divorció de la madre de sus hijos y se dio por divorciado también de los hijos. Si a la fuerza recuerda la pensión alimentaria, olvida las visitas paterno-filiales. A menudo se olvida de ambas obligaciones. No se interesa ni siquiera por los cumpleaños ni las actividades importantes. Las pocas veces que ve a los hijos juega el papel de víctima e indispone a los hijos con su madre, echándole la culpa a ella por su falta de visitas. Entonces te toca a ti apoyar, sanar las heridas, demostrar lo contrario y esperar que el tiempo haga ver a tus hijos quién es quién. Mientras tanto, no les hables mal de él a tus hijos, pero tampoco les hables bien ni lo justifiques. Aunque tus hijos sufran, déjalos que vean la verdad por ellos mismos.

  • El papá abusador

    Los hijos quisieran que se fuera de la casa. A veces su esposa lo reconoce como lo que es y se defiende, pero con frecuencia entra en negación y miedo, y le permite destruir el presente y el futuro de ella y de sus hijos. Si cuando eran novios, no te diste cuenta de lo que este hombre era, sálvate y salva a tus hijos a tiempo. El cementerio y el mundo de mujeres heridas emocionalmente están llenos de aquellas que pensaron que "él no es capaz de tanto".

  • El que tiene las prioridades equivocadas

    Siente y actúa como soltero. No internalizó ni el matrimonio ni el compromiso de ser padre, ni admite que su vida cambió. Insiste en hacer su vida porque el hijo es tuyo. Te conviertes en "baby sitter" de tu propio hijo mientras él la pasa bien. Proclama su paternidad a los cuatro vientos, pero es incapaz de cargar al bebé ni de ir a la escuela de sus hijos. A tiempo, podría ser educable y recapacitar con los consejos de una figura de respeto, mucha paciencia y contigo como entrenadora inteligente.

  • Papá que solamente es proveedor financiero

    Aprendió en su casa que lo más importante o lo único que tiene que hacer un padre es proveer. Quizás hubo escasez en su casa y quiere asegurarse de que sus hijos no la tengan. Trabaja afanosamente para su familia y se asegura de que no falte nada. Pero sus hijos apenas lo ven, no tiene tiempo ni energía para participar en las actividades escolares ni ayudar en las tareas...ni siquiera para compartir cuando está en la casa. Por otra parte, en tiempos cuando hay tantos varones evadiendo responsabilidades, yo sugiero paciencia con los que se ocupan de la provisión económica.

  • El papá inexpresivo

    Puede ser buenísimo y tener unos sentimientos hermosos por sus hijos y por ti. Tal vez tú lo aceptas y lo entiendes, pero los niños no. Este es el padre a quien hay que adivinar porque su rostro no expresa nada ni positivo ni negativo. Crea en sus hijos mucha inseguridad. Al menos en apariencia, está emocionalmente ausente. Si tiene otras buenas cualidades que tú viste cuando lo escogiste, conversa con él y ayúdalo a hacer cambios en su estilo de relacionarse con sus hijos.

  • El papá ignorante

    Se convirtió en padre y no tiene idea de lo que eso conlleva. No le enseñaron en su hogar o no tuvo un buen modelo de padre. Igual que el anterior, piensa en las cualidades que te llevaron a pensar que sería un buen esposo y padre de tus hijos, y entusiásmalo para que aprenda. Hay libros, videos, buenos padres entre sus amigos y estás tú para guiarlo. Si te das cuenta de su ignorancia al inicio de tu embarazo, involúcralo en todo el proceso. Mi lema es: "Si gozó creando, que goce criando".

  • El papá sicótico

    Pertenece a la oficina de un buen psiquiatra o a una clínica siquiátrica; no a tu casa. Las mujeres somos rescatistas y cuando amamos no queremos ver conductas ni expresiones que son evidencia de problemas de salud mental. Todavía la falta de salud mental es un estigma del cual queremos proteger a los que amamos, a riesgo del resto de la familia. Sin embargo, no le hacemos ningún favor. El enfermo mental es incapaz de ser un buen padre y es una amenaza para los hijos en más de un sentido. Necesita una ayuda que tú no le puedes dar porque eres esposa, no profesional de la conducta. Si tus hijos tienen este padre, resuelve este problema.

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Madre soltera, para aprender a crearte un mundo nuevo, es importante que te comprometas, no con otras personas, sino contigo misma. Así ni tú podrás interferir en tu camino hacia una vida feliz. Por eso sigue estos 10 compromisos de la madre soltera que debes tener contigo misma: <strong>1.</strong> Reconozco mis miedos, los enfrento y actúo a pesar de ellos, hasta vencerlos.

  • <strong>2.</strong> Confío en mí y en mi capacidad. Yo soy una mujer valiosa y llena de talentos, capaz de lograr lo que yo deseo.

  • <strong>3.</strong> Me niego a ver la escasez y la pobreza como algo permanente en mi vida.

  • <strong>4.</strong> No toleraré proposiciones deshonestas en mi trabajo y en ninguna situación (ni de conocidos o ex amigos en común) por temor a no alimentar a mis hijos. Tampoco toleraré maltrato de mi ex pareja o el padre de mis hijos, ni accederé a tener intimidad con él como chantaje para que pague manutención. Me respeto a mí misma.

  • <strong>5.</strong> Nunca veré como limosna lo que pertenece a mis hijos por derecho. Estaré dispuesta a defender ese derecho.

  • <strong>6. </strong>Haré planes claros para mi presente y mi futuro. No permitiré que me desvíen de ellos con voces de desaliento ni manipulaciones.

  • <strong>7.</strong> Estaré alerta para que mi soledad, mi desesperación, falta de dinero y ansiedades no me lleven a tomar decisiones precipitadas e incorrectas de pareja. (La primera vez, una se casa solamente por amor. La segunda, hay que agregarle a los criterios de selección lo siguiente: responsabilidad económica, buen trato, respeto, compromiso, colaboración en el hogar y en las metas personales y mutuas, y amor maduro e incondicional).

  • <strong>8.</strong> No confundiré a mis hijos relacionándolos con los hombres a quienes estoy en proceso de conocer. No les permitiré a esos hombres que asuman autoridad sobre mis hijos. (Espera a recuperarte de tu relación anterior antes de involucrarte seriamente con otra pareja. Se recomienda esperar al menos dos años para sanar, evaluar lo anterior para no repetirlo y aclarar lo que quieres para tu vida. Esto no se acostumbra y la mayoría de las mujeres atraen el próximo fracaso).

  • <strong>9.</strong> Controlaré y administraré mi dinero y mis finanzas. Aprenderé a hacerlo y no permitiré que nadie lo haga por mí.

  • 10. No me desquitaré con mis hijos las iras que me causen los demás o su papá. Los disfrutaré formando un equipo con ellos. Cada pequeño triunfo te va a fortalecer para el próximo paso. De los peores momentos, del más profundo dolor y de la decepción saldrá de ti una fuerza arrolladora y decidida a llevarte el mundo por delante. Una madre equilibrada y centrada es lo que necesitan los hijos sin padre.