Loading Slideshow...
  • Aimee Copeland

    A pesar de que sus probabilidades de supervivencia eran mínimas, la estudiante graduada de 24 años <a href="http://www.huffingtonpost.com/2012/09/11/katie-couric-aimee-copeland-flesh-eating-bacteria_n_1874542.html" target="_hplink">Aimee Copeland</a> sobrevivió a su infección. Aquí la vemos en su reciente aparición en el <em>talk show</em> de Katie Couric, "Katie". (AP Photo/Disney-ABC Domestic Television, Ida Mae Astute)

  • Tevita Alatini

    <a href="http://www.huffingtonpost.com/2012/08/30/tevita-alatini-flesh-eating-bacteria_n_1843591.html" target="_hplink">Tevita Alatini</a>, un niño de Texas de 8 años edad, estaba de vacaciones en California del Sur cuando murió después de que una infección come-carne se esparció por su tejido muscular.

  • Katy Hayes

    <a href="http://www.huffingtonpost.com/2012/09/13/katy-hayes-double-arm-transplant-flesh-eating-bacteria_n_1879098.html" target="_hplink">Katy Hayes</a> de 44 años y de Texas, perdió todas sus extremidades por una fascitis necrotizante. La mujer recibirá el primer trasplante doble de brazos en el Boston's Brigham and Women's Hospital en Estados Unidos. (AP Photo/Houston Chronicle, Billy Smith II)

  • Lana Kuykendall

    <a href="http://www.huffingtonpost.com/2012/07/16/lana-kuykendall-flesh-eating-bacteria-necrotizing-fasciitis-released-from-hospital_n_1677343.html" target="_hplink">Lana Kuykendall</a> se infectó con una bacteria come-carne luego de dar a luz a sus gemelos. La mujer de 36 años fue dada de alta del hospital luego de someterse a 20 cirugías.

  • Sandy Wilson

    <a href="http://www.msnbc.msn.com/id/38580302/ns/health-infectious_diseases/t/mom-survives--year-battle-against-flesh-eating-germ/#.UFjT2KTcid4" target="_hplink">Sandy Wilson</a>, ahora de 36 años, sobrevivió a una batalla de cinco años contra una bacteria devoradora de carne. La mujer contrajo la infección luego una cesárea en 2005. (AP Photo/Sandy Wilson)

  • Crystal Spencer

    <a href="http://www.huffingtonpost.com/2012/07/30/crystal-spencer-dies-died-flesh-eating-bacteria-_n_1719335.html" target="_hplink">Crystal Spencer</a>, de Michigan, fue víctima de una bacteria devoradora de carne luego de que le removieran un forúnculo en un hospital local. Luchó contra la infección durante meses, pero finalmente falleció a los 33 años en julio pasado.

Entre 2,000 y 3,000 pacientes mueren al año a causa de la fascitis necrotizante, y por ello es que el equipo de Russell Russo, cirujano ortopedista en el LSU Health Science Center New Orleans, señala que es de extrema importancia que los médicos diagnostiquen esta enfermedad en sus etapas más tempranas.

"La infección puede esparcirse rápidamente a una velocidad de un centímetro por hora", le dijo Ruso a Orthopedics Today. "Las personas que reciben una cirugía y el desbridamiento dentro de 10 a 24 horas una vez que llegan a la puerta [del hospital], corren con mucha mejor suerte que los pacientes en quienes el diagnóstico tarda días en hacerse".

Russo recomienda que los doctores mantengan una elevada sospecha hacia la bacteria come-carne cuando traten a pacientes con síntomas que caigan en la línea de la infección. Un examen físico también es necesario, ya que los escaneos como los rayos X pueden no detectar la infección y en cambio sí consumen mucho tiempo.

La fascitis necrotizante es una infección aguda que se extiende por el tejido celular subcutáneo y la fascia, produciendo una rápida necrosis tisular, con grave afección del estado general de la persona. La fascitis necrotizante puede afectar a cualquier parte del cuerpo, pero es más frecuente en extremidades, especialmente en las piernas. Otros lugares susceptibles a la bacteria que la provoca son la pared abdominal, las áreas perianal e inguinales y las heridas posquirúrgicas.

La puerta de entrada para esta enfermedad suele ser una zona de traumatismo (laceración, abrasión, quemaduras, picaduras de insectos). Los primeros síntomas de su aparición son inflamación, calor, sensibilidad y dolor en el área dañada. Las lesiones progresan rápidamente y la piel cambia de color, hacia rojo intenso y manchas moradas, grises o azules. De tres a cinco días después aparecen ampollas y la zona comienza a gangrenarse.

La mortalidad global de la fascitis necrotizante oscila entre el 20 y el 47 por ciento de los casos. Entre los pacientes en quienes el diagnóstico se lleva a cabo dentro de los cuatro primeros días desde la aparición de los síntomas iniciales, la mortalidad se reduce al 12 por ciento.

Relacionado en HuffPost Voces: