MEXICO (AP) — El gobierno de México defendió el jueves una solicitud que hizo ante Estados Unidos para que se otorgara inmunidad al ex presidente Ernesto Zedillo frente a una demanda civil relacionada con una matanza de 45 indígenas en el sureste mexicano en 1997.

La administración del presidente Felipe Calderón sugirió al Departamento de Estado estadounidense que otorgara la inmunidad a Zedillo ante la demanda presentada en una corte de Connecticut, y en una nota diplomática enviada en noviembre de 2011 señaló que cualquier juicio contra el ex mandatario vulneraría la soberanía mexicana.

Estados Unidos recogió la solicitud de México y envió un documento a la corte de Connecticut para señalar que Zedillo debe tener inmunidad. El tribunal aún debe tomar una decisión, que las autoridades mexicanas confían será favorable.

El consultor jurídico de la cancillería mexicana, Arturo Dager, dijo el jueves a The Associated Press que la decisión de pedir la protección para el ex presidente se basó en principios de derecho internacional, entre ellos el que se debe respetar la igualdad soberana de los Estados y la estabilidad en las relaciones entre países.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Dager aseguró que la petición a favor de Zedillo no significa que el gobierno no respalde la lucha contra la impunidad bajo la jurisdicción universal, pero dijo que su caso no tiene comparación con crímenes graves.


Señaló que la jurisdicción universal se refiere a casos penales y el del ex presidente se trató de una demanda civil.


Zedillo, quien gobernó de 1994 a 2000, fue demandado en septiembre de 2011 por su presunta responsabilidad en la masacre de Acteal, una comunidad del estado mexicano sureño de Chiapas donde paramilitares asesinaron a indígenas.