Al pensar en la época escolar la mayoría de los adultos siente nostalgia de recordar aquellos tiempos de complicidad, grandes peleas tan solo por un carrito, una muñeca, la alegría por una buena nota o simplemente por no tener más responsabilidad que hacer las tareas y jugar. Los famosos recuerdan en HuffPost Voces sus travesuras y más en la escuela.

¿QUÉ RECUERDAS DE ESOS DÍAS? COMPÁRTENOS TU HISTORIA DEJANDO TU COMENTARIO

David Chocarro, Cristian Castro, Fernando Colunga, Karla Monroig, Samy, entre otros artistas, nos confesaron lo que tanto extrañan de su niñez y algunos hasta se animan a contar las travesuritas que hicieron en lo que ellos llaman "la época dorada" de la vida.

MIRA LO QUE NOS CONFESARON:

Loading Slideshow...
  • Samy

    Mis recuerdos de la escuela no son muy buenos. En educación física tiraban una moneda de 25 centavos para ver qué equipo se quedaba conmigo y al que le tocaba protestaba. Me hacían sentir muy mal. Yo era gordito, cubano refugiado, judío y gay... No encajaba en ningún lugar, era como el rompecabezas que le falta una pieza. Esa negatividad en mi vida me ha hecho luchar muy fuerte para llegar a donde estoy, a lograr que la gente me quisiera.

  • Fernando Colunga

    Recuerdo con mucho cariño el amor platónico que viví con mi maestra de segundo grado. Estaba perdidamente enamorado de ella. Solo soñaba con el momento de verla en clases y me quedaba horas pensando ella. Nunca se lo confesé... Aunque creo que se dio cuenta por mi cara de lo que sentía por ella.

  • Karla Monroig

    Extraño el no tener grandes responsabilidades, el decir las cosas sin inhibiciones como lo hacen los niños, y jugar on mis amigos en el recreo. La época del colegio es una de las mejores en la vida.

  • Cristian Castro

    Lo que más extraño es a las niñas. Siempre fui muy enamoradizo y me gustaba tener mis noviecillas. El problema era cuando se me juntaban varias a la vez, ahí la maestra llamaba a mi abuelita Socorro para levantar la queja. Terminaba convenciendo a mi maestra que me perdone a cambio de conseguirle un autógrafo de mi madre.

  • Adriana Cataño

    Lo que más extraño es a mis compañeros de <em>high school</em>. Eran tan divertidos... Éramos un grupo como de 25 en total entre mujeres y hombres. Extraño las fiestas, en especial las que hacíamos en la playa los fines de semana. Mis amigos eran re-locos, yo los cuidaba... Siempre en mi rol de madre [risas].

  • Alejandro Chabán

    Extraño el salir al recreo a jugar con mis amiguitos y regresar con el collar de perla negra, es decir con el cuello lleno de tierra [risas]. Como yo era el 'gordete', pesaba 314 libras, en mi colegio eran súper estrictos con los menús y solo vendían comida "aburrida": jugos naturales sin azúcar, ensaladas, empanadas al horno. Como a mí me gustaba la comida grasienta comercializaba. Intercambiaba y vendía M&M que llevaba en frascos de shampoo. Ganaba mucha plata y a la salida me compraba un submarino gigante con una soda... ¡Era un narcotraficante de chocolates! [risas] ¡Qué tiempos aquellos!...

  • Fernando Fiore

    Tengo muy buenas memorias de toda mi época escolar en Buenos Aires, Argentina. Los siete años de la escuela primaria en el barrio de Belgrano y los cinco años de escuela secundaria en San Isidro. Definitivamente lo que más extraño aún hoy es estar muy lejos de mis amigos del alma. Como soy hijo único siempre consideré a estos amigos de toda la vida como mis hermanos. Lo más interesante es que aún hoy cuando todos cumplimos los 40 + 10 seguimos en contacto diario.

  • David Chocarro

    Lo que más extraño es jugar con mis amigos a la serie "V, Invasión Extraterrestre".

  • Maritza Bustamante

    Extraño a la mayoría de mis compañeras del salón. Extraño los actos culturales en los cuales siempre participaba: era la coreógrafa, bailarina y animadora, todo [risas]. Extraño la felicidad tan única y especial que me generaba saber que tocaba deporte ese día y también el sonido del timbre del recreo. ¡Qué rico es ser chiquito!

  • Raul de Molina

    Lo que más extraño del colegio era el hecho de que no tenía que preocuparme por nada. Solo de jugar y divertirme con mis amiguitos.