“Amarse a uno mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida".
- Oscar Wilde

La llegada del nuevo milenio me trajo consigo un encuentro que cambió para siempre la manera en que hasta entonces había entendido lo que significa trabajar con la estima propia. Era el año 2000, y siendo estudiante de psicología, había tenido la oportunidad de entrar en contacto con múltiples teorías acerca del concepto de la autoestima. Este encuentro, sin embargo, me sirvió para transformar este concepto de una idea abstracta y académica en una experiencia profunda y personal.

Una colega me había invitado a un taller de dos días que facilitaba una mujer norteamericana de California acerca de una modalidad de trabajo personal que ella desarrolló y llamó self-inquiry (investigación de sí mismo). Tenía una sonrisa iluminadora, ojos azules como cielo y una de las miradas más profundas que le he conocido a nadie. Era Byron Katie y nunca olvidaré cuando nos miró a todos los allí reunidos y nos dijo con la firmeza amorosa que la caracteriza: "Do you want to meet the love of your life?... Look at yourself in the mirror!" (¿Quieres conocer al amor de tu vida?: ¡Mírate en un espejo!).

Este taller abrió la puerta para que comenzara a cuestionar muchas de las creencias que tenía acerca de lo que es la relación con uno mismo. Byron también nos invitó a reflexionar acerca del rol que juega la toma de responsabilidad personal si deseamos fortalecer nuestra autoestima: "It’s not your job to like me… it’s mine!” (¡No te corresponde a ti [no es tu trabajo] gustar de mí… me corresponde a mí!).

Comprendí que el trabajo con la estima propia es una práctica, es una disciplina, es un camino de regreso a casa que dura toda la vida. La perspectiva de Byron Katie enfatiza la idea de que para sentirnos bien con nosotros mismos no necesitamos que la aprobación venga desde afuera otorgada por los demás, lo que necesitamos es hacer un trabajo personal que nos permita llegar a aceptarnos y querernos tal y como somos, con nuestras fortalezas y limitaciones.

Otro gran maestro del arte de cultivar la autoestima lo es Dan Millman. En su libro "No Ordinary Moments" invita al lector a plantearse la siguiente pregunta: ¿sientes que te mereces tener todo lo que realmente deseas en la vida? En una escala del 1-100 donde 1 significa que no te crees merecedor de lo que deseas y 100 significa que te sientes absolutamente merecedor de todo lo que deseas, ¿qué calificación te darías? Millman nos dice: "si te das menos de 100, significa que aún tienes trabajo que hacer con tu autoestima".

Millman nos habla del rol tan fundamental que tiene nuestro nivel de autoestima en la confianza en nosotros mismos y nuestra capacidad de conseguir nuestras metas en la vida. Señala que cuando no hemos conseguido ser capaces de querernos de manera incondicional, solemos hacer una de dos cosas:

  1. Auto-saboteamos nuestros propios esfuerzos por alcanzar nuestras metas y deseos, evitando así conseguir la satisfacción personal, pues escogemos inconscientemente comportamientos que nos alejan de la felicidad y del éxito.
  2. Enfrentamos dificultades para recibir de otros o de la vida aquello que deseamos e inconscientemente ponemos obstáculos a recibir energía, halagos o la ayuda de otros.

Algunas de las preguntas que Millman sugiere para ayudarnos a evaluar nuestro nivel de autoestima son las siguientes: ¿Cómo se manifiesta la falta de autoestima en tu vida? ¿Se te hace mas fácil dar que recibir? Cuando algo bueno te pasa, ¿te dices a ti mismo: 'esto es demasiado bueno para ser verdad', 'seguro que esto no durará'? ¿Notas que tienes tendencia a "tomar malas decisiones" o a hacer las cosas de la manera más difícil? Utiliza estas preguntas para comenzar a reflexionar acerca de este tema en tu vida.

Ahora bien, si vamos a llevar estas reflexiones a un nivel práctico en nuestro diario vivir, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo transformamos estas buenas ideas en acciones concretas que puedan aumentar nuestra autoestima y así comenzar a transformar la manera en que vivimos?

El psicoterapista y escritor canadiense Nathaniel Branden define la autoestima como la disposición a experimentarse a uno mismo como competente para manejar los retos básicos de la vida y sentirse merecedor de la felicidad. Branden señala que la autoestima es el resultado de varias prácticas personales que son generadas internamente. Según Branden los seis pilares de la autoestima son:

  1. Vivir conscientemente: Practica el prestar atención a lo que haces, cuándo lo haces y cómo lo haces. Estar consciente de tus comportamientos, pensamientos y creencias es el primer paso en el camino a fortalecer tu autoestima.
  2. Aceptarse a uno mismo: Mira tus verdades de frente (fortalezas y limitaciones), acéptalas, abrázalas y sé comprensivo contigo mismo.
  3. Practicar la responsabilidad personal: Eres el autor de tu vida. Es esencial que estés dispuesto a asumir la responsabilidad de tus actos.
  4. Practicar la asertividad personal: Respeta tus deseos y necesidades. Busca la manera de expresarlos de manera apropiada.
  5. Vivir con propósito: Practica el formular metas activamente e implementar planes de acción para conseguirlas.
  6. Vivir con integridad: Practica el ser congruente contigo mismo. Ser integro significa poder establecer una congruencia clara entre tus palabras, tus convicciones y tus comportamientos.

Utilizando la escala del 1 al 100 que mencioné anteriormente evalúate a ti mismo con referencia a cada uno de los pilares que menciona Branden. Escoge el que piensas es el pilar que más necesita de tu trabajo en este momento y enfócate en él. Busca información en Internet y en libros acerca del tema. ¡Infórmate!

También te recomiendo que escribas una pequeña nota en la que aparezca tu meta claramente formulada. Ponla en un lugar donde la puedas ver todos los días para recordarte a ti mismo qué es lo que estás trabajando y así poder practicar consistentemente cómo fortalecer ese pilar en tu vida. Recuerda que "¡No se puede atravesar el mar simplemente mirando el agua!" (Tagore, poeta y Premio Nobel de Literatura, 1913).

Para concluir, los dejo con este enlace a una conferencia que ofreció la actriz británica Thandie Newton acerca su trabajo consigo misma y su camino a la aceptación personal. ¡Hasta la próxima!

¿QUÉ OPINAS DE ESTAS RECOMENDACIONES? ¿LAS PONDRÍAS EN PRÁCTICA?

MI SERIE DE ARTÍCULOS:

MIRA TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.

VIDEO RELACIONADO: