** Un vendedor de pizzas le vendió el equipo a otro del mismo ramo, quien busca desesperadamente una Serie Mundial.

** Todo ésto, aún cuando la crisis internacional ha destrozado la economía de lo que fue la próspera ciudad de los motores


CORAL GABLES, Florida (VIP-WIRE).- El destino de Mike Ilitch era ser multimillonario. No pudo serlo como bigleaguer, porque después de tres años por las menores como shortstop, tuvo que retirarse, dice él que debido la fractura en una pierna. ¡Quién sabe!. Muchos han dicho lo mismo, sin ser cierto, porque no quieren revelar que les faltaron de habilidades.

Pero de todas maneras, Ilitch está ahora cerca de verse involucrado en una pos-temporada, por tercera vez jugando en la posición más importante de los Tigres de Detroit, la de propietario. Las dos pos-temporadas anteriores fueron, una tras 12 campañas con records negativos en 13 años, la de 2006, y la otra en 2011.

Pero los Tigres no ganan una Serie Mundial hace 29 años, desde que en 1983 superaron a los Padres en cinco juegos. Sin embago, se metieron en estas travesuras de segunda quincena de octubre en 2006, cuando perdieron con los Cardenales, 4-1.

Ilitch dice que 20 años es ya suficiente sin la champaña de otoño, porque él es dueño de los Tigres desde 1992. Y como está dispuesto a todo por conseguirlo, elevó los honorarios de sus bigleaguers en este 2012 a 132 millones 300 mil dólares.

Ahora, cuando hace 61 años Mike tuvo que abandonar el uniforme de pelotero, sus ahorros eran precarios. Tánto, que para montar un pequeño negocio con su esposa Marián como socia, tuvo que pedir un préstamo bancario.

Ese puñado de dólares, entusiasmo grande e incansable por el trabajo, responsabilidad en los pagos y una enorme creatividad, fueron las bases para elevarse hasta meterse a la lista de la revista Forbes, con dos mil 500 millones de dólares de capital.

Aquel pequeño negocio fue un horno y venta de pizzas que llamaron “Little Caesars Pizza”, en Garden City, Míchigan. Pero Mike y Marián inventaban a menudo novedades para sus clientes, como el reparto de la pizza caliente a domicilio. Y eso lo perfeccionaron con hornos en los vehículos del reparto.

El éxito de las ventas “por delívery” fue tan grande que no solo abrieron franquicias en docenas de ciudades, sino que también eliminaron sillas y mesas en todos sus locales, lo que les facilitó la operación y la hizo más económica, aún cuando tuvieron que invertir más en el sistema de distribución.

Fueron ellos dos los primeros en instalar ventas de pizzas cerca y en el interior de estadios y otros locales deportivos, en hoteles, y en bases militares.

Gracias al respaldo económico producto de las pizzas a domicilio, y al amor que sienten por el beisbol, ahora Mike y Marián pueden pagarle a Cécil Fielder 23 millones de dólares por temporada, a Miguel Cabrera 21 millones, a Justin Verlander 20 millones y al lesionado Víctor Martínez 13 millones.

A Mike Ilitch, de 83 años, se le considera el mejor hijo de Detroit desde Joe Louis. Pero no quiere honores por eso.

“Lo único que pido y deseo de todo corazón, es ganar la Serie Mundial” dijo para este trabajo el caballero que también es propietario del teatro Fox, del Joe Louis Arena y del Motor City Casino de su ciudad.

Todo eso en Detroit, donde Brian Johnson, de 44 años, quien fue receptor de Grandes Ligas durante ocho temporadas, adquirió una casa hace 13 años por 485 mil dólares, la cual subió de valor hasta 650 mil. Pero hace un mes quiso hipotecarla y se la avaluaron en solo 36 mil dólares.

Ilitch ha sido durante más de una década, el más notable luchador por Detroit contra ese terrible bajón económico. Y miren cómo es esa lucha al estilo de este hombre...:

Cuando el presidente de sus Tigres, Dave Drombrowski, le informó el 17 de enero pasado que Víctor Martínez no podría jugar este año, lesionado de una rodilla, lejos de lamentarse, le respondió...:

“¡Firma a Prince Fielder!”.

Dombrowski alegó...:

“¡Ooooh!, es muy costoso, y no tenemos dónde ponerlo a la defensiva, con Miguel Cabrera en primera base”.

A lo que replicó Ilitch...:

“Pero su bate transformará la ofensiva, no sentiremos la ausencia de Martínez y tendremos mucho chance de ganar hasta la Serie Mundial”.

El contrato de Fielder es por 214 millones de dólares para nueve años. Y a Cabrera lo mandaron a tercera base.

jbeisbol5@aol.com