Los teléfonos digitales y las tablets facilitan un sinfín de tareas. Sin embargo, aún persisten áreas donde la mejor pantalla digital no puede reemplazar a una anotación física.

Little Printer pretende convertirse en un puente entre los contenidos digitales y los papeles reales. La pequeña caja encierra una práctica impresora.

El dispositivo está conectado a un cable ethernet y a un hub social que es compatible con iPhone, Android y Windows Phone. Noticias, timeline de Twitter, listas de recordatorio o entretenimientos como sudokus y crucigramas. Todo eso y más puede ser impreso en un ancho de 384 pixeles.

Este producto parece ideal para asignar tareas en la oficina, mandar a los hijos al supermercado o bien llevarse algo para leer en metro. Todo se imprime en un rollo muy parecido al de las cajas registradoras.

"Hay que difuminar la frontera entre lo físico y lo digital", dice su creador Matt Webb. Y parece que va encaminado. Claro que también habría que alivianar un poco el precio. 260 dólares para la pre-venta parece un poco excesivo. Pero todo depende del uso. La mejor impresora de 100 dólares no cabe en el bolsillo.