ENVIADA ESPECIAL

TAMPA, Florida.- Craig Romney, la cara "latina" de la familia Romney, dijo la mitad de su breve discurso en español en la Conferencia Nacional Republicana que se efectúa esta semana en esta ciudad.

"Yo pasé dos años viviendo y trabajando en Chile. A través de esa experiencia pude valorar aún mas cómo hispanos han aportado a la diversa riqueza de los Estados Unidos", dijo en perfecto castellano el menor de los cinco hijos del candidato republicano, que este jueves daba el discurso más importante de su vida, para aceptar la candidatura presidencial y con el que cerrará la convención

"Mi padre, Mitt Romney, es un hombre de familia. Él es un gran esposo, padre y abuelo. Él sabe cómo unir a nuestro país y valora que somos una nación de inmigrantes, unidos en el deseo de lograr el sueño americano", continuó. "Él ama a nuestra nación. Él luchará para confrontar los retos que tenemos y restaurar la grandeza de los Estados Unidos".

La participación de Craig Romney fue parte de un bloque evidentemente dedicado a la audiencia latina, en el que prominentes líderes hispanos del partido republicano --como el senador Marco Rubio, la gobernadora de Nuevo México Susana Martínez y el congresista de Texas Francisco Canseco-- participaron en videos o con discursos. Luego de Craig, el exgobernador de Florida, Jeb Bush, cuya esposa Columba Bush es mexicana, habló sobre la importancia de la educación, un tema que afecta a los latinos debido a su bajo rendimiento en muchos de los distritos del país.

Este y otros mensajes durante la convención son un claro esfuerzo por parte del partido republicano de ganar la simpatía del electorado hispano, por tradición alejado de la plataforma conservadora.

Las encuestas más recientes muestran que el presidente Barack Obama, quien se postulará para la reelección, tiene casi 70 por ciento de la preferencia del voto latino. Romney tiene menos de 40 por ciento.

En los días que ha durado la conferencia, políticos republicanos han insistido en que durante esta semana la campaña de Romney se enfocará en tratar de convencer a la comunidad hispana de que el candidato republicano tiene interés en acercarse a ella.