TAMPA, Florida, EE.UU. (AP) — El republicano Mitt Romney se preparaba el jueves para dar el discurso más importante de su vida, ante una audiencia de millones, después del vehemente calentamiento político que corrió a cargo de su compañero de fórmula, quien prometió que los días de esquivar dolorosas decisiones presupuestarias llegarían a su fin si los votantes echan al presidente Barack Obama de la Casa Blanca.

Después de haber asegurado la nominación del partido en su segundo intento y tras años de cultivar este momento, Romney aprovechará su discurso del jueves por la noche para presentarse ante una gran parte de los votantes e intentar obtener una ventaja en una campaña reñida.

Los consejos para Romney abundaban por todos lados.

Jeb Bush, hermano e hijo de ex presidentes, dijo que era fundamental que el normalmente reservado candidato del Partido Republicano se conectara con la gente en un nivel emocional, incluso si nunca va a llegar a ser "el tipo de sujeto de nueva era".

"Lo que verdaderamente importa es conectarse con las preocupaciones de los demás", dijo Bush en una ronda de entrevistas en los programas matutinos de televisión el jueves. Sólo entonces, añadió, los votantes estarán listos para escuchar los argumentos del candidato.

Como parte de su presentación, Romney parecía dispuesto a hablar de su fe mormona en términos más directos de lo habitual, una dirección marcada por su candidato a vicepresidente Paul Ryan la noche del miércoles en varias alusiones a que aunque tenían distintas religiones, compartían el "mismo credo moral".

El congresista de Wisconsin, un halcón del déficit que se ha convertido en el favorito del partido desde que se sumó a la candidatura, ofreció un testimonio en horario estelar para preparar el turno de Romney en el escenario final de la Convención Nacional Republicana.

Ryan dijo el miércoles que de llegar a la Casa Blanca, Romney no evadirá las decisiones difíciles necesarias para reparar la economía.

"Luego de cuatro años de evasivas, el país necesita un giro de 180 grados, y el hombre para hacer ese trabajo es el gobernador Mitt Romney", dijo Ryan, de 42 años, en un discurso televisado en horario estelar ante delegados que lo aclamaban en la Convención Nacional Republicana.

"No evadiremos los temas difíciles; seremos líderes", dijo el legislador Ryan, quien agregó que al presidente Obama y a los demócratas se les han acabado las ideas. "La hora de éstos llegó y ha pasado. Lo único que han dejado es miedo y división".

Ryan manifestó el compromiso de los republicanos de hacer lo posible para salvar al Medicare de lo que describió como la inminente bancarrota, no obstante las reiteradas afirmaciones de los demócratas de que la propuesta del Partido Republicano hará trizas a este seguro social que beneficia a más de 30 millones de adultos mayores.

"Nuestra nación necesita este debate. Queremos este debate. Ganaremos este debate", declaró Ryan. Sin embargo, no facilitó los detalles de la solución que proponen los republicanos.

___

Gráfico interactivo de AP en español:

http://hosted.ap.org/interactives/2012/elecciones-EU/