MCALLEN, Texas, EE.UU. (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos debe reevaluar el proceso por asesinato que se le siguió a una mexicana que fue sentenciada a 99 años de prisión por la muerte de un niño en Texas, declaró el lunes el presidente electo de México Enrique Peña Nieto.

Peña Nieto presentó el lunes un documento a título personal para pedir al máximo tribunal que escuche la apelación de Rosa Estela Olvera Jiménez. En el documento indicó que a ella se le negó el debido proceso porque no contaba con los recursos para contratar a testigos expertos y tuvo una asesoría deficiente.

Peña Nieto era gobernador del Estado de México cuando Jiménez, originaria de esa entidad, fue sentenciada en 2005 por la muerte de un niño de casi dos años que cuidaba como niñera. El niño murió tres meses después de asfixiarse con cinco toallas de papel que se le atoraron en la garganta.

Jiménez asegura que es inocente, pero los fiscales alegan que ella le metió los papeles al niño en la boca.

LEE LOS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y AGREGA EL TUYO


Peña Nieto, que fue electo en junio y asume el cargo de presidente en diciembre, fue apoyado en el documento por el actual gobernador mexiquense Eruviel Avila y un abogado mexicano.


"Conceder la petición de Rosa podría evitar que una mujer inocente languidezca en prisión por el resto de su vida, lejos de su hija e hijo que nació en prisión cuando esperaba ser enjuiciada", decía el documento.


Jiménez tenía cinco meses de embarazo en 2003 cuando cuidaba del niño estadounidense y de su propia hija.


"El pequeño la quería", dijo Chris Johns, un abogado en Austin que representa a Peña Nieto en el caso. No había evidencia de golpes en el niño, agregó.


La mujer declaró en el juicio que el niño se metió él mismo el papel a la boca y que ella llamó al número de emergencias 911 cuando vio que se puso azul. Los fiscales acusan que Jiménez sometió al niño y le metió los papeles hasta la garganta.

Videos de Peña Nieto: