SAN LUIS (AP) — La sequía más abrasadora en décadas en Estados Unidos empeoró la semana pasada en varios estados de gran producción agrícola, pese a una reducción de la temperatura que le dio a sus habitantes un respiro en el agobiante calor veraniego, señalaron el jueves especialistas en un nuevo informe.

En el reciente mapa semanal, el organismo U.S. Drought Monitor, especializado en supervisar la sequía, mostró que hasta el martes unas dos terceras partes de Iowa, el principal productor nacional de maíz, padecían una sequía extrema o excepcional, las dos clasificaciones peores. La situación implicó un aumento en más de cinco puntos porcentuales a 67,5% respecto a la semana anterior.

Casi toda la extensión de Nebraska, Kansas, Misurí e Illinois se encuentra también bajo una sequía extrema o excepcional. Entre estos estados, Illinois presenta el incremento más drástico en esas clasificaciones al dispararse 17 puntos porcentuales para llegar, según el mapa, a 96,72%.

En la vecina Indiana, donde cayeron 12,7 centímetros (cinco pulgadas) de lluvia en algunas partes, la zona del estado con sequía excepcional o extrema disminuyó nueve puntos porcentuales a 37,09%.

El clima refrescó en la región, pero casi no llovió, dijo Mike Brewer, el experto del Centro Nacional de Datos del Clima que elaboró el nuevo mapa semanal del U.S. Drought Monitor publicado por el Centro Nacional para la Mitigación de la Sequía, en la Universidad de Nebraska en Lincoln.

La ausencia de precipitaciones propició la persistencia de las condiciones de sequía excepcional o extrema en la región que se extiende del norte de Misurí hasta Kansas y Nebraska, precisó.

Los productores agrícolas de la zona central del país comenzaron a cosechar el maíz que pudo sobrevivir en este verano boreal, aunque en algunos lados los sembradíos fueron cosechados hace varias semanas, con pérdidas. Muchos hacendados han vendido ganado debido a que no hay pastizales para alimentarlo ni dinero para comprarle alimento, el cual además ha subido de precio.

El Departamento de Agricultura ha reducido en dos ocasiones su pronóstico sobre la producción de maíz y soja en este año debido a la sequía en el granero nacional. Había pronosticado la mayor cosecha nacional de todos los tiempos en el verano, cuando los productores sembraron 39 hectáreas (96,4 acres) de maíz, que era la mayor extensión desde 1937.

Pero después de ese pronóstico la institución ha disminuido dos veces su estimación y ahora espera que el país produzca 10.800 millones de fanegas o bushels, la menor cantidad desde 2006.

De persistir ese cálculo, dice el gobierno estadounidense, será suficiente para satisfacer las necesidades mundiales y confiar en que no haya escasez. Pero los expertos advierten que el precio de los alimentos seguramente subirá debido a que el maíz es un ingrediente presente en diversos productos como cereales, refrescos de soda y caramelos.

Videos relacionados: